Nov1

LA YIHAD MODERNA, HISTORIA, IDEOLOGÍA, POSIBILIDADES…SEGUNDA PARTE

(CONTINUACIÓN)

Otros movimientos yihadistas históricos.

A fines del siglo XI, Hassan-i-Sabbah fundó entre los ismaelitas chitas y en el noreste de Persia, la secta de los “asesinos”. Buscaban matar en secreto a sus enemigos. Actuaron en Persia, Mesopotamia y Siria y la montaña de Alamut fue su primer centro y refugio. Hicieron un amplio uso del hachís para animarse en sus acciones. Desaparecen en 1256, cuando los mongoles invaden Persia y destruyen hasta los cimientos la fortaleza de Alamut, que fue rendida sin resistencia por los “asesinos”.

Los almorávides aparecieron en el siglo XI en el occidente del Sahara. Son bereberes y su capital fue Marraquech. El predicador Yahya Ben Omar les llamó a la reforma de las costumbres y a la propagación del Islam. En 1086 desembarcaron en España, llamados por los musulmanes hispánicos. Y en la batalla de Sagrajas, ese mismo año, detuvieron el avance cristiano y poco después habían unificado al-Andalus y liquidado a los reinos de taifas. Hacia 1140 entraron en crisis social y religiosa y su imperio se desmembró.

Los almohades, también bereberes, formaron poco después otro imperio radical en el África occidental. Su predicador fue Ibn Tumart, hijo del farolero de una mezquita local. Dirigió ataques contra las vinaterías y sitios de moral relajada y consiguió mesmerizar e integrar a un gran número de seguidores. Siguiendo la misma pauta, en 1145 llegaron a España y a fines de siglo frenaron la reconquista cristiana en la batalla de Alarcos. A primeros del siglo XIII (1212) son derrotados por los tres reyes cristianos en las Navas de Tolosa. Al igual que con los almohades, su visión radical y combativa del Islam no cuajó en el pueblo, surgió la relajación de su modo de vida y la rebelión y se fragmentaron y desaparecieron.

Características operativas de los Yihadistas modernos.

Los insurgentes radicales fundamentalistas islámicos se dedicaron entre los años 60 y 80 a atacar a los que calificaban de gobiernos musulmanes corruptos y falsos, socialistas u occidentalizados y liberales. Su fortuna fue poca para todo el esfuerzo: la retirada de los soviéticos de Afganistán, con el soporte logístico occidental, y la toma del poder en Sudán, guiados por al-Turabi, al conseguir hacerse fuertes en su Ejército, lo cual es aún un caso único. A partir de los 90, tras el fracaso del GIA en Argelia, el objetivo terrorista se vuelve a Occidente.

Sus características operativas actuales son:

1) Su brutalidad innecesaria e indiscriminada, que los descalifica ante su religión.

Sura 2, aleya 10 “Cuando se les dice: No cometáis desórdenes (voz con la que se definen los crímenes) en la tierra, ellos responden: “Lejos de eso, introducimos en ella el buen orden (el bien)”.

2, 11 “¡Ay!, cometen desórdenes, pero no lo comprenden”.

28, 77 “Al igual que Alá hace el bien, haced también vosotros el bien y no fomentéis la corrupción (el mal)” (asesinato de inocentes y de gentes que os acoge –las tierras de dar el-Ahd-, borracheras, drogas, daños innecesarios de las cosas).

Así, desprecian y desacatan numerosos versículos morales del Corán, sin que Allah las hubiese cambiado para ellos. Sura 2, aleya 100 “Nosotros no abrogamos ningún versículo de este libro, ni haremos borrar uno solo de tu memoria, sin reemplazarlo por otro igual o mejor”.

2) La ausencia absoluta de ulemas y muftíes venerables y piadosos a su lado.

3) Su gran descentralización operativa por la universalidad de la Umma, que trasciende la idea de nación o raza, pero que les impide conseguir objetivos estratégicos, aunque sus acciones puntuales sean importantes, dolorosas, temibles.

