LA BATALLA NAVAL DE LEPANTO (1571)

ESPAÑA Y EL IMPERIO OTOMANO

Choque militar de los dos Imperios mediterráneos de la Edad Moderna

Introducción.

El 7 de diciembre se conmemoró el 450 aniversario del triunfo de la Liga Santa (España, Venecia y la Santa Sede civil y algunos adláteres menores) en la batalla naval de Levanto contra la Sublime Puerta.

Los turcos, desde antes de Mehmet II (Mohamed, en turco) al-Fatih (el Conquistador) de Constantinopla y de los restos del Imperio Bizantino, estaban avanzando por tierra (los Balcanes y Hungría) hacia el corazón de Europa Central y del Este, como un río de lava avasalladora, ardiente e imparable. El Imperio Romano Germánico, hasta su frontera con Francia, y Polonia estaban amenazados.

Mehmet II Fatih, Conquistador de Constantinopla
MEHMET II al-FATIH

Por mar, los turcos enseñoreaban el norte de África, desde Egipto hasta Ifrigia y las tierras al sur de Gibraltar, mediante franquicias y patentes de corso a colonias de piratas árabes y berberiscos. Que depredaban y hostigaban el comercio y la navegación cristianos del norte del Mediterráneo y rapiñaban sus islas (Baleares, Cerdeña y Sicilia).

Biografia de Selim II
SELIM II

Amenazando gravemente, en época de Selim II, con ocupar Chipre (véase en un mapa su cercanía insultante a Anatolia).

Prolegómenos.

Solamente el papa San Pío V tuvo el sentido estratégico correcto y sagaz de valorar el peligro otomano para Europa y la Cristiandad. Y puso todo su empeño en conseguir una alianza de países europeos firme, para enfrentársele decididamente ya.

Catequesis de Galicia

En seguida, Pío V encomendó la realización y el éxito de la empresa mundana, imbricada como la uña a la carne con la espiritual, a la Medianera de Todas las Gracias, la Santísima Virgen María.

Por toda la Cristiandad católica, en todas las diócesis y monasterios, se comenzó a fomentar el rezo del Rosario con esa especial y particular intención. Luego, se informaba a Roma de los cientos de miles de rosarios realizados y comprometidos. Este es un hecho que conocí de niño y que creo que está olvidado en la Memoria pública.

Francia no quiso participar en la Alianza Santa por la envidia y el rencor que sentía por España y su Imperio.

A Inglaterra todo se le hacía muy lejano. E Isabel I, la Reina Virgen, es un decir, era la hija de Enrique VIII, el reciente fundador de la cismática Iglesia de Inglaterra.

España estaba muy ocupada con sus inmensas posesiones de América y Europa Occidental. Y los piratas musulmanes no eran mucho más para ella que un tábano chinchante. Chipre, la principal colonia veneciana, le quedaba en el otro extremo del Mediterráneo.

Felipe II | Real Academia de la Historia
FELIPE II

Y el papa tuvo que insistir mucho para convencer a Felipe II de España dónde estaba la amenaza principal para todos.

Venecia se unió a la Santa Alianza por la amenaza inminente de los turcos sobre Chipre, pero también negoció con ellos una solución. Sólo le importaban su soberanía y su comercio, también amenazado por la ruta portuguesa desde el Índico a Europa, bordeando África.

En aquella, pues, participaron solamente España, Venecia y el Estado civil Pontificio.

Los medios de intervención y lucha.

Las galeras, los barcos del Mediterráneo, eran largas y estrechas como una libélula, No se distinguían mucho los de comercio, que tenían que defenderse por sí mismos, de los de guerra, también navegados por los piratas. La altura de la borda sobre el mar era alrededor de metro y medio. Está claro que solamente eran utilizables en mares tranquilos. Y, así, las diseñaron primero los fenicios, cartagineses y romanos.

A proa y a popa tenían un castillete de combate, que se comunicaban por una larga plataforma central. Podían embarcar varias piezas de artillería ligera, colocadas a proa y, a veces, en las bandas. Y llevaban infantería armada con picas, espadas y arcabuces, que era de los Tercios, en el caso de los españoles.

Modelo de la Galera Real - Museu Marítim Barcelona
GALERA REAL, ENARBOLANDO EL ESTANDARTE DE LA SANTA ALIANZA

Con el espolón de proa inmovilizaban al barco contrario, causándole serios daños en el choque. En general, trabadas y detenidas como estaban las galeras, la principal forma de lucha era de infantería. Ésta se protegía de los proyectiles enemigos (balas y flechas, a veces, envenenadas) bajo la protección de las bandas y los castilletes de las naves. Los españoles emplearon también las “empavesadas” o “defensas hechas con lienzos y redes espesas”.

El desarrollo de la acción militar.

La Liga Santa se constituyó en 1571 por un período de tres años.

La flota aliada comenzó a concentrarse en Mesina (Italia). Las naves de guerra eran 208 galeras: 90 españolas, 106 venecianas y 12 pontificias. Y estaban apoyadas por 6 galeazas venecianas, pesadas y muy poco marineras, cuasi castillos flotantes, dotadas: cada una con más de 30 cañones y reforzada también por varios cientos (sic) de arcabuceros españoles !! Cuando no podían usar sus velas, cada una debía ser remolcada por varias galeras, que, a su vez, se turnaban, para no agotar rápidamente a los remeros de la galeaza.

Galeaza - Wikipedia, la enciclopedia libre
GALEAZA

La ingeniería naval española marcaba categoría y distancia con las galeras venecianas, algunas casi inservibles, rotas Y, aunque la artillería de la Señoría era muy buena, sus tripulaciones eran escasas y tenían que ser completadas por españoles.

El núcleo duro de la Flota combinada eran los españoles (un 80% de los hombres). Y las distintas flotillas o grupos de combate se componían por naves de las tres procedencias, para evitar indecisiones y suspicacias entre los “aliados”.

A Mesina llegó un legado pontificio portando reliquias de la Vera Cruz. Entregándose una a cada flotilla o división de la Flota aliada.

La nave de Alí Pachá, el gran almirante de los turcos, recibió un gran sanyac o estandarte de seda verde confeccionado en La Meca, con la Media Luna y aleyas o versículos del Noble Corán bordados en él. Seguramente estaría la shasada o profesión de fe musulmana, cuya recitación equivale al bautismo, y alguna aleya belicosa como “Perseguid a los infieles hasta que toda adoración en la tierra sea dada a Allah”.

Para todos se trataba de un enfrentamiento completo, total, militar y de civilización.

El 16 de setiembre de 1571 partió de Mesina la flota aliada en busca de la turca. En su derrota o travesía fue haciendo sucesivas paradas en Corfú, Gomeniza, Cefalonia y Famagusta.

Los turcos conocieron por sus espías la concentración enemiga en Mesina y concentraron su flota de guerra en el puerto de Lepanto, en el golfo de Patras. Alí Pachá reclamó para la flota todos los jenízaros que pudieran aportarle las guarniciones cercanas. Era un infantería de élite, semejante en capacidad a los Tercios de España, orgullosa de su status y privilegios y fanática de su religión y del favor del Sultán.

En total, consiguió unos 2500 jenízaros.

Jenízaros, los soldados-esclavos del Imperio Otomano - Guerreros de la  historia
JENÍZAROS

En las batallas otomanas, cuando aparecía una etapa de indecisión del resultado o de predominio del enemigo, era el momento de emplear a los jenízaros. Éstos atacaban acompañados de sus pífanos y ruidosos tambores, profiriendo sus gritos de guerra y, generalmente, obtenían la decisión.

En esta etapa del enfrentamiento, en la marcha al combate, se desplegó todo el repertorio posible de espionaje y contraespionaje de ambas partes. Que necesariamente se hacía por vigías en tierra y pescadores costeros, que pronto serían sólo turcos, y, más eficazmente, por naves ligeras y marineras de exploración. Capaces de acercarse e incluso, excepcionalmente, penetrar en el despliegue enemigo.

Mientras la flota estaba en Famagusta, el corsario turco Kara Kodja se infiltró de noche con dos fustas pintadas de negro en la bahía, entre los barcos de guerra y auxiliares cristianos. Y, así, regresó a Lepanto con “noticias fehacientes” de que el número de galeras cristianas era bastante menor que el real. Y confundiendo las galeazas con panzudos barcos de transporte de apoyo. Al retirarse de la bahía, apresó a unos soldados cristianos que, debidamente interrogados, le corroboraron en la idea de que el número de tropas enemigas era la mitad del real.

A bordo de la galera Real se celebró un consejo de guerra de Don Juan de Austria con sus jefes de flotillas, para decidir las próximas acciones ante la cercanía del turco. Luis de Requesens y Juan Andrea Doria eran partidarios de rehuir el combate en esos momentos. Álvaro de Bazán y Alejandro Farnesio opinaban que se debía ir al encuentro de los turcos. Por fín, don Juan decidió, diciendo: “Señores, no es hora de deliberaciones, sino de combatir”.

A su vez, los jefes turcos celebraron su consejo de guerra. La flota aliada les cortaba el acceso al mar abierto, situada a la entrada del golfo, y, por otro lado, ya conocían sus efectivos reales. Que acongojaban a algunos comandantes secundarios turcos. Por su parte, también Uluch Alí, el lugarteniente general, y el jefe de las tropas embarcadas, Pertau Pachá, preferían permanecer en Lepanto, protegidos por las fortificaciones terrestres. Sin embargo, el sultán Selim II reclamaba que atacaran. Así, Alí Pachá decidió atacar.

Al amanecer del domingo 7 de octubre de 1571, partió la flota cristiana al combate. Los vigías turcos de la costa comunicaron inmediatamente la maniobra a sus ligeros buques de exploración, que partieron a informar a Lepanto. Allí, los turcos levaron anclas y se dirigieron a toda vela, con viento de popa, con sus remeros frescos para los momentos del combate, al encuentro del enemigo.

El combate.

Hacia las 7 de la mañana, cuando los aliados se internaban en el golfo de Patras, su horizonte se llenó de velas turcas. No obstante, el enemigo estaba a más de 15 millas naúticas y daba tiempo a completar el despliegue de las flotillas.

Las flotas rivales invirtieron el resto de la mañana en desplegarse y aproximarse.

En cada nave, cada cual se ocupaba de sus asuntos de última hora.

