Nov1

FUERZAS DE REACCIÓN RÁPIDA DE LA OTAN

La doctrina estratégica nacional de George Bush estableció tras los ataques suicidas de al-Qaida el 11 de setiembre de 2001, que lasasymmetrical wars(irregulares y con bajo nivel de equipamiento militar) o de IV generación con la participación de los EEUU, se sostendrían allende los mares y sin declaración formal de guerra. Y que también eran necesarias, para alejar de los territorios estadounidense y los de sus aliados, las amenazas del terrorismo foráneo fundamentalista de cualquier origen, religión o ideología. Eso justificó las malhadadas ocupaciones post guerra de Irak y Afganistán. Pero, con unos deficits fiscal y exterior desbocados y con una Administración demócrata renovada, es necesario para los EEUU ahorrar en recursos militares.

La doctrina estratégica nacional de los demócratas estadounidenses.

La nueva filosofía política es dedicar aquéllos y ahora a construir una nación aquí, en casa. Así, los EEUU bajaron cualitativamente el listón del terror exterior, poniendo durante el primer mandato del presidente Obama, a al-Qaida como casi el único enemigo violento no nacional inmediato. Esared” terrorista salafista internacionalista, sin territorio propio, con sus jefes operativos conocidos, huidos y no deseados como huéspedes en ningún país normal, es un objetivo más asequible, adaptable y manejable para sus fuerzas y medios deincursión rápida puntual”. Esta nueva doctrina estratégica nacional justifica el incremento del uso de los drones o Unmanned Aerial Vehicles (aviones no tripulados de exploración y reconocimiento y de bombardeo), satélites espías, agentes propios o locales situados en el territorio hostil, ataques de unidades de operaciones de élite y pequeñas fuerzas expedicionarias y de asalto anfibio de los Marines, transportadas en “buques de mando y de transporte” de proyección estratégica con su escolta naval. Los despliegues de decenas de miles de militares y con su impedimenta y aparamenta durante varios años en un teatro de operaciones, son descartados indefinidamente por la nueva “doctrina” de la “defensa menguante”.

Esta doctrina se difunde y afecta, a través de la OTAN, los objetivos estratégicos de sus aliados y los medios asignados y específicos para alcanzarlos. El entrenamiento con programas informáticos es un ejemplo de las nuevas prácticas de entrenamiento militar. En vez de mover soldados por los Boot Camps o los vehículos por los polígonos de maniobras de las unidades mecanizadas o motorizadas, la OTAN está desarrollando nuevas artificios online para instruir al personal. Y, aunque no pueda ser la norma de formación o de entrenamiento, el proyecto es ilustrativo de que la Alianza se adapta a los nuevos tiempos de “restricciones financieras globales” para los Ejércitos. En ese escenario de recursos decrecientes y amenazas aún poco apreciadas o concretadas, los ministros de Defensa de la OTAN, reunidos a fines de febrero de 2013 en Bruselas, decidieron adoptar algunos remedios voluntaristas. “Se trata de ver si nuestras naciones renuncian a sus responsabilidades por causa de las restricciones presupuestarias o si demostramos creatividad e innovación y desarrollamos las capacidades necesarias para afrontar las amenazas de forma conjunta”, dijo Leon Panetta, secretario de Defensa estadounidense.

Una “fuerza de tareas” Aliada muy móvil para misiones urgentes.

La OTAN creará en breve tiempo una “fuerza sui generis” de reacción rápida (hace 30 años le llamaban de “rapid deployment”), que formarán 13000 soldados de caballería e infantería mecanizada reforzados con artillería e ingenieros. Estará destinada a desplegarse en zonas de conflicto que sean sensibles para sus “intereses globales”. Olvídense del Congo, del Yemen, de Somalía o de Siria, que no lo son o lo son insuficientemente. Esa “gran unidad” la formarán los Ejércitos de los países aliados, que incorporarán a ella sus fuerzas tipo brigada o regimiento de forma rotatoria y por un periodo mínimo de seis meses. Los expertos de la Organización diseñarán un plan de entrenamiento para ellas, que durará hasta 2020, hasta que hayan participado en él todas las unidades aptas para estas tareas. “Mi llamamiento a los Gobiernos aliados es que paren los recortes (en Defensa), que empleen mejor sus recursos (ya asignados) y, una vez se recupere la economía, que comiencen a invertir otra vez. Si los recortes continúan, tendrán un impacto negativo en nuestra capacidad para proveer defensa y protección a nuestra población”, advirtió el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, al inicio del encuentro. La reducción más drástica en temas de Defensa corresponde a Grecia, que disminuyó en 2011 un 25% su gasto militar después de haberlo rebajado en un 20% en 2010. O sea, en 2012 su presupuesto de Defensa fue el 60% del de 2009. Hay otros cuatro países menores, que también han hecho sustanciales recortes en sistemas, hombres y reequipamientos para la Defensa: Eslovenia, Bulgaria, República Checa y Eslovaquia. Por debajo de ellos, aunque también con reducciones de dos dígitos, está España, cuyo gasto militar cayó un 11% en 2011, tras dos años de reducciones muy significativas. En general, casi todos los países ahorran en sus Ejércitos, incluido Estados Unidos, que realiza el mayor gasto militar atribuido del mundo (un 4,8% de su PIB). Las partidas chinas, procedentes de una economía colectivizada y dirigida centralizadamente, no son homogéneas o comparables a las nuestras, porque muchos capítulos utilizables por el Ejército de Liberación Popular Chino pueden incluirse como gastos o inversiones en otros ministerios y servicios. Pero las caídas totales de los recursos al nivel de la Alianza se amortiguan bastante, gracias a excepciones como la alemana, que ha incrementado los gastos de Defensa en los años de esta crisis económica mundial.