4) Su fracaso en incorporarse activa y firmemente a un grupo social amplio, que dé cobertura e impulso permanente a su movimiento. Los activistas más alienados se suelen ir aislando progresivamente de la sociedad (al menos, emocional e ideológicamente), aunque “vivan” dentro de ella, en aras de sus métodos violentos, a los que sacrifican todo por la eficacia. Siguen un proceso de segregación, purificación (en sus improvisados ritos no ortodoxos ayunan, emplean agua de lugares sagrados y banderolas verdes con inscripciones de las aleyas que les favorecen), consagración y radicalización, hasta llegar a la muerte e incluso al suicidio en sus acciones puntuales.

5) Los terroristas islámicos están en muchos lugares profundamente divididos ideológica y estratégicamente. Aunque las bandas rivales puedan ocasionalmente brindarse apoyo, refugio, información o suministros. La franja de Gaza es dominada desde hace años por Hamas, grupo radical fundamentalista palestino de orientación sunní, en rivalidad directa y violenta con el gobierno palestino de al-Fatah en la Cisjordania. En Gaza, dos organizaciones sucursales de al-Qaida, Ansar al-Sunna y Ansar al-Islam, unos grupúsculos irrisorios, se enfrentan también violentamente a Hamas por la influencia sobre sus habitantes. Los talibanes pakistaníes, principalmente el grupo Tehrik e-Taliban y los independentistas cachemires, realizan periódicamente atentados contra la minoría chií del país. En Irak, al-Qaida se dedica a atacar a los chiíes que acuden en peregrinación desde país y de Irán a los actos anuales de esta religión en sus lugares sagrados de Samarra, Nayaf y Kerbala. También lo hacían los radicales sunníes Irakuíes (antiguos funcionarios del Baaz y ex miembros de las fuerzas armadas, generalmente depurados sin procesos ni juicios, y grupos regionales tribales), en rebeldía contra los gobiernos de mayoría chií antes del llamado “despertar sunní”, promovido por el general David Petraeus, que los transformó en milicias nacionales de autodefensa.

6) Su afán de publicidad, al que Occidente colabora insensible, necio y gustoso.

7) Su objetivo de golpear al gobierno que sea, puesto que el califato radical y agresivo en dar el -Islam no existe hoy en día.

8) El así llamado Estado Islámico ha conseguido establecerse difusamente en el gran desierto del este y en las montañas del norte de Siria y en el noroeste de Irak. El río Eufrates forma la columna vertebral de su despliegue vaporoso. Ha aprovechado la quiebra de las relaciones sociales de ambos estados para aparecer en fuerza, contra enemigos militares debilitados o inexistentes. Pero son considerados por todos “verdugos de sirios e iraquíes”. Y la presencia de varios miles de muyahidines extranjeros también les enajena las voluntades de ambos pueblos.

El «salafismo yihadista» o Qutbismo.

Esta corriente hace de la Yihad un centro esencial de su actividad. El yihadismo busca acelerar la liberación de los países musulmanes de toda ocupación extranjera. Se opone igualmente a la mayor parte de regímenes de los países musulmanes, que ellos juzgan como impíos y en los que pretenden instaurar un estado verdaderamente islámico. Se basa en las ideas de Sayid Qutb, un teórico y revolucionario nacido de los Hermanos Musulmanes. Estaba convencido de que la sociedad occidental estaba enferma de individualismo e impiedad. Y los países musulmanes sufrirían lo mismo, si eran influenciados por Occidente. Su visión política e ideológica reclamaba la «limpieza» de la sociedad musulmana de cualquier influencia occidental. Y afirmaba que los regímenes musulmanes actuales eran apóstatas, al aplicar leyes laicas, en vez de la sharia. El pensamiento de Qutb fue una de las principales influencias de las sectas Sociedad de Musulmanes o Excomunion y Hégira (Emigración), surgida en 1969 en el seno de los Hermanos Musulmanes en Egipto, y al-Qaida, y de sus líderes, Aymán al-Zawahiri y Osama Ben Laden. El líder de los Hermanos Musulmanes, Sayid Qutb, fue detenido, juzgado y ejecutado por el 29 de agosto de 1966, por planear el asesinato del presidente Nasser. Tras su muerte, los Hermanos evolucionaron hacia formas de organización y de lucha dentro del sistema político imperante.