Los carpinteros cristianos se afanaban en serrar los restos de los espolones. Don Juan había ordenado serrarlos sólo parcialmente, para que su técnica no fuera detectada por el enemigo y copiada. Así, se quedaba libre la tamboreta delantera, al final de la cubierta de proa, para que su batería ganara más sector de fuego.

Los sacerdotes y frailes (agustinos, franciscanos y jesuitas) que iban a bordo atendían y daban la absolución a los combatientes, los marineros y los remeros.

¿Cómo combatirán?

El comandante turco lo fiaba todo al “choque rompedor” de sus galeras “cabeceras de grupo” con una capitana secundaria cristiana. Quedando ésta quebrada y fijada. Luego, la galera cabecera turca y sus naves subordinadas la atacarían con su infantería de a bordo. Formándose una gran “plataforma flotante de combate”.

La artillería turca tenía una tarea de apoyo secundaria al combate de infantería. Va a tardar mucho tiempo hasta que los cañones de una época sean capaces de hundir un barco de guerra.

Su fuerza decisiva al combate eran los espolones de proa, la infantería embarcada y los jenízaros.

También contaba con las maniobras de sus flotillas de las alas y la reserva de la flota del Sultán, para situarse más favorablemente contra una flotilla cristiana y proceder al choque final.

La estrategia operativa y la táctica de los cristianos eran parecidas a las turcas. No podían diferenciarse mucho cuando ambas se basaban en el choque directo a la vista de los rivales.

Los cristianos estaban más adelantados en los tiempos que los turcos, ya que no confiaban tanto en la importancia pura del espolón y la trabazón de las galeras contrarias. Sino que ya utilizaban el fuego artillero a distancias cortas para quebrantar a los turcos embarcados y romper la alineación de su despliegue.

Ello en preparación para la entrada en combate de las infanterías embarcadas rivales, cuando las galeras se tocasen.

(CONTINUARÁ)

El Centro de Gravedad del Esfuerzo de Armas Combinadas

Un Instrumento del Mando

Introducción General.

El centro de gravedad no es una unidad propia, ni su misión, no es un punto en el espacio o un rasgo físico predominante hacia donde se dirige un esfuerzo (objetivo clásico), ni tampoco es una unidad enemiga.

El centro de gravedad es un flujo de ideas coordinadas en aplicación variable, generando acciones originales tras cada una de ellas, para el cumplimiento de la misión y el objetivo. Originalidad, flexibilidad, variabilidad, consistencia, no predictibilidad por el enemigo y eficacia deben ser características esenciales del proceso de su establecimiento. En la práctica, el centro de gravedad es el instrumento de dirección, concentración, impulso y trabajo que posee el jefe para enfocar y unificar, hacia la realización de los objetivos y misiones recibidos, todos los esfuerzos de sus unidades subordinadas, tanto de combate como de apoyo y soporte.

El jefe se debe centrar en sus objetivos y misiones mediante el centro de gravedad creado y siguiendo como metodología la aplicación de los “sistemas operativos de maniobra”.

La concentración de esfuerzos.

En cuanto a la concentración, el llamado “esfuerzo principal” expresa un efecto de penetración en una dirección y un sentido dados, pudiéndose llegar a la ruptura y posibilitar una explotación. En él se concentran los esfuerzos interarmas de las unidades, incluso las aéreas.

El centro de gravedad tiene un sentido más espacial y temporal, buscando una “convergencia operativa” de “esfuerzos relacionados” hacia un objetivo. No necesariamente contiguos, simultáneos o secuenciales aquéllos. Sino sinérgicos y resultantes en sus efectos y resultados y teniendo en cuenta la forma óptima de actuar de cada arma y servicio o «medio de intervención» del Estado.

El centro de gravedad es más global u holístico, el esfuerzo principal es más sumatorio y acumulador. El esfuerzo principal se ejemplifica en la estrategia de martilleo de Foch en el frente occidental europeo, a partir del verano de 1.918, para vencer la capacidad de combate alemana por pura erosión de la misma en todo el teatro de operaciones. Trasladándolo sólo de dirección, cuando la resistencia de un sector alemán era excesiva.

Los efectos del esfuerzo principal son más directos, predecibles y evidentes. Los del centro de gravedad son más sutiles e inesperados, al menos en los primeros estadíos de la acción militar.

El esfuerzo principal es un instrumento del nivel táctico, que no debería ser generalizado a los otros niveles. El centro de gravedad puede ser utilizado en toda la actividad dialéctica donde concurren medios varios, tanto en número como en naturaleza, tanto cercanos como lejanos, que puedan ser empleados en ella. Dentro de cada nivel de actividad militar, empezando por el superior, se crearía el centro de gravedad. Armonizando y conjugando todas las actividades, para conseguir el efecto, el objetivo más trascendente en el mismo.

Funcionamiento.

En el nivel estratégico serían la o las vulnerabilidades críticas del enemigo, al menos aquéllas dentro del teatro de operaciones. La naturaleza de éstas estaría conformada por una componente política importante. A nivel operativo, el centro de gravedad se crearía sobre la o las vulnerabilidades críticas de la campaña. A nivel táctico, sería el objetivo que condujese a hacer operativamente trascendente la batalla. Si ésta fue correctamente planteada, como necesaria para la dirección operativa, el objetivo debería ser el que condujese a la decisión en ella y/o a la explotación de la victoria.

El centro de gravedad supone una acción centrípeta de todas las líneas de actuación, de la actividad “ramificada” de todas las unidades y los servicios. No necesariamente coincidentes, pero sí convergentes y resultantes en su eficacia y en su resultado.

Strategy: Does the Center of Gravity Have Value? - War on the Rocks
ALEGORÍA DEL FUNCIONAMIENTO DEL CENTRO DE GRAVEDAD

Siguiendo las líneas “ramificadas” de comunicaciones, se aprovechan la situación de partida de cada fuerza y la transitabilidad del terreno, buscando la utilización óptima del conjunto interarmas, de las reservas y de la logística.

Mediante las líneas de avance o de acción diferentes inducimos incertidumbre en el enemigo, dispersamos su capacidad de rechazo y perturbamos su plan de defensa y su conducción sistemática.

Las líneas ramificadas, en una acción centrípeta final, son propias del centro de gravedad. La acumulación de fuerzas en un sector, reiterando (unidades intercaladas o sucesivas) o potenciando (tanques, estrechamiento del sector y mayor soporte de fuego) el esfuerzo, es propia del concepto de esfuerzo principal.

Un ejemplo del empleo del centro de gravedad siguiendo esas líneas “ramificadas” a nivel estratégico, nos lo da Napoleón con sus operaciones para la rendición de Ulm contra el ejército austríaco del general Mack y del Archiduque Fernando de Austria.

En un amplio avance de sus cuerpos independientes, el Grande Armée (unos 210 mil hombres) cruzó el centro de Alemania, desde el Rin al Danubio. Con esto se interpuso operativamente entre los austríacos (unos 40 mil hombres) y las fuerzas rusas aliadas que acudían a ayudarlas. Los franceses iniciaron el cruce del Danubio el 7 de octubre de 1.805. Y, durante toda la semana siguiente, Napoleón hizo converger en una enorme espiral constrictora a la mayoría de sus cuerpos de ejército sobre Ulm. Mientras una fuerza suficiente vigilaba la llegada por el este del general ruso Kutuzov.

Batalla de Ulm - Wikipedia, la enciclopedia libre
EL GENERAL MACK SE RINDE A NAPOLEÓN A LAS AFUERAS DE ULM

El general Mack realizó en vano varios intentos de ruptura, con los mayores esfuerzos en Haslach y Elchingen. Los dos comandantes austríacos se pelearon entre sí y el archiduque Fernando con sus 6.000 jinetes se separó del grueso e intentó escapar en la dirección noreste, al encuentro de los rusos.

Por su parte el general Mack y el resto de sus hombres (unos 27.000, tras las batallas citadas), con Napoleón en abrumadora mayoría a las puertas de la ciudad de Ulm desde el 14 de octubre, salieron afuera para rendir las armas a los pies de las estribaciones de los montes Michelsberg. La capitulación se firmó por el general Mack el día 20. Las fuerzas del archiduque Fernando fueron rodeadas y vencidas por el cuerpo de ejército de caballería de Murat, cerca de Trochtelfingen. Otros 12 mil austríacos se rindieron en Neustadt. La campaña, sin combates propiamente dichos, le costó a Austria más de 50.000 hombres de sus fuerzas iniciales de unas 70.000 tropas.

Mecanismo y Realización.

El centro de gravedad dirige, canaliza, recoge y orienta la creación y la dirección de los esfuerzos de las distintas unidades y apoyos en cada caso. Su cambio por el mando permite la continua adaptación de aquéllos a las circunstancias y el mantenimiento de los objetivos intermedios generales siempre presentes.

El centro de gravedad tiene como factores eficaces a la velocidad de operaciones y a la logística. La primera permite la actuación óptima de la capacidad de combate de las fuerzas y la segunda minimiza o compensa el “desgaste” inevitable de la capacidad de movimiento y el posible de la capacidad de combate durante las operaciones decididas.

Sus factores negativos de realización son la mala transitabilidad, incluso la inducida por obstáculos, cortaduras y campos de minas, y los combates no deseados por el mando propio. La primera “desgasta” la capacidad de movimiento operativo y la segunda “agota” la capacidad potencial de combate.

Sin esas capacidades, la fluidez, la sinergia y la actividad ramificada del centro de gravedad tiende a revertir en un esfuerzo principal en una dirección operativa, rápidamente conocida por el enemigo. Las “ondas de conmoción” que generamos sobre el enemigo, transversalmente a nuestro avance en su zona operativa, disminuyen con ello en intensidad y frecuencia, hasta, quizás en el extremo, desaparecer.

Los elementos directos de actuación en el centro de gravedad son los conjuntos interarmas, las reservas del propio o superior nivel (pudiéndose llegar a la masa de apoyo, o retaguardia) y la logística. Con ellos se actúa, una vez concebido el centro de gravedad, para crearlo, aplicarlo y desarrollarlo, mediante los sistemas operativos de maniobra.

El desarrollo y el futuro.

La Guerra Híbrida, ¿es un escolio?

Bueno, pero este concepto para el mando puede ser útil para las guerras de I, II, III y IV generación (según la denominación de los EEUU, ampliamente “aceptada”). Pero, ahora abordamos la era de la guerra de V generación: La guerra híbrida o miltifacética o multifuncional.