Sus usos, limitaciones operativas y abusos.

El empleo operativo de las fuerzas multinacionales de reacción rápida será como “destacamentos” aerotransportados o de desembarco, apoyados por la aviación táctica y los buques de guerra nacionales. Su actuación sería sobre “objetivos limitados” y situados en áreas poco extensas y buscando una proyección operativa, no sólo táctica. Su empleo tendría que ser por un tiempo relativamente corto, debido a las limitaciones en sus capacidades de combate y de logística. Una utilización conjunta de esta división (-) de armas combinadas sólo permitiría atacar a una o dos brigadas hostiles, que estuvieran alejadas de sus retaguardias operativas y/o desplegadas en terrenos de difícil acceso (“bad ongoing”) por tierra Nada de intentar pacificar (también lo llaman “estabilizar”) algo parecido a una “franja de Gaza”. Que es el avispero de una red irregular de “unidades” de terroristas motivados y entrenados. Desplegadas están en posiciones de defensa escalonadas en profundidad y reforzadas y emplean un terreno desfavorable para los medios blindados (no necesariamente tienen que ser los carros más pesados de los Aliados) y/o motorizados enemigos. Los cuales serían los principales recursos y capacidades de combate y de movimiento de esta “división especial light” (mejor emplear la acepción inglesa, para que no recuerde a la infantería ligera). Recíprocamente, su capacidad de defensa o “resistencia” es reducida. Tendrían que establecer un rechazo circular táctico y utilizar sus medios blindados en contrachoques locales, esperando ser auxiliados por fuerzas amigas cercanas.

El cuartel general de estas fuerzas multinacionales, destinadas a intervenir en “conflictos localizados”, que afecten a la seguridad o a los intereses de los Aliados, estará probablemente en Bélgica. Algunas grandes unidades estadounidenses, cuyas subunidades podrían participar en su composición por turnos, son la 24 división motorizada y las divisiones de Marines. Las pequeñas unidades de élite de los Rangers, de los SEAL o los batallones y las compañías de ingenieros, quedarían destacadas en subordinación táctica a las brigadas o regimientos, para realizar sus tareas específicas y complementar las de éstos. Las fuerzas de reacción rápida podrán proteger una instalación petrolífera o un puerto e incluso ayudar a reprimir motines. Pero no podrán hacer frente a una insurrección o a un ataque generalizado contra un país amigo. Sus destacamentos siempre serán muy vulnerables al cerco y al hostigamiento. Sus posibilidades operativas sólo se podrían incrementar cualitativamente si sus misiones se coordinan con las de un ejército terrestre que opere en las cercanías.

Políticamente, la acción ofensiva de la división de fuerzas de reacción rápida, al carecer de arraigo en los pueblos de sus zonas de operaciones y de continuidad su intervención militar, aparecerá más brutal y arbitraria. Y se asemejará más a una actuación policial que a una operación militar ortodoxa. Es seguro, además, que los gobiernos neutrales u hostiles a Occidente en las regiones geoestratégicas donde actúe, rechazarán el derecho que se ha arrogado la OTAN, de actuar como gendarmes de sus intereses partidarios en unas zonas tan alejadas de sus territorios nacionales. Así, desde una hipotética actuación militar, problemática y excesivamente puntual y corta, la OTAN se presenta frontalmente como guardianes de su propio “nuevo orden”, en una época de maneras internacionales suaves y aligeradas. Donde emplear el “gran garrote”, como argumento convincente para la decisión y cuando la política y la diplomacia han fallado en obtener una solución razonable, es muy mal visto por todos los delicados estómagos.


No hay respuestas a “FUERZAS DE REACCIÓN RÁPIDA DE LA OTAN”

Tanto los comentarios como los pings están actualmente cerrados.

Los comentarios están cerrados.

 
 

Artículos recientes

Categorías populares

No hay categorías

Acerca de

Enrique Alonso nació en La Habana. Tras el establecimiento del régimen comunista se trasladó a España, licenciándose en Ciencias Químicas en la Universidad de Oviedo.

Es titulado por la Universidad Complutense en Química y Tecnología del Petroleo (dos cursos) y en Logística por la Cámara de Comercio de Madrid (un curso). Ha realizado su labor profesional durante más de 30 años en REPSOL y empresas anteriores, absorbidas posteriormente. Su trabajo se centró en la investigación de lubricantes (Centro de Investigación de la calle Embajadores), el área comercial y la logística de lubricantes (unas 100 mil Tm. al año de productos a granel y envasados, con un presupuesto total de unos 1000 millones de ptas).

Ha sido colaborador en la década de los 80, del diario Pueblo y, a través de la agencia EFE, de diversos diarios españoles e hispanoamericanos en temas de política internacional y militares.

Es autor de la novela “Operación Elefante”, publicada en 1982, que trata minuciosa y extensamente de las operaciones y tácticas de las guerrillas y contraguerrillas en la Angola socialista prosoviética de Agostinho Neto, apoyada desde 1975 por tropas cubanas. 

En 2005 publicó en inglés el ensayo “On the Nature of War”, que es una teoría de la guerra basada en el desarrollo y la aplicación práctica de 10 “sistemas operativos”.

Actualmente es colaborador permanente de la revista española War Heat International.

En la sección de Enlaces pueden ver datos sobre la oferta actual de estos libros.