El salafismo yihadista nace en los años 80, durante la guerra de Afganistán contra la ocupación soviética. Los salafistas llegados de Arabia Saudita se encontraron con los Hermanos Musulmanes. Ello los condujo a adoptar el discurso político de los Hermanos Musulmanes y a reintegrar en él la predicación salafista de Sayib Qutb. Según el yihadismo salafista, los salafistas tradicionales, favorables a la predicación no violenta y particularmente los predicadores próximos a las autoridades saudíes, son traidores al servicio de los Estados Unidos. Por otro lado, critican a los Hermanos Musulmanes, por su fe laxa y su participación en los mecanismos políticos de Egipto y Siria.

La Guerra dentro de la Umma es inconcebible.

El Corán, fuente religiosa común de los chiíes y sunníes, no es muy revelador acerca de las disputas internas armadas dentro de la comunidad universal de creyentes. En la época del Profeta este problema ni se contemplaba. Y si aquéllas hubiesen existido, al juntarse con el acoso externo que sufrían los musulmanes, probablemente llevasen juntos a la dispersión y a la desaparición del grupo de los fieles. En la sura 49, aleya 9 se les ordena: “Cuando se hacen la guerra dos naciones de creyentes, procurad reconciliarlas… Los creyentes son tus hermanos . Arreglad, pues, las diferencias de vuestros hermanos y temed a Dios, a fin de que tenga piedad de vosotros.” Y en 4, 33: “Oh, creyentes,… no os matéis entre vosotros…(o, no os matéis a vosotros mismos)”. El inicio del versículo va dirigido contra la codicia y la apropiación ilícita.

Los Hermanos Musulmanes.

La organización de los Hermanos Musulmanes, una de las fuentes de los islamistas modernos, ha sufrido a lo largo de los 85 años vividos desde su fundación por Hasan al-Banna, toda clase de avatares, sinsabores y persecuciones. Él y sus seguidores pretendieron crear una red islámica, que sirviera de contrapeso nada menos que al estado egipcio. En 1948, contando los Hermanos con cerca de 3 millones de miembros y simpatizantes activos, comenzó una persecución estatal contra ellos. Al-Banna murió de las heridas sufridas en un atentado callejero a primeros de 1949, transformándose en el “Imán Mártir”. La trayectoria de la cofradía se ha ocultado de las vistas ajenas durante largos e intermitentes períodos. Uno de los tics de los Hermanos dice: “Nasser nos mató, Sadat nos amnistió (aunque lo mataron durante un desfile militar), Mubarak nos silenció”. Y ahora pueden añadir “Abdul Fatah al-Sisi nos desilusionó”. Pero su ideología permanece y sus “redes sociales”, superpuestas a la organización tribal, funcionan. La ideología les da una determinación para la acción, que es propia de los “grupos adoctrinados activos”. Los Hermanos son una cofradía paralegal del Islam. Y con el Zakat recibido (la limosna canónica del Islam) mantienen servicios de atención social de todas clases (escuelas elementales y madrasas, dispensarios, hospitales, ayudas a personas y familias). La ideología, la organización y su actuación cohesionan a la comunidad sunní en una “unidad de acción general” motivada, eficaz y resistente. Que es de muy difícil repetición o réplica por los laicos, los ateos no comunistas, los demócratas y otros enemigos potenciales. Los Hermanos Musulmanes de otros países del Próximo Oriente ayudan financieramente a los grupos afines sunníes.