Empleando, además, métodos digitales, informáticos, usando la precisión y la discriminación que permiten los algoritmos matemáticos y la tecnología de radiaciones y pulsiones electromagnéticas.

NATO Pushed to Upgrade Romania to 'Center of Gravity' for Russian  Deterrence by DC Think Tank - Sputnik International
OTAN REFUERZA RUMANIA COMO PARTE DEL CENTRO DE GRAVEDAD DE DEFENSA DE EUROPA

Pero es que, justo, este modelo de enfrentamiento dialéctico con su componente variable de fuerza física, necesita una integración armónica y holística de los medios multidisciplinares disponibles. Enfocándolos a lograr los objetivos diferentes simultáneos o sucesivos, que queramos conseguir. Y preservando el principio universal de la optimización y el ahorro de medios.

Y, el instrumento integrador necesario es el centro de gravedad del «esfuerzo nacional total».

(CONTINUARÁ)

The Gravity Center of the Effort of the Joint Means

An Instrument of the Command.

Introduction.

The center of gravity is not an own physical unit, nor is its mission, neither a point in space or one with a predominant physical characteristic or an enemy unit.

The center of gravity is a coordinated flow of ideas of variable application, that generate original actions for fulfilling the mission and objectives. Originality, flexibility, variability, consistency, difficulty to predict by the enemy and effectiveness are essential to its establishment. Actually, the center of gravity is the instrument of direction, distribution and concentration, impulse and work. That the command has to focus on and unify, with the goal of accomplishing objectives and missions, and employing the efforts of his subordinate units and supports.

The chief is centered in his objectives and missions by means of the created center of gravity and follows a methodology for applying the operational systems.

The Efforts Concentration.

As far as concentration goes, the so called “principal effort” expresses an effect of penetration in a given direction and a sense of being able to arrive at the rupture and exploit it. The combined-arms and aerial efforts of the units are concentrated on this.

The center of gravity has a more spatial and temporal sense, looking for an “operational convergence” of “related efforts” towards an objective. Those are not necessarily contiguous, simultaneous or sequential, but are synergic and result in outcomes based on consideration of the optimal form (means economic) of action of each weapon and service.

The center of gravity is more global or holistic; the main effort is more adding and cumulative. The main effort is exemplified by the hammering strategy of French Marshal Foch on the European western front beginning in the summer of 1918. This strategy was used to overcome the Germans purely by eroding their battle capacity in the theater of operations. And only shifting its direction when German resistance was excessive.

The effects of the main effort are more direct, predictable and evident. Those of the center of gravity are more subtle and unexpected, at least in the first phases of a military action.

The main effort is an instrument of the tactical level and is not necessarily generalized to the other levels. The center of gravity can be used in all dialectical activity where several means (either in number or in nature, near or distant) can be used. Within each level of military activity, beginning with the superior one, the center of gravity brings together and harmonizes all activities to obtain the most important effect or objective of that level.

Developing.

At the strategic level, these would be the critical vulnerabilities of the enemy within the theater of operations. The nature of these would be informed by an important political component. At operational level the center of gravity would be created over the critical vulnerabilities of the campaign. At tactical level it would be the objective that would make operational transcendental the battle. If this was correctly addressed, as necessary for the operational direction, the objective would be that which would be decisive in the battle and get the exploitation of victory.

The center of gravity supposes a centripetal action of all the lines of performance, of the ramified activity of all the units and the services, not necessarily coincident, but convergent in their efficiency and result.

Following the communications ramified lines, we take advantage of the departure situation of each force and the transitability of the land, looking for the optimal use of the combined-arms set, reserves and logistics. By means of the different lines of attack or action we induce uncertainty in the enemy, we disperse his defensive capacity and disturb his plans for, and execution of, defense.

The ramified lines, in a final centripetal action, are peculiar to the center of gravity. The accumulation of forces in a sector, reiterating (inserted or successive units) or strengthening (adding tanks, narrowing the sector or providing greater fire support) the effort, is peculiar to the concept of the main effort.

Strategy: Does the Center of Gravity Have Value? - War on the Rocks
ALLEGORY OF THE WORKING OF THE CENTER OF GRAVITY OF THE MEANS

An example of the use of the center of gravity following those ramified lines at the strategic level, is found in Napoleon’s operations to secure the surrender of Ulm held by the Austrian army of General Mack and Archduke Ferdinand.

In an ample advance of its independent army corps, the Great Armée (about 210,000 men) crossed the center of Germany, from the Rhein to the Danube. With this it operationally interposed between the Austrians (about 40,000 men) and the allied Russian forces that went to help them. The French initiated the crossing of the Danube on October 7, 1805 and, during the following week, Napoleon converge most of his army corps in an enormous spiral on Ulm. While a sufficient force watched the arrival from the east of Russian General Kutuzov.

Batalla de Ulm - Wikipedia, la enciclopedia libre
THE SURRENDER OF MACK AT ULM’S OUTSKIRTS

General Mack made, in vain, several attempts at rupturing through Napoleon’s forces, applying his greatest efforts in Haslach and Elchingen. Both Austrian commanders quarreled among themselves and Archduke Ferdinand, with his 6,000 riders, separated from the main force and tried to escape to the northeast.

On the other hand, General Mack and the rest of his men (about 27,000, after the mentioned battles) met Napoleon’s overwhelming numbers at the doors to the city of Ulm since October, 14 and laid down their weapons at the feet of the Michelsberg mount. The capitulation was signed by General Mack on the 20th. The forces of Archduke Fernando were surrounded and won by the cavalry corps of Murat near Trochtelfingen. Another 12,000 Austrians surrendered in Neustadt. The campaign, without properly battles, cost Austria more than 50,000 men of her initial forces of about 70,000 troops.

The center of gravity directs, canalizes, gathers and orients the creation and the direction of the strike of different units and supports in each case. Its shift by the command allows the continuous adaptation to circumstances and the maintenance of focus on intermediate aims.

The center of gravity has as effective factors the speed of operations and logistics. The first allows optimal actuation of the combat capacity of forces and the second diminishes or compensates for the inevitable wearing down of the mobility capacity of troops and posible combat capacity during operations.

Its negative factors are poor transitability, including caused by obstacles, cuts and minefields, and battles command did not wish to engage in. The first “wears away” the operational mobility of the troops and the second “exhausts” their potential combat capacity.

Without those capacities, the fluidity, synergy and the ramified activity of thecenter of gravity tends to revert in a main effort in an operational direction that is quickly known by the enemy. So, the “stunning waves” that are generated on the enemy, cross-sectional to our advance in his operational zone, diminish with it in intensity and frequency, perhaps in the end, even disappear.

The direct elements of performance in the center of gravity are the combined-arms sets, the own and superior level of reserves (even including those in the mass of support or operational rearguard) and logistics. Once the center of gravity is conceived, it is applied and developed by means of the operational systems.

The Development and the Future.

The Hybrid War, a scolium?

Well, but this concept for command can be useful for the wars of I, II, III and IV generation (according to the US denomination, widely «accepted»). But, now we approach the era of the war of V generation: the hybrid or miltifacetic or multifunctional war.

Employing, in addition, digital, computer methods, using the precision and discrimination that allow mathematical algorithms and the technology of radiations and electromagnetic pulses.

NATO Pushed to Upgrade Romania to 'Center of Gravity' for Russian  Deterrence by DC Think Tank - Sputnik International
NATO UPGRADING ROMANIA TO GRAVITY CENTER IN THE DEFENSE OF EUROPE

But it is just that this model of dialectical confrontation with its variable component of physical strength, needs a harmonious and holistic integration of the available multidisciplinary means. By focusing them on achieving different objectives simultaneously or successively, that we want to achieve. And preserving the universal principle of optimization and saving means.

La Creciente imparable de los Talibanes afganos. 2ª Parte.

(CONTINUACIÓN)

Otra característica de la organización social de estas tribus fronterizas semi independientes es que impulsan una relativa endogamia. Con ella buscan aislar, proteger, mantener o fomentar su idiosincrasia, su influencia y su patrimonio. Pero, sin que sea biológicamente perjudicial su uso. Como sería entre los miembros de una misma familia o clan pequeño o cercano. En efecto, los matrimonios no sólo suponen y conllevan intercambios de individuos entre las familias de los contrayentes. Producen también intercambios y flujos de regalos, visitas, relaciones y parcelas de poder. En unas sociedades poco evolucionadas y residentes en un medio difícil y, a veces, rodeadas temporalmente de hostiles, las relaciones matrimoniales producen un “ingreso”, unos aumentos de posiciones sociales, influencias y bienes, que son muy apreciados por aquéllas.

Operatividad talibán.

Los pueblos montañeses son numerosos, pequeños y diseminados por las zonas fronterizas de Afganistán y Pakistán. En ellos se pueden camuflar un pequeño grupo de Talibanes, a la espera de que pase de largo un avance militar. Aparte, los Talibanes gozan de un sistema complicado de cuevas naturales en varios niveles, reforzado por túneles de comunicación, dotados de zonas ampliadas para la espera y el almacenaje de bienes de todas clases. Este sistema es utilizado para facilitar el tránsito entre uno y otro país, sin tener que utilizar los pasos fronterizos o desfiladeros más habituales y conocidos, como “etapas” del trayecto completo deseado. Y como refugio temporal cuando los aliados llevan a cabo operaciones de búsqueda de rebeldes o de represalia, sobre zonas pashtunes donde han sido más activos. Los Talibanes son de la etnia pashtun. Sólo los distinguen de las tribus locales su mayor proselitismo religioso y su actividad militar. Parte de los lugareños con los que se encuentran los soldados en sus patrullas y registros, son Talibanes “a tiempo parcial” y simpatizantes. Dos o tres hombres de un grupo de nativos que transitan por un camino rural, pueden ser una semi escuadra de Talibanes moviéndose de un lado a otro.

La clave operativa de los talibanes reside en sus innumerables jefecillos locales, con sus pequeñas bandas de guerrilleros. Ellos son los responsables de intimidar, aleccionar, asustar, atacar y ocupar más o menos temporalmente algunos de los numerosos poblados y caseríos. Según el grado de presión que deban ejercer sobre los lugareños para que les informen, les escondan y les ayuden. Evidentemente su elemental grado de desarrollo operativo mantiene al movimiento a la defensiva. Sin poder disputar a ultranza a ninguno de los ejércitos presentes en esas áreas ningún territorio o pueblo. Sin poder realizar otras acciones más allá de las emboscadas, los ataques a las pequeñas unidades enemigas aisladas, el hostigamiento por el fuego a media distancia, el secuestro, incursiones aisladas de corta duración y el minado de caminos y veredas. Concentrados ideológicamente en la conversión a su movimiento, a sus células semi nómadas, de los pashtunes más afines o cercanos.