Los islamistas no reconocen a los estados, ni a las naciones. Ni, por supuesto, aceptan la democracia liberal occidental. Sólo Allah es Legislador de los hombres. La esgrimida por las cancillerías occidentales “legitimación democrática del presidente elegido Mursi” es una blasfemia para ellos. Teocracia y democracia se excluyen esencialmente y se rechazan activamente en las ideas fundamentalistas islámicas. El Islam no admite una modernidad política, ni mucho menos religiosa. Todo está ya legislado y entregado a los hombres, a través de Mahoma, para su “cumplimiento sumiso” personal y en la Comunidad de los Creyentes. El partido Libertad y Justicia egipcio es una “apariencia” creada por los Hermanos Musulmanes. Destinada a complacer y entretener a sus adversarios laicos y a las naciones occidentales. En el largo año de mandato que ha tenido de gobierno, el partido y su cabeza visible se ocuparon de gobernar unilateralmente, favoreciendo los intereses político sociales y los plazos decididos por la cofradía. En puridad y en realidad, esto equivale a un “golpe de estado institucional” y a una “involución política” del estrenado sistema democrático egipcio, deseada y buscada por los Hermanos Musulmanes con fruición, disimulo y alevosía. Y, además, la mitad del país ha expresado en las urnas su rechazo y su abominación de esos fines socio religiosos y de sus prácticas políticas coactivas y excluyentes. Para facilitar “el acatamiento y la sumisión de los egipcios”, privados deliberadamente de “expectativas de progreso y desarrollo razonables”, es deseable que el país se desarme y se empobrezca relativamente. La “salvación de la crisis” ofrecida por los Hermanos Musulmanes es aceptar a la cofradía y a sus ideas, a la sharia y a toda su “organización social dedicada a ayudar, educar y promover la sanidad y el bienestar social”. Esto podría ser el inicio, un brote, el germen vivo y potencial, una entidad latente poderosa del añorado califato sunní. Parece que a los islamistas les va mucho el “vivir en la Edad Media”. Aunque estamos seguros de que a Allah, el Clemente y el Misericordioso, estas acciones perniciosas y esas ideas torcidas esgrimidas le desagradan y le entristecen. Un hadis de Mahoma, dice: “En muchos casos, la tinta de los sabios es más útil para la Comunidad, que la sangre de los mártires”.

Sin “realizaciones evidentes y reconocidas por muchos”, el ego se frustra. Y por ello, estos gobernantes aceleran hasta la “velocidad de descarrilamiento social” los procesos de cambio e innovación de sus sociedades. Procesos sociales que son siempre de por sí lentos y poderosos. Este “ego comprometedor, exigente y siempre insaciable” es algo que se asienta en el “gobernante”, cuando éste no es un “estadista leal” a la nación. Capaz de emprender las reformas e innovaciones necesarias, aún sabiendo que los frutos de sus trabajos los recogerán los que gobiernen en otras legislaturas o períodos políticos. Y los islamistas egipcios electos, acuciados por sus prisas egocéntricas, han estado “empujando” a sus rivales políticos y gobernando para sus propios movimientos e intereses inmediatos.

La Estrategia rebelde en el Conflicto civil de Irak.

En Irak, la estrategia de los sunníes no pretendía ganar una guerra civil al régimen democrático imperfecto de Nuri al-Maliki, de la mayoría chiíta. Los sunníes luchaban en Irak por garantizar regionalmente el poder de sus tribus, basado en sus jefes aceptados, en sus “asambleas de iguales” entre los destacados de aquéllas y en el “código de honor”, que regula, con sabiduría secular, su comportamiento y sus derechos y deberes individuales y colectivos. La estructura de tribus, clanes regionales y locales y familias, que estructura y soporta a las sociedades árabes, da el valor y sentido prácticos a las lealtades y los intereses, siempre relativos y oportunistas, de los árabes. Los sunníes peleaban por arrancarle a la mayoría chiíta los derechos y concesiones, que se les niegan tozudamente dentro de las reglas de la imperfecta y reciente democracia inorgánica existente en Irak. Las elecciones últimas consagraron el derecho “democrático” de la mayoría chií sobre ellos. No intentaron, pues, fraguar una integración nacional superior, que superara las divisiones tribales y regionales. Que podría lograrse mejorando las condiciones sociales y económicas de la vida en comunidades sociales primitivas perfeccionables, las tribus y clanes de siempre. Los estadounidenses no enseñaron verdadera convivencia democrática en Irak y así afloraron y fructificaron los rencores sectarios entre las tres etnias desde que se marcharon en 2011.

Los sunníes están dejando una libertad de acción cada vez mayor al Estado Islámico de Siria y Levante, la fracción nacional de al-Qaida, con tal de que respeten su hegemonía social. Así, les facilitan refugio, abastecimiento y ocultamiento temporales a sus “grupos de acción” en sus operaciones. Éste fue el caso de la concentración previa de las compañías y batallones del Estado Islámico a finales de 2013. Que fue el inicio de su campaña de hostigamiento y de ocupación temporal de al-Ramadi y Faluya. Faluya, en la provincia de Anbar, donde los “marines” protagonizaron una gran batalla a fines de 2004 (en los términos de esa guerra contra la insurgencia), está indefinidamente en poder de la insurgencia sunní. El EISL mantiene un “dominio difuso” sobre ella, pese al asedio suelto y los bombardeos de las tropas Irakuíes. Pero ya hemos dicho que la lucha urbana es una asignatura muy difícil y está pendiente de aprobar por el ejército Irakuí. En ella la soledad del combatiente se acentúa, la muerte le respira encima, los demonios de la incertidumbre, la falta angustiosa de confort, el fuego pesado, incluso impreciso, del enemigo y el miedo cerbal lo acechan. Y sus mandos son demasiado flojitos, para transmitirle entusiasmo y darle las necesaria cercanía y profesionalidad, que les den confianza en ellos. Así, es difícil que una infantería regular penetre en una población con defensores motivados ideológicamente y decididos a defenderse.

A primeros de junio de 2014, el EISL lanzó otra ofensiva operativa en el norte de Irak. Después de asaltar la ciudad de Samarra, irrumpieron en Mosúl y lanzaron una “acción de área” en las provincias norteñas de Salahadin y Diyala. El ataque contra Samarra lo realizaron 500 muyahidines, apoyados por camiones con ametralladoras pesadas y excavadoras, para desmantelar las barricadas erigidas por el ejército en torno a la ciudad. Samarra es una ciudad de especial significación para al-Baghdadi, ya que nació aquí. Las fuerzas de seguridad Irakuíes repelieron al principio esta nueva ofensiva, en la que los terroristas recurrieron a sus “juramentados suicidas”, cinco de los cuales fueron abatidos. Otros dos «kamikazes» hicieron detonar un vehículo cargado de explosivos en la aldea de Al-Mouwaffaqiyah, al este de Mosúl, matando a media docena de personas. Decenas de personas han muerto en esas luchas y los refugiados de esta nueva operación yihadista se cuentan por cientos de miles. El asalto del ISIL a Mosúl se suma a los ocurridos sucesivamente en varias ciudades de las provincias de Ninive, Salahadin, donde está Samarra, y Diyala. Confirmando con todo ello la capacidad y la agresividad cada día más significativas del grupo fundamentalista salafista y la ascendencia de su líder, Abu Bakr al-Baghdadi, cuyo nombre real es Ibrahim ibn Awad. Y la expansión del territorio que controla el EISL tanto en Irak como en Siria reflejan de la intención de al-Baghdadi por desplazar al egipcio Ayman al-Zawahiri como sucesor de Osama Bin Laden. En efecto, Ibrahim ibn Awad se proclamó el domingo 29 de junio «imán y califa para los musulmanes de todo el mundo«.