Aunque están dispuestos a morir por sus ideales, con la promesa de la estancia en uno de los Siete Cielos del Islam, en el primero de los cuales reside Abrahán, al que visitan diariamente unos 50 mil ángeles, los Talibanes no dudan en retirarse ante el ataque o la resistencia decidida y tenaz de su enemigo militar.

Continúa la expansión talibán en Afganistán tras la retirada de las tropas  internacionales

Su procedimiento usual para atacar una posición débilmente defendida o sin ánimos de lucha es éste: bombardean de madrugada con fuego pesado de lanzacohetes fijos; luego se acercan para emplear los morteros; por fin, el asalto lo realizan varias escuadras independientes que convergen, avanzando y disparando ráfagas de AK y ametralladora RPD o PK y lanzagranadas RPG y RL. Las armas pesadas disparan desde los lados de las escuadras y el fuego se dirige de arriba a abajo o de abajo a arriba o a blancos comprobados. Para evitar las bajas por fuego amigo.

La lucha por las mentes y las voluntades.

Los Talibán consiguieron implantar su régimen “teocrático radical intransigente global” luchando contra los señores de la guerra regionales y unificaron Afganistán. Establecieron una estructura socio política laxa y débil, pero suficiente, para darle un poco de empaque al país. Regional y localmente, controlaban los órganos tribales de poder y, paralelamente, poseían pequeñas guarniciones de irregulares y de milicianos. Que eran suficientes para controlar y gobernar esa estructura estatal.

Desplazados del poder hace 20 años, su tenue y suficiente estructura político religiosa permanece y sus guerrillas y fuerzas semirregulares operativamente avanzan y retroceden. Adaptándose plásticamente a la lucha contra un ejército regular nacional de pacotilla. Que contaba con el apoyo de fuego pesado aéreo y terrestre de las fuerzas de los países de la OTAN desplegadas por el país. Y con las fuerzas de élite de aquéllos, para acciones puntuales de búsqueda y destrucción de las guerrillas islamistas. Operaciones que, por lo general, resultaban de eficacia mediocre, por debajo de lo planificado en los cuarteles generales.

Afghan army says it killed 100 militants in 24 hours | CNN
El Ejercito de Afganistán avanza…en parada.

En Afganistán no existen verdaderas academias de oficiales y suboficiales. En su Ejército se prospera adaptándose a los mandos inmediatos. Los sueldos de las tropas son esquilmados por sus superiores. Allí su corta paga y su rol como militar uniformado es un signo de prosperidad y poder social entre sus allegados de los clanes.

Los jefes, oficiales y suboficiales carecen de de una “moral nacional”, que les impulse a la defensa cabal de Afganistán, contra la peste negra de los Talibán. No existe un honor profesional, un “espíritu de cuerpo”, que los galvanice con sus compañeros de unidad en un afán de victoria.

En fin, no hay en toda la administración un comportamiento ejemplar, honorable, sufrido (paradójicamente, aunque la miseria se enseñorea del país) por parte de los jefes superiores y las autoridades civiles. Que les impulsen a cumplir con todos sus deberes profesionales y sociales para con sus compatriotas lejanos o para con el Afganistán demócrata. Que hoy es la cáscara de una estructura socio política vacía, agostada y estéril.

La campaña civil, ideológica y militar contra las bandas.

Aquí el enemigo es elusivo, disperso, peor armado que los militares, mal entrenado, indisciplinado. Pero es nativo, es resistente y parco, se esconde y camufla con facilidad, es un depredador nato dotado de una astucia atávica, no defiende generalmente sus posiciones. Las usa para desgastar al enemigo regular y pensando en abandonarlas al menor peligro percibido; en forma de flanqueo, ataque deliberado frontal o en la retaguardia. Las operaciones de las unidades y grandes unidades militares dejan escapar por infinidad de “intersticios” tácticos a los grupúsculos guerrilleros, en los que se puede dividir una unidad rebelde acosada. Es necesario actuar a su nivel socio militar: micro táctico y con cercanía. Al “enjambre” difuso, tenue, pero omnipresente de los talibanes es necesario interponer un “enjambre” cívico militar. Formado por militares profesionales y entrenados y elementos civiles voluntarios, más capacitados que los guerrilleros.

Es necesario crear pequeñas “unidades de acción”, para actuaciones “socio militares” combinadas. Que sean capaces de alcanzar el habitat de los talibanes y expulsarlos de él, progresiva y firmemente. Interponiéndose entre ellos y las tribus, el habitat real de los terroristas y rebeldes. Unidades que, en su modelo básico o standard, estarían formadas por un pelotón de fuerzas ligeras locales leales entrenadas, un pelotón de infantes profesionales foráneos y un grupo de técnicos civiles de fomento y educación con material adecuado. Su logística y su apoyo estarán basados en unidades y fuerzas helitransportadas, controladas centralizadamente desde 2 o 3 bases operativas regionales. Y complementadas por columnas móviles en vehículos o de caballería, formando una red de patrullas de apoyo por cada región.

Una vez asentadas esas pequeñas unidades flexibles, pueden acudir fuerzas mayores y brigadas de trabajo y de enseñanza, para ir guarnicionando la zona y para impulsar su mejora social. Hace falta contar con dinero para comprar la voluntad de colaboradores y simpatizantes. Esto puede hacerse facilitándoles trabajo y distinción social. Y para realizar los planes de desarrollo necesarios.

Erradicar los cultivos de opio puede ser un fin estratégico en sí mismo para los militares occidentales. Pero, hay que valorar muy bien su oportunidad y posibilidad en cada pequeña zona. Hay que ofrecer a los nativos una alternativa de paz, progreso y bienestar, dentro de sus creencias y maneras, para que segreguen a los talibanes. Que son realmente para los pashtunes, unos mercenarios de la guerra y unos explotadores de los civiles, clanes y tribus; ajenos aL Islam popular profesado por las tribus pastunes.

Conclusión.

Los valores democráticos liberales, que se suponen que son los que sostendrán al gobierno legal de Kabul, son “convicciones ideológicas republicanas”. Que no se sienten, ni se viven por casi nadie en Afganistán. Que son extraños al pueblo afgano, al que no le aportan ni prosperidad, ni seguridad, ni más identidad deseable.

Doce de Montesquieu para empezar el año
Montesquieu insistió en que los valores democráticos debían transmitirse con el ejemplo. Para que no quedasen en meros mensajes.

Los estadounidenses y sus aliados locales han levantado y superpuesto un “edificio administrativo y político centralizado” sobre la arena identitaria y social de Afganistán. Y que al primer golpe de un contratiempo económico o social serio o del ariete militar Talibán, comenzará a desnivelarse, a resquebrajarse y a hundirse a la vista de todos.

Seven Times the Taliban Was Supposedly Defeated
Hasta siete veces se dijo que los Talibanes estaban derrotados

En las últimas semanas, los Talibanes están llevando a cabo una ocupación de puestos fronterizos en el norte de Afganistán y están realizando un cerco parcial, suelto, de algunas de las poblaciones mayores del país. Lo que les permite amedrentar a las fuerzas armadas afganas y enviar un mensaje de decisión y poderío hacia dentro y fuera del país.

En general, los analistas internacionales son pesimistas en cuanto a la capacidad del gobierno de Kabul y, más importante ahora, de sus militares, para resistir una embestida decidida y preparada, una creciente, de los Talibanes. Para tomar el poder político y social en Afganistán. La discrepancia entre esos analistas sólo está en cuándo lanzarán los Talibanes esa Creciente Imparable.

La Creciente imparable de los Talibanes afganos.

Introducción.

Tras casi veinte años de presencia militar estadounidense en Afganistán, sus últimas tropas abandonarán ya Afganistán en unos días. Su “esfuerzo de guerra y pacificación” del país se condensa en unos $800 mil millones gastados en Afganistán y más de 2400 militares muertos en actos de servicio a lo largo de este período. Alemania e Italia han retirado también en días pasados sus últimos destacamentos desplegados en el país.

Uno de los objetivos de su ataque a este país asiático fue el derrocamiento del régimen yihadista salafista de los Talibanes afganos.

Su ideología radical era estudiada en algunas madrasas o escuelas coránicas de Pakistán. Donde estudiaban jóvenes exiliados pasthunes afganos. Talibanes son los estudiantes de estas madrasas radicalizadas. Y en Pakistán existen ahora movimientos semejantes, como el Terikh e Talibán Pakistán o Movimiento de los Talibanes pakistaníes. Que tienen relaciones fraternales con los Talibanes afganos.

Estos, a su vez, habrían dado cobijo a la plana mayor de al-Qaeda, en forma de una “base guerrillera segura”, con diversas localizaciones en Afganistán. Y, con una extensa “posición de repliegue” última, situada en los montes limítrofes, por la llamada línea de Durand, entre ambos países islámicos. Cuya defensa se basaba no sólo en la forma de lucha en alturas difíciles, sino también en una red capilar de túneles. Que les servían de escondrijos a los terroristas y que les permitían una comunicación oculta y protegida por su zona de despliegue.

Desde los tiempos anteriores al ataque suicida de la Red terrorista al complejo de las Torres Gemelas newyorkinas y al Pentágono, en Washington, el 11 de setiembre de 2001. Y, singularmente, a Osama ben Laden y a Aymar al-Sawahiri, médico egipcio, que actuaba como un “consejero ejecutivo” de al-Qaeda.

La captura y neutralización de estos dos ejemplares constituían otro de los objetivos capitales de la invasión estadounidenses a Afganistán.

Y, habiendo destruído la débil, escasa y pobre estructura político social creada por los Talibanes afganos, a los estadounidenses les correspondía, como corolario de sus acciones militares, un tercer objetivo. Más lejano, pero, seguramente más importante y trascendente.

Talibanes rechazan alto el fuego ofrecido por el gobierno
Talibanes rechazan alto el fuego ofrecido por Gobierno.

Ayudar seria y comprometidamente a crear en Afganistán una “sociedad musulmana moderna”, que trascendiera el régimen de tribus y clanes regionales y locales. Y, que fuera refractaria a los hechizos radicales de los modernos yihadistas. Y, por último, con un tejido social resistente, que garantizase los derechos, deberes y libertades de todos los ciudadanos en esa “sociedad musulmana moderna”.

Caprichosa y desgraciadamente, el malogro de este último objetivo citado va a dilapidar todos los esfuerzos, en especies y sangre, dedicados anteriores. Y nos va a poner en el difícil e indeseado punto de arranque de 2001.

Idiosincrasias tribales pashtunes.

Las relaciones internas de los grupos, familias y grupos de familias locales y clanes, se caracterizan por incorporar a ellas ciertos ritos, preceptos, actitudes y tabúes. Éstos recogen, valoran y cuantifican sus necesidades vitales, sus emociones primarias y sus creencias. La religión musulmana es seguida en la amplia zona que tratamos. Son todos de la rama sunní, que acepta al Corán y a la Sunna del Profeta. Las diferencias residen en el rigor con el que se examinan y aceptan las fuentes de la Sunna. Esta asunción forma parte de la inculturación, afirmación y cohesión sociales de estos grupos.

Estas sociedades aceptan y se rigen a través de una autoridad, más o menos respetada y obedecida.

Cuanto más se perfeccione y avance hacia el exterior la sociedad, el poder de esta autoridad se afianzará y crecerá y se extenderá en ámbitos de influencia. Cuanto más pequeño y aislado sea el grupo, el poder de la autoridad será más moderadora e integradora, actuando como un “primero entre los “iguales”. En estos casos últimos, la reunión de los miembros activos (hombres, cazadores) del clan en asambleas, jurgas, etc., tienen valor supremo y es sancionador de las conductas desviadas o disolventes para el grupo. Evidentemente en estos consejos locales, el prestigio y el poder de cada individuo miembro cuentan, y en ellos unos son más “iguales” que otros. Esos jefes locales o Maliks son como negociadores privilegiados con los distintos gobiernos, que gozan de una autoridad personal más que institucional, y cuyos acuerdos pueden ser ignorados por los varones adultos, si no están revalidados por sus asambleas.

Los talibanes aseguran que controlan el 85% de Afganistán | Noticias Diario  de Ávila
Los Talibanes controlan (no es ocupar) más del 85% de Afganistán.

Su código de costumbres y honor es el Pashtunwali, que establece al individuo ciertos derechos y exige de él ciertos deberes sociales, hacia la familia, el clan y la tribu. Las disputas básicas sobre mujeres, oro o dinero válido y tierras están en el origen de las enemistades sostenidas en estas tribus. Y que deben ser mantenidas hasta vengar la afrenta percibida. La propia fragilidad y debilidad de la sociedad exige la aparición de los valores protectores.

Éstos podrían ser la hospitalidad, la lealtad, la amistad, el desprecio a los foráneos como desconocidos, la venganza de ultrajes y daños, el honor individual y colectivo. Cada uno de ellos protege y engrandece en alguna medida o matiz al pequeño conjunto humano. Como veremos, las relaciones son interpersonales, en los ámbitos de la familia, el clan y la región. Se proyectan por la oportunidad, la cercanía, el intercambio de bienes y la relación. Y se afianzan con la lealtad, el respeto a las normas aceptadas y el tiempo de trato. Y en función de la acumulación de estos actos elementales sucesivos. Un extraño puede así aspirar a su integración, a título particular humano. Y no por la calidad y la trascendencia de su categoría o puesto institucional.

Los pastunes contra todos: rebelión frente a los talibanes y al aparato  militar de Pakistán
Pashtunes están en contra de las acciones militares del Gobierno y los Talibanes

La hospitalidad lleva implícita la reciprocidad, cuando uno viaja, está solo y no es agresivo. Esto a veces se perfecciona con la dotación de una escolta al viajero por zonas inseguras. La violación de esta “escolta” por un ataque supone una grave afrenta para el clan que la proveyó. La lealtad entre los miembros del colectivo, por muy lábil que sea a veces, cohesiona al grupo. El honor infla la autoestima y la apariencia ante propios y extraños. La venganza, en ausencia de verdadera justicia, busca castigo y luego reparación de los daños y afrentas reales o percibidos. El desprecio a los foráneos, no adornados de buenas cualidades o amenazadores para el grupo, busca impedirles a priori su integración en él, como una forma de defensa pasiva. La amistad estrecha los lazos con los iguales y el grupo. Si alguien se integra en estos grupos elementales, es objeto de lealtad y amistad a título personal. Esos valores se incrementarían por su actuación, maneras y comportamiento personal. Sería el caso de un jefe de fuerzas nativas, tipo cipayos, aceptadas por ellos por la paga, el honor y el status que brindan y proyectan sobre los clanes regionales. La aceptación no es con el cargo, sino con la persona.

(CONTINUARÁ).

THE MOTIVATION OF THE MILITARY MEN II.

(FINAL)

Consulters with Mc Kinsey’s prestige were praising for more than two decades, the need to create internal «competitions» between the different areas or business branches of a great size company. Thinking that, of this competition of the «dialectics of the rivals», benefits would arise for the company and spurs and motivations for the areas of the company and the employees. But, this «social process» is more proper of the scientific materialism, being based on the evidences of the historical materialism. And, in the practice, the intensity of this competition ascends to the limits, because this theory does not put limits or brakes to the dialectics that is used. Except the implicit one of the good education, which allows to say many and hards things with good manners. The inevitable small mistakes and imperfections that were arising in the actions and executions from all, were praised and used by his rivals to justify theirs and to overvalue the efficiency of his own acts. And, instead of using an operating system of «combined arms» (departments and functions integrated to collaboration) to convergently use on the gravit center, for use a military resemblance, the counselors were creating a great horses team. Where each animal was following his indvidual direction. Managing to hinder and to jam this way the work of the «advised» companies. The internal tears in the companies, provoked between those who should be companions in the culture and the complete accomplishment of the company, were the principal lasting result of this autodestructive practical. Since, unlike the facts of the historical materialism, here were not remaining «victors» and «exclude conquered».

Other times, as part of this «capitalist enterprise culture», the external consultants of firms of recognized solvency, as Arthur Andersen (liquidated during the crisis of Lehman Brothers, victim of his own internal contradictions and heterodox practices), were used by the high management of the companies to slim his stable and trained personnel. The implicit contracting was usually done by the executive managing director in a «casual» contact (promoted by a high commercial directive of the consulting firm), during a banquet or a high standing meeting. The brainy advisers, who were diving free by the company, were finally facilitating the obligatory report to the management of the firm. That was using it to support the dismissal or the movement of employees, before these and the unions. The basic premise was that the fixed cost (of personnel) was malignant «per se» and had to be replaced by the variable cost, depending on the activity or the sales of the companies. As corollary and natural consequence, almost all kinds of functions were moving out of the company. And they were submitting to carry out them to services or outsourcing companies. But these not always had not even the means, nor the qualified personnel that had the dismembered company. The degree of the outsourcing that was suffering the original company was a function of the saving cost wished by his management and agreed with the consultants’ international firm.

General George Patton - Destiny for War - Biography                                       YOUNG GEORGE PATTON…

There really can be relocated almost always the works of maintenance and of cleaning; the caretaking and the security; the distribution transport to the client and the long distance transport by complete loads, etc. But there can not to be handed over to third parties the essential activities of a company, nor those which could debilitate it in his strategic functions and the flowchart. And it is necessary, in addition, to have the own means to monitor and to control perfectly the fulfillment of his obligations, by the part of the third collaborators. The service to the clients, as for his satisfaction in time, place, quantity and quality of the received, is a strategic activity. That is easily ill-treated by a submitting to third parties of the functions related to it (orders reception, service or delivery time, etc.). In the practice, a «enterprise culture» had been created for the relocation. But there were not established the means and the functions necessary for his vigilance and control. That could be form with the parts literally uprooted from the companies, to save fixed costs…

The arms is a special profession, often forgotten by the modern societies or, at least, neglected. Especially when the «opportunity» of his employment is not glimpsed in an immediate future. It is not possible to govern this institution with the parameters of internal competition and tension, downsizing and outsourcing of secondary functions, business management and management by objectives, typical of the big and medium modern corporations. This was tried by the genius (high IC) of Robert McNamara, ex-president of Ford Motor Company, as JFK’s secretary of Defense, in his military reform of 1960. The result was seen a few years later, in the middle of the war of Vietnam. Many combat units could not trust in his natural chiefs and under the enemy fire, literally collapsed and refused to fight. This institutional rot led that at least 1000 officials and subofficials of small units were murdered by his men. Though the real number might be major. The number of officials died in Vietnam was of the order of 4500. The military modern history does not offer another example of this magnitude and transcendency.

The Motivation of the Men in Arms.

It is not easy, for not saying that it is almost impossible, to create an armed forces effective and motivated in a weak, fractured nation, without autoesteem, defeated herself inside. Because the armed forces are not more than the part of the nation specialized in his active defense. And civilians or nationals in uniform integrate them. And, this way, it is not possible to defend what is not known, does not exist or is perceived as not deserving of the selflessness and of the own effort.

Because of it, the first thing is to cultivate and to reinforce the internal links of the nation. That are seated always in his idiosyncratics virtues. That is to say, his constitutive, distinctive and permanent values. For the pashtuns, artificially divided by the line Durand, established by the colonialist Britishs, between Afghanistan and Pakistan, many of these virtues are gathered in his Pashtunwalli or honor code. For many African tribes, his assabiya or identity reflects his essential values and the mutual duties and rights between the individual and his immediate collectivity or social group. The existence of a threat to the nation, to his territorial or social integrity, to his survival, allows to accelerate these internal processes of vertebración and galvanization of a society. Creating, as consequence, a natural and stout defense.

The soldiers in general must be participants, in certain form, of his destinations. But, this is not a question to create a «popular army». Where the criterion of the «amorphous groups» of the soldiers, substitutes the military wisdom of the commands and the guide of the doctrine and the regulations. Where, in the practice, is the «guide» of the political commissioner of the unit the one that was dictating the procedure and his application. Whose examples and precedents were unlucky in the so called «popular democracies». The communists had to rapidly return to the estruture of only one command for the military units. If they wanted to recover efficiency. And the political commissioner, directly dependent of the Political General Administrative Office of the Armed Forces, was at the time called the “substitute of the chief of the unit for the political work”, depending hierarchically of him.