El EISL viene acumulando cuantiosos ingresos procedentes de la extorsión, saqueos, secuestros, robos y diversos tráficos ilícitos. No pocos actores yihadistas han convergido con la criminalidad organizada, siendo Irak uno de los escenarios privilegiados para ello. En declaraciones a Niqash, el ex jefe de la policía de Mosul, el general Mahdi Gharaui, explicó que el EISL se embolsa mensualmente ocho millones de dólares en «impuestos revolucionarios», que ya cobraba antes incluso de la ofensiva de este mes. Ya en el poder, es previsible que creen nuevas tasas: para ofrecer un «transporte seguro» por las carreteras que administran o para que las familias cristianas que permanecen en la ciudad compren su paz. El listado de padrinos se amplia por los grupos sunníes que luchan junto al EISL como el Ejército de los Hombres de la Cofradía al-Naqshbandia, dirigido por Ezat Ibrahim al-Duri, que fue vicepresidente de Saddam Hussein. El grupo tiene un gran entramado económico. «No sabemos cuanto dinero atesora, pero es el movimiento que más riqueza acumula. No tiene competidores», señala el analista Ayman Jawad. Una de las fuentes de financiación de su expansión nace en países como Arabia Saudí, Qatar o Kuwait. Pero no se puede decir que esté financiado a través de canales oficiales. «Se benefician de las donaciones de hombres acaudalados del mundo musulmán, mayoritariamente de países del Golfo. Son donantes privados que creen en su proyecto de Estado islámico y que quieren contribuir en la lucha contra sus enemigos, Damasco y Bagdad«, afirma el politólogo Hasan Hasan. «Fueron apoyados por Qatar y Turquía cuando estallaron las protestas en el noroeste de Irak durante 2012 y 2013, pero no está claro que sigan haciéndolo ahora», concluye Hasan.

La deriva siria, donde el EISL libra una encarnizada batalla contra otros grupos rebeldes ha obligado a tomar medidas a Arabia Saudí. En marzo, Riad incluyó al EISL en su listado de grupos terroristas y anunció castigos de hasta 20 años de cárcel para sus súbditos que «pertenezcan, respalden y financien a grupos terroristas». Kuwait, que hasta el 2013 no disponía de una ley para perseguir la financiación del terrorismo, fue el principal coladero de las donaciones particulares. La contribución a la estructura financiera del EISL, sin embargo, es proporcionalmente cada vez menor. «El grupo ha logrado auto financiarse. Tras la expansión por Siria, se hizo con el control de recursos muy lucrativos como campos de petróleo, plantas de gas y otras compañías. Además tienen la costumbre de desmantelar las empresas y venderlas por partes dentro y fuera de Siria», cuenta el politólogo Hasan, que subraya las jugosas cantidades obtenidas mediante el secuestro, la extorsión o la toma de arsenales. «Han hecho millones y millones con estas operaciones», añade. Las vías de financiación entre la península arábiga y la cada vez más difuminada frontera de Siria e Irak han provocado declaraciones como las del presidente iraní Hasan Rohani: «Insto a los países musulmanes a detener el respaldo a los terroristas a través de sus petrodólares», sin citar a los estados bajo sospecha. «Mañana seréis vosotros el blanco de estos terroristas», agregó. En esa línea, el Gobierno iraquí culpó a la élite saudí de «ser responsable de los crímenes cometidos por los terroristas».

«Desde al menos 10 años, al-Zawahiri se oculta en la región fronteriza de Afganistán y Paquistán sin hacer gran cosa, a parte de publicar comunicados y vídeos. Mientras que al-Baghdadi ha ocupado ciudades y moviliza a un número enorme de personas. Mata sin piedad en Irak y Siria. Cualquier que ame la acción se unirá a al-Baghdadi», dijo un antiguo responsable del servicio secreto del Reino Unido a la agencia AFP. Por su parte, el King’s College de Londres estima que el 80% de los yihadistas occidentales que acuden a Siria se unen al ISIL y no al Frente al-Nusra, que se mantiene a las órdenes ideológicas de al-Zawahiri. La realidad es que, además de contar con unos 10 mil combatientes en Siria y un número desconocido, probablemente algo mayor, en Irak, el Estado islámico de Siria y el Levante ocupa un territorio que se extiende desde Alepo hasta la provincia Irakuí de Diyala, al este del país. Nunca en su historia los seguidores de Bin Laden llegaron a “controlar difusamente” tal extensión de territorio clave. «Al-Qaida es sólo un movimiento, nosotros somos ya un estado», declaró un orgulloso muyahidín salafista del EISL.