But, the soldiers take part feeling attended, trained, equipped, ordered and compromised with his missions. Feeling integrated with the facts and his destiny. Forming a part of a well designed (clear, effective and modern doctrine), which is well led (involved, effective, human and respectable commands) and built machinery: endowed with the human and materials means adapted to the missions to fulfill. Though their punctual and relative shortage is usually chronic.

In general, the victorious and/or resiliences armies of all the epochs have possessed an officials and commands corps educated and short, of not more than 7 or 8% of the men. With the men, trained, qualified and mental motivated by religious, ethnic or social reasons. And all endowed of a common «corps spirit», of belonging to a select social group and estimated by the nation. Which gives them entirety, cohesion, sacrifice spirit and obedience to the duty, transmitted by his commands. That is above, sometimes, of the normal requirements of the performance of his arms profession. It is not a question of fanfares and harangues, of parades and of «missions» in the allied or depressed countries. It is a question of conviction, belonging, of healthy pride and disposition of themselves, fulfilling a mandate of the nation.

THE END.

LA MOTIVACIÓN DE LOS MILITARES II.

(FINAL)

Modernos métodos de impregnación y motivación de los hombres.

Muchas empresas modernas en los grandes países occidentales reclutaron o recibieron en sus plantillas a numerosos jefes y oficiales, al finalizar las guerras del siglo XX. Y algunos piensan que éstos imprimieron en las culturas empresariales un estilo cuartelero, de dirección desde arriba, sin un feedback moderador. Que implícitamente fue el que facilitó una llamada cultura de la muerte (sic). Para que el pueblo alistado hiciera cosas en contra de su naturaleza. Como matar, sin sentir la emoción turbadora. Una consultora de Blanchard International sugiere exactamente esto en su libro “Por qué motivar a las personas no funciona”. Pero, creo que está errada. Que sus postulados son un mix de pensamientos liberaloides, simplificaciones sicológicas y prejuicios antimilitaristas. Y que no conoce bien el horizonte “ideológico” de las grandes corporaciones capitalistas modernas.

La “teoría gerencial militar” de la consultora quedó cuajada y luego anclada en el siglo XVIII, en la época de Federico el Grande. Aquí, donde la precisión y la rapidez mecánica de las técnicas (carga y disparo de los mosquetes) y de las maniobras, necesarias para aplicar una fuerza de choque potente lo más rápidamente posible sobre el enemigo, exigieron de los hombres una obediencia ciega. Junto con una gran disciplina y un entrenamiento de repetición casi extenuante, para conseguir consistentemente sus efectos. Y, así, la autora no ha tenido en cuenta la evolución de la guerra en la era Contemporánea.

                  UNA ESCUADRA DE HOMBRES ALISTADOS

Consultoras del prestigio de Mc Kinsey preconizaban desde hace más de dos décadas, la necesidad de crear “competencias” internas entre las distintas áreas o ramas de negocios de una compañía de gran tamaño. Pensando que, de esa competencia de la “dialéctica de los émulos”, surgirían beneficios para la empresa y acicates y motivaciones para las áreas de la compañía y los empleados. Pero, este “proceso social” es más propio del materialismo científico, basándose en las evidencias del materialismo histórico. Y, en la práctica, la intensidad de esa competencia asciende a los extremos, porque en esa teoría no se le ponen limites o frenos a la dialéctica que se emplee. Salvo el implícito de la buena educación, que permite decir muchas y duras cosas con buenas maneras. Los inevitables pequeños errores e imperfecciones que surgían en las actuaciones y ejecuciones de todos, eran magnificados y empleados por sus émulos para justificar los suyos y sobrevalorar la eficacia de sus propios actos. Y, en vez de usar un sistema operativo de “armas combinadas” (departamentos y funciones integradas en colaboración) a emplear convergentemente sobre el centro de gravedad, por seguir un símil militar, creaban los consejeros un gran tiro de caballos, donde cada animal seguía su dirección indvidual. Consiguiendo así estorbar y trabar el trabajo de las empresas “asesoradas”. Los desgarros internos en las compañías, provocados entre los que deberían ser compañeros en la cultura y la realización cabal de la empresa, fueron el principal resultado duradero de esta práctica autodestructora. Ya que, a diferencia de los hechos del materialismo histórico, aquí no quedaban “vencedores” y “vencidos excluídos”.

Otras veces, como parte de esa “cultura empresarial capitalista”, los consultores externos de firmas de reconocida solvencia, como Arthur Andersen, liquidada durante la crisis de Lehman Brothers, víctima de sus propias contradicciones internas y prácticas heterodoxas, eran empleados por la alta gerencia de las firmas para adelgazar sus plantillas estables y entrenadas. La contratación implícita la solía hacer el CDE (consejero delegado ejecutivo) en un contacto “casual” (promovido por un alto comercial de la consultora), durante un ágape o una reunión de alto «standing», mejor nivel empresarial social. Los sesudos asesores que buceaban a sus anchas por la empresa, facilitaban finalmente el preceptivo informe a la gerencia de la firma. Que lo utilizaba para apoyar el despido o el traslado de empleados, ante éstos y los sindicatos. La premisa básica era que el coste fijo (de personal) era maligno “per se” y debía ser sustituído por el coste variable, en función de la actividad o las ventas de las empresas. Como corolario y consecuencia natural, se trasladaban fuera de la empresa casi toda clase de funciones desempeñadas hasta entonces. Y se entregaban para desempeñarlas a empresas de servicios o de outsourcing, mejor deslocalización. Pero que no siempre tenían ni los medios, ni el personal cualificado que tenía la empresa desmembrada. El grado del outsourcing o deslocalización de empleados y funciones que sufría la empresa original era función del ahorro de costes deseado por la gerencia y pactado con la firma de consultores internacional.

General George Patton - Destiny for War - Biography

                                            EL JOVEN GEORGE PATTON

Se pueden efectivamente deslocalizar casi siempre los trabajos de mantenimiento y de limpieza; la conserjería y la seguridad; el transporte de reparto al cliente y el de transporte de larga distancia a cargas completas, etc. Pero no se puden ceder a terceros las actividades esenciales de una empresa, ni las que la debiliten en sus funciones estratégicas y el organigrama. Y es necesario, además, tener los medios propios para observar (monitoring) y controlar perfectamente el cumplimiento de sus obligaciones, por parte de los terceros colaboradores. El servicio a los clientes, en cuanto a su satisfacción en tiempo, lugar, cantidad y calidad de lo recibido, es una actividad estratégica. Que es fácilmente maltratada por una entrega a terceros de las funciones relacionadas con ellos (recepción de pedidos, tiempo de servicio o entrega, etc.) En la práctica, se había creado una “cultura empresarial” para la deslocalización. Pero no se establecían los medios y las funciones necesarias para su vigilancia y control. Que podían tomarse de las partes literalmente arrancadas a las empresas, para ahorrar costes fijos…

Las armas son una profesión especial, muchas veces olvidada por las sociedades modernas o, al menos, descuidada. Sobre todo cuando la “oportunidad” de su empleo no se vislumbra en un futuro inmediato. No se puede regir esta Institución por los parámetros de competencia y tensión internas, downsizing y outsourcing de funciones secundarias (por ejemplo, cocina, limpieza, lavandería y seguridad de acceso), gestión empresarial y dirección por objetivos, característicos de las grandes y medianas corporaciones modernas. Esto lo intentó el portento (alto CI) de Robert McNamara, expresidente de la Ford Motor Company, como secretario de Defensa de JFK, en su reforma de 1960. El resultado se vio unos años después, en plena guerra de Vietnam. Muchas unidades de combate no pudieron confiar en sus jefes natos y bajo el fuego enemigo, colapsaron literalmente y se negaron a luchar. Esta putrefacción institucional llevó a que al menos 1000 oficiales y suboficiales de pequeñas unidades fueran asesinados por sus hombres. Aunque la cifra real podría ser mayor. El número de oficiales muertos en Vietnam fue del orden de los 4500. La historia militar moderna no ofrece otro ejemplo de esta magnitud y trascendencia.

La Motivación de los Hombres en Armas.

No es fácil, por no decir que es casi imposible, crear unas fuerzas armadas eficaces y motivadas en una nación débil, fracturada, sin autoestima, derrotada a sí misma por dentro. Porque las fuerzas armadas no son más que la parte de la nación especializada en su defensa activa. Y las integran civiles o nacionales de uniforme. Y, así, no se puede defender lo que no se conoce, no existe o se percibe como no merecedora de la entrega y del esfuerzo propios.

Por eso, lo primero es cultivar y reforzar los vínculos internos de la nación. Que están asentados siempre en sus virtudes idiosincráticas. Es decir, sus valores constitutivos, distintivos y permanentes. Para los pastunes, divididos artificialmente por la línea Durand, establecida por los británicos colonialistas, entre Afganistán y Pakistán, muchos de estas virtudes están recogidas en su Pashtunwalli o código de honor. Para muchas tribus africanas, su assabiya o identidad refleja sus valores esenciales y los mutuos deberes y derechos entre el individuo y su colectividad inmediata o grupo social.

La existencia de una amenaza a la nación, a su integridad territorial o social, a su pervivencia , permite acelerar esos procesos internos de vertebración y galvanización de una sociedad. Creando, como consecuencia, una defensa natural y recia.

Los soldados en general deben ser partícipes, en cierta forma, de sus destinos. Pero, no se trata de crear un “ejército popular”. Donde el criterio de los “conjuntos amorfos” de los soldados, sustituya la sabiduría militar de los mandos y la guía de la doctrina y los reglamentos. Donde, en la práctica, es la “guía” del comisario político de la unidad la que dictaba las normas y su aplicación. Cuyos ejemplos y antecedentes fueron aciagos en las llamadas “democracias populares”. Los comunistas tuvieron que volver rápidamente a la estrcutura del mando único para las unidades militares, si querían recuperar eficacia. Y el comisario político, dependiente directo del Comisariado General Político de las Fuerzas Armadas, fue entonces denominado el sustituto del jefe de la unidad para el trabajo político, dependiendo jerárquicamente de él.

Pero, los soldados participan sintiéndose atendidos, entrenados, equipados, mandados y comprometidos con sus misiones. Sintiéndose integrados en los hechos y su destino. Formando parte de una maquinaria bien diseñada (doctrina clara, eficaz y moderna), que es bien conducida (mandos comprometidos, eficaces, humanos y respetables) y construida: dotada de los medios humanos y materiales adecuados a las misiones a cumplir; aunque su escasez puntual y relativa suele ser crónica.

En general, los ejércitos victoriosos y/o resistentes en todas las épocas han contado con un cuerpo de oficiales y mandos formado y corto, de no más del 7 o el 8% de los efectivos. Con unos hombres entrenados, capacitados y motivados animicamente con razones religiosas, étnicas o sociales. Y dotados todos de un común “espíritu de cuerpo”, de pertenencia a un grupo social selecto y apreciado por la nación. El cual les da entereza, cohesión, espíritu de sacrificio y obediencia al deber, transmitido por sus mandos. Que está por encima, a veces, de las exigencias normales del desempeño de su profesión de las armas. No es cuestión de fanfarrias y soflamas, de desfiles y de “misiones” en los países aliados o deprimidos. Es cuestión de convencimiento, pertenencia, de sano orgullo y disposición de sí mismos, cumpliendo un mandato de la nación.

FINAL

El Mando Gerencial de la Institución militar

Introducción.

El mando gerencial se basa en el manejo de la organización y de los procesos y tiende a excluir el liderazgo creativo. Se enfrenta a los problemas en procesos y de un modo sucesivo mediante métodos establecidos. Practica la política o intercambio de parcelas de poder y de mutuos favores compensados, en su traslación al conjunto. Evita la emotividad personal en sus relaciones institucionales, porque se considera “poco controlable”.

Desarrollo.

La persona cumple su papel de funciones dentro del organigrama, para lo cual se le persuade mediante el reconocimiento y los recursos disponibles. Esto no quiere decir que no existan problemas personales, sino que se solapan por el juego de estímulos y se liberan en la frustración personal (como estrés), que es tanto mayor cuanto menor es el reconocimiento (como elemento subjetivo y de acción personal) y la capacidad de poder (un factor más objetivo) de su papel institucional. Mediante ese mecanismo compensador de la autoestima, se procura que la mayor parte de los intereses personales exhibidos caigan en el área de indiferencia, dentro de la institución o de una empresa.

Así, fuera del rol o puesto, la identidad individual desaparece. Por ejemplo, a un jubilado, al que se le puede despedir aparentemente con frialdad, realmente no se le desprecia, sino que nunca se le identificó personalmente, sino por su rol en el organigrama. Tiene que existir una conmoción emocional derivada de una tragedia, por ejemplo, el suicidio repentino de un hijo de un empleado o colaborador, para que, por una vez, los sentimientos emocionales personales de todos afloren libremente.

Esta conducta, además, tiende a cristalizar y a mantenerse por el carácter perdurable de la institución (Iglesia, fuerzas armadas, etc.) y por el mecanismo de repetición que se genera al haber dado “resultado” sucesivamente.

En el caso de las empresas, más temporales y menos formales, un gerente nuevo aborda con grandes posibilidades de éxito una empresa con problemas. Suele existir algún experto con una solución no considerada, con el que se puede llegar a un acuerdo, mediante la política. Esto se impulsa por el manejo de los procesos. En estas situaciones es imprescindible respetar (relativamente) las alianzas y las parcelas de poder ajenas.

Existe toda una simbología y una cultura institucionales, cuya aceptación vincula entre sí a sus miembros, les define pautas y guías (reglamentos, ordenanzas, código canónigo, teología moral, misión de la empresa) y su cumplimiento les preserva o alivia del estrés: se está haciendo lo debido y como es debido.

De ahí que sea la desvinculación a la cultura de la institución o empresa, la idea de que lo que se realiza no es importante (más subjetiva) o que se ha dejado de efectuar (inicio de vacaciones, enfermedades, jubilaciones), lo que dispara el estrés. Esto ocurre por la suspensión de la vinculación y de la cooperación, como satisfacciones naturales e imprescindibles del hombre.

Esto se puede compensar, al menos en parte, con actividades personales, en las que el sentido de lo que uno hace y hace bien, compense anímicamente la despersonalización de la empresa y la ausencia de una misión común asumida por todos. Y que es independiente del nivel técnico o especializado en el que cooperemos.

Dentro de la cultura institucional existen muchas veces pensamientos “deformados”. Suelen ser ideas que con el tiempo y en su inevitable evolución se vuelven tal. Esto ocurre en otras colectividades humanas y aún a las personas. Básicamente son pautas o actitudes no contrastadas suficientemente con su realidad contemporánea. Puede ser la doctrina de la guerra anterior, que nos dio resultado y para la cual tenemos un gran arsenal fabricado y distribuido; puede ser la aversión o el desagrado de los altos ejecutivos a determinados avances tecnológicos, como la informática. Estas fijaciones pueden llegar a llevar al desastre; el mando que más confianza pone en esa parte de su cultura, como vehículo principal que es de ella, es el más alejado de las necesidades de la nueva realidad y sin sensores adecuados en ella.

En esto contrastan con los niveles medios y más bajos del mando, que perciben mejor los fallos y las desviaciones de la realidad y su evolución.

La frialdad y la lejanía que se atribuyen a la dirección de gestión son percepciones negativas que no se corresponden necesariamente con las realidades personales de los mandos. Las formas de gestión, su expresión práctica, son diferentes y no se puede pedir a la institución que actúe como la parroquia o el fraile.

Por ejemplo, a veces se achaca a la curia vaticana la falta de sensibilidad hacia determinados problemas humanos. Independientemente de que en el nivel personal dicha sensibilidad exista y aún esté mejor informada que en una parroquia del tercer mundo, la misión de la curia es la gestión de la iglesia como institución ideológica. Cuidando de la ortodoxia religiosa (una religión no puede mercadear con su credo o deja de serlo o, al menos, pierde credibilidad) y de la administración de una sociedad con más de 1.000 millones de afiliados. Esto solamente se puede hacer con procedimientos de gestión, independientemente de la santidad, que siempre es un esfuerzo hacia y un encuentro personal con Dios, de sus miembros.

Flujograma de Funciones

Los factores operativos que definen la dirección gerencial o institucional son:

Principales P Derivados D

Control Presupuestario P

Dirección por Objetivos P

—————————————

Control de Procesos P Limitación de la Variabilidad D

Saturación de Normas escritas D

Procesos, Operaciones y Funciones totalmente delimitadas PyD

—————————————-

Cultura y Simbología propias P Defensa contra la Tensión D

Autoidentidad convencional D

Papeles identificativos estructurales P

—————————————–

Áreas de Indiferencia D

Despersonalización P Incentivos y Penalizaciones, reactivas D

Control Emocional convencional D

JIHADISM THREATENS THE SOUTHERN FLANK OF EUROPE. 2nd Part.

A sanctuary for jihadist gangs in West Africa. Their danger to southern Europe.

One of the reasons for the attraction of this «sanctuary area» to the semi-nomadic jihadist groups, uprooted from the peoples of these countries, is the endemic weakness of the Central African, Malian, Mauritanian and the Niger armies. Only the Algerian armies, in part those of Chad and Nigeria, are now able to carry out an effective «irregular war» against groups of individuals motivated, trained and willing to carry out their Jihad.

But it is also necessary for the sanctuary to offer them sufficient geographic security, to protect them from a mechanized advance from the depths of the areas in the hands of the military enemy, native or foreign. In the area we are dealing with, there are no large forests, nor any major towns, that can give nomadic terrorists the necessary refuge so as not to become «wandering insurgents«. And thus, to exhaust themselves in superfluous and continuous movements, through the enormous available expanses of inhospitable and free grounds, feeling the breath of the enemy in their napes.

And lead them to desire the kindness of the dispersion of their bands, the abandonment of weapons and the peace. This geographical protection is provided by the mountainous massifs of the area, which extend without interruption, covering almost all countries threatened by Afro-Western jihadism. Massifs that are adapted to the hiding place and shelter of small isolated bands. And so, we have the Djado Plateau in the north of Niger, reaching the border with Libya; the heights of Air (Azbine) located in the inner center of Niger; the Adrar of the Iforas or Kidal mountains that extend in the northwest of Mali, as the last refuge of the jihadists in the Azawad; and, approaching from the north to the other three, the elongated massif of Tass Oua-n-Ahaggar (or Hoggar) of south-central Algeria.

LA APACHERÍA - PressReader
THE APACHERY

It is easy to disregard the effective capacity of these ochre heights with rocky outcrops and studded with very low, almost desert bushes, as bases of active guerrilla bands. But it must be remembered that in similar geographic models fought the Apache wars of the southwest of the US and northern Mexico. For a long time, between 1860 and 1872, the Apache bands, sometimes of only a few dozen warriors, sometimes carrying with them the impedimenta of their families and their scarce indispensable belongings. They kept frustrated entire brigades of American cavalry and infantry. Who were unable to locate, encircle, and hunt them down. Directed the few Apaches (the hardness of the territory did not support large populations) by war chiefs or spirituals men as Ulzana, Cochise, Mangas Coloradas, Victorio, Nana y Jerónimo, this with Nache as war chief, they kept their enemies in check until the end of 1872. Then, in the second part of that ethnic war of colonization, until 1886, the tactical changes introduced in the US Army, especially by General Crook, who adapted their large regular units to a war against guerrillas, almost against «banditry«, allowed them to cornered, worn out, despaired and finally subdued the apaches.

Within this immense supranational area, the nomadic clans of merchants, drivers from sub-Saharan Africa to the Mediterranean countries and shepherds moving slowly through the desert, relying on oases to carry on safely, they are also «temporary refuge» islands for jihadist gangs. That can be incorporated during some stages to the desert marches of the native groups. The jihadists overlap and camouflage themselves with the rest of the inhabitants of the tiny villages, many of them black, and of the walkers, who sometimes form organized groups of sub-Saharians, who go to the Islamic countries of the Mediterranean, in this vast territory available.

The problem for the United Europe.

This scattered «jihadist sanctuary» places its bands near the lower belly of Mediterranean Europe, at the distance of only one of the Mediterranean Islamic countries. But, after the ill-fated «Arab Spring» of early 2011, all Islamic countries were upset, when they have not been seriously shocked. There are four Muslim countries that surround at the north that geographical area of refuge for irretrievable radicals. Tunisia is yet to find its socio-political path, which forks dangerously between radicalism and an imperfect democracy. Morocco has a high potential danger of radicalisation or Islamist subversion, by failing to satisfy the King’s concessions to the growing aspirations of its masses, more or less driven by Islamic groups and political. Algeria is for the moment the most stable and resilient society in this geostrategic area in the face of radical Muslim danger; that threatens it, either through the ballot box or through grafted and subsidized subversion. Mauritania, which lacks strong institutions and a good army and its territory is vast and sparsely populated; is the first candidate to suffer a deliberate jihadist assault, out of its current imprecise hinterland.