En una “operación temporal de acción, propaganda y prestigio” el EISL ha tomado al asalto y sin encontrar apenas resistencia la ciudad de Mosúl durante la madrugada del lunes 9 de junio. Es indudablemente un golpe certero y maestro de al-Bagdadi. Veamos el por qué lo planeó y lo pudo conseguir fácilmente. Mosúl es la segunda ciudad en importancia de Irak y es la segunda localidad del país que es ocupada, siquiera temporalmente por el EISL. El efecto de atracción y prestigio para el EISL y el golpe de descrédito para los gobiernos regionales y central de Irak son sorpresivos y grandes, tanto dentro como fuera del país. Las cancillerías occidentales han quedado patidifusas. La permanente disputa por la administración de la ciudad, a 350 kilómetros al norte de Bagdad, entre las autoridades Irakuíes y las del Gobierno Regional Kurdo (KRG, sus siglas inglesas) influyó en la falta de defensas adecuadas de la segunda mayor ciudad de Irak. La toma de Mosúl ha sacado a relucir la esterilidad y la incapacidad para gobernar la urbe, generadas por el enfrentamiento entre el gobierno autónomo kurdo de Erbil y la autoridad central de Bagdad. Los kurdos aguardan desde 2007 un referendo que apruebe la absorción de esta ciudad por parte del KRG. Ahora, Erbil o Arbil ha reconocido que el ejército del KRG, los “peshmerga” kurdos, no han intervenido para defender su ciudad del ataque sorpresivo del EISL. Y los policías y soldados nacionales que quedaban como guarnición estatal, abandonaron simplemente la ciudad a medida que avanzaban los “barbudos de Allah”. «Una petición para que los “peshmerga” colaborasen en la defensa de Mosúl la tenía que haber hecho el gobierno federal», argumentó Jabar Yawar, jefe del Estado Mayor de los “peshmerga”. «Si nuestras fuerzas hubiesen estado allí, todas las explosiones y asesinatos de inocentes no hubiesen ocurrido», concluyó, pero “a posteriori” de los hechos. Los ardores guerreros no cuentan, ni se blasona de ellos tras una retirada, convertida en fuga de autoridades civiles y militares. Ellos se expresan eficazmente ante el enemigo, inerme por todos sus flancos, aniquilándolo por su osadía de atacar la capital.

(CONTINUARÁ)


No hay respuestas a “LA YIHAD MODERNA, HISTORIA, IDEOLOGÍA, POSIBILIDADES…SEGUNDA PARTE”

Tanto los comentarios como los pings están actualmente cerrados.

Los comentarios están cerrados.

 
 

Artículos recientes

Categorías populares

No hay categorías

Acerca de

Enrique Alonso nació en La Habana. Tras el establecimiento del régimen comunista se trasladó a España, licenciándose en Ciencias Químicas en la Universidad de Oviedo.

Es titulado por la Universidad Complutense en Química y Tecnología del Petroleo (dos cursos) y en Logística por la Cámara de Comercio de Madrid (un curso). Ha realizado su labor profesional durante más de 30 años en REPSOL y empresas anteriores, absorbidas posteriormente. Su trabajo se centró en la investigación de lubricantes (Centro de Investigación de la calle Embajadores), el área comercial y la logística de lubricantes (unas 100 mil Tm. al año de productos a granel y envasados, con un presupuesto total de unos 1000 millones de ptas).

Ha sido colaborador en la década de los 80, del diario Pueblo y, a través de la agencia EFE, de diversos diarios españoles e hispanoamericanos en temas de política internacional y militares.

Es autor de la novela “Operación Elefante”, publicada en 1982, que trata minuciosa y extensamente de las operaciones y tácticas de las guerrillas y contraguerrillas en la Angola socialista prosoviética de Agostinho Neto, apoyada desde 1975 por tropas cubanas. 

En 2005 publicó en inglés el ensayo “On the Nature of War”, que es una teoría de la guerra basada en el desarrollo y la aplicación práctica de 10 “sistemas operativos”.

Actualmente es colaborador permanente de la revista española War Heat International.

En la sección de Enlaces pueden ver datos sobre la oferta actual de estos libros.