Estado Islámico clama haber matado a más de 200 miembros de Al Qaeda del  Magreb Islámico y del JNIM en diferentes enfrentamientos en el Sahel
THE ISLAMIC STATE OF THE SAHEL

But a limited-objective incursion never seeks, nor can it achieve, a lasting permanence in its physical goal. Although Westerners are alarmed by these demonstrations of «one-use commands«. Lacking a consistent operational capability, to achieve and defend a strategic goal, the true significance of their isolated tactical actions is limited. They can destabilize weak Central African regimes, as they did in January 2013 with Mali. Through numerous mobile spot actions in a territory beyond the reach of regular forces. Motivated, trained, determined and committed with the task of eradicating them or from countries where their Army is just a project or a remnant of it.

But the quick, courageous, solitary and decisive strategic action of the French armed forces, led them to face in regular battles with a modern army and suffering a very bad correlation of forces. To defend their fixed and alternative positions in villages in the territory where they had supposedly settled: the Azawad. And from where they dared to advance at several spears of attack towards Bamako: a failed operational performance.

Mali i els grups armats de l'Azawad s'asseuen a la taula de converses  d'Alger - Nationalia

The jihadist groups in north-west Africa (their names are repeatedly in the media) have a great operational decentralization. That prevents them from achieving consistent strategic objectives. Even if their specific actions are important, painful, and fearsome. So, these intransigent radicals revolutionaries in North-West Africa have failed to actively and firmly join a broad social group that gives coverage and permanent momentum to their «imperialist socio-religious movement«. The most alienated activists, and those in north-west Africa are, are gradually isolating themselves from the society in which they «live» (at least, emotionally and ideologically). And they do it for the sake of their violent methods, to those they sacrifice everything, to achieve effectiveness in action.

Europe’s containment action in this African geostrategic area.

According to data provided by the ACLED project for the location and dating of armed incidents in the area, between November 2018 and the end of March the following year, more than 2150 people were killed in the Sahel, as a result of more than 700 jihadists attacks.

About half of the victims occurred in the Central African Republic and Mali. The main jihadist groups present in the area are the Islamic State of the Sahel, a franchise of today’s decrepit and disbanded Islamic State of Iraq and Levant and the so-called Jama’at Nusrat al-Islam wal Muslim, a kind of conglomerate of gangs and groups of Salafists jihadist, reaching as far as Algeria and southern Tunisia.

Ansaroul Islam: The Rise and Decline of a Militant Islamist Group in the  Sahel – Africa Center for Strategic Studies
GANGS OF JAMA’AT NUSRAT AL-ISLAM WAL MUSLIM

There are four «action and security» initiatives deployed in the area under the auspices and legality of the UN and the EU. There is the French operation Barkhane, launched in 2014, which has 4500 troops deployed. There are several tasks of training and adaptation sent by the European Union, for the training of the national armed forces.

Francia revisa con el G5 del Sahel su estrategia antiterrorista en el norte  de África | Euronews

And then there is the joint and regional G-5 force, created by the African Union in 2017 with the countries of the area, supported by the EU, especially by France, with 5000 men deployed. Other countries, such as Morocco, Algeria, the US and Saudi Arabia, are also involved in combat and patrolling tasks. Although the hopes for success are great, the different operational visions in this range of participants and stakeholders in the JF-G5 bring problems to its deployment and activation.

THE END.

JIHADISM THREATENS THE SOUTHERN FLANK OF EUROPE

Introduction.

In an area of the Sahara and the Sahel that is continuous, diffuse, extensive and of plastic geopolitical contours, comprising eastern Mauritania, northern Mali and Central African Republic, western Niger and the mountainous areas of southern Algeria, extends the natural habitat of West African jihadists. The vast transition zone of the Sahel occupies the African territories between the Sahara and the humid tropical regions, located south of it. The Sahel is plagued by persistent droughts, which are its main geographical determinant and which progressively extend the desert to the south and drive its sedentary inhabitants away to the neighbouring Central African countries. The Sahel is no more that Central Africa’s wet and green terrains, which are in process of being overwhelmed and deserted by the uncontained advance of the Sahara and which continues eastward across Chad and South Sudan to the shores of the Red Sea of Eritrea and Ethiopia.

Bereberia and the Land of the Tuaregs.

The Berber country is formed by the hinterland of the countries of the central and western African Mediterranean, Morocco, Algeria, Tunisia and Tripolitania (western Libya). These white-skinned individuals, to distinguish them clearly from the Arabs or brown (Moors) constitute a characteristic majority in regions such as the Kabila, the Rif and the Aures. Although since the end of the seventh century they embraced Islam, the Berbers have always maintained a strenuous and discontinuous resistance against the invasion of the Arabs from the East, for the maintenance of their idiosyncrasy and regional power in their lands. Berbers were old Christians before Islamic rule. For example, in the Maghreb there were 47 bishoprics functioning in the 5th century AD.

Archivo:Map of Berber languages.svg - Wikipedia, la enciclopedia libre

At the south of Bereberia, being part of their ethnic groups and extending with the desert towards the interior of Africa, live the Tuareg or al-Tawarik. This is the plural of «tarqui«, «tarka«, which are a defined racial group within the Sanhadja of Western Sahara. The name could come from the Arabic verb «taraka«, which means to abandon, for example, religion, to become «renegades«. And it would refer to the difficult Islamization of this Berber group. Other researchers derive the name from the Arabic tharik, camino. To designate them as «road robbers«, by the total control they got during centuries over the great trans-Saharan routes and their usual looting of the black populations of the Sahel. Its organized and independent origin arises with Queen Tin Hinan, who would move from the western desert to the Hoggar Mountains. And from there they subsequently spread to the southern regions of the Sahara and the northern Sahel. There are very rich burials of women, who come from this time more or less idealized. This matriarchal origin is supported by its Christian tradition and establishes a sonship and maternal heritage in the Tuareg clans. And it gives Tarqui women freedom, esteem and prerogatives, which are unknown in the Muslim world. Forming a nation without a state of their own, the Tuareg are divided into eight tribal federations. These are geographically grouped into the northern Tuareg, the Tassili N-Ajjer, Hoggar and Adrar and the southern, the Awelimid and Kel Wi of the Air.

Tin Hinan - Wikipedia, la enciclopedia libre
QUEEN TIN HINAN

Their social structure divides them into classes that are not very permeable, by virtue of their origins and the trades they do. The Tuareg of the upper classes have the privilege of wearing a veil colored with indigo, which gives the whole ethnic group its popularized name, the «blue men«. The chiefs or amenokales are here «primus inter pares«, elected by the noble classes and warriors in their sovereign assemblies, who make or ratify all decisions important to the clan. These local chiefs are privileged negotiators with the various Governments or authorities, who enjoy personal rather than institutional authority, and whose agreements can be ignored by adult males, if they are not revalidated by those assemblies. Today, the Tuareg are spread over a vast territory, without borders or well-defined lands, seeking a sedentarization that is the basis of a minimum social and economic development from the pure nomadism. This actual geographic space coincides with the «subversive habitat«, which is superimposed on it, where the various active jihadist groups in north-west Africa desert settle.

Tuaregs aprende todo sobre la historia, ubicación significado y mas
TUAREG OR DESERT BERBERS

Since immemorial time, the Tuareg have been engaged in nomadic herding of camels, sheep and goats. Although its main wealth, power and status came from the «control» of the caravan routes that crossed its vast territory. This control was exercised with an eclectic combination of “customs”, robberies and as drivers and auxiliaries of caravans. This domination of the trade and supply routes, undisturbed by the European colonizers, gave them an important influence on the markets of origin and destination of those. They also ravaged the Black populations affordable from their territories, stealing their goods and capturing slaves for service and sale. The rather abrupt appearance of the new independent African states after the Second World War, definitively broke this economic power and the influence on the isolated populations in these routes. By restricting their free movement, while losing the exclusivity of the transports by its land with the progressive motorization in those.

Their transhumance and ability to adapt to periods of drought were also strangled. Droughts in the 1970s and 1980s forced families and small clans to settle alongside nearby urban centres in Algeria, Libya and Nigeria. Currently, the total population of the Tuareg ethnic group living in their natural and historical habitat and their geographical surroundings ranges from 1.2 million to 1.5 million people. And in these territories of so many countries, the population density is repetitively 1.5 people per square kilometre.

Tombuctú - Wikipedia, la enciclopedia libre
TIMBUKTU

The Tuareg always opposed the formation of central states, which would project their action within their territory. They did so by force against the black empires of Mali and Songhay, which also elevated Timbuktu to the status of Magreb’s cultural capital in the Late Middle Ages. Timbuktu was founded by the Tuareg at the beginning of the 12th century, who always considered it their property and, over the centuries, reconquered it several times, the last in the period 1863-1893. The Tuareg are Muslims from the periphery of Islam, where orthodox or radical doctrines do not arrive with full power and interest. The natural and political conditions of his land have always been hard. They have developed a human resilience to survive and endure in their perennial lands. So, not only is their sui generis religion a virtue of their ethnicity. The mutual play of rights and duties, which derive from the relations between individuals and family groups, clans and tribes, are also virtues for them. Whence they derive the personal identity, referred to and compared with their peers, and the mutual protection of individuals and their primitive societies.

Estado Islâmico reivindica autoria de atentado no Mali | VEJA
MALIAN MILITARY: VERY GOOD IN FORMATION OR PARADE. WORSE PATROLING OR IN COMBAT

So, it is not surprising that in the moments of maximum weakness of the Malian state, the Tuareg took over northern Mali and made Timbuktu their political capital. Coexisting by mutual advantage and reluctantly with the seat of internationalist jihadist groups in cities like Gao, Kital and the capital itself, in the interior of its Azawad Republic. The Republic of Mali became a yielding state. The Army tried to impose itself on the Tuaregs and the Islamist green shoots in the north. But, it lacked motivation, body spirit, training and equipment and professional will. Generals led from Bamako the spasmodic attacks against the most obvious and permanent rebel settlements. And the officers and non-commissioned officers, among whom the capabilities were similar, tried to encourage and propel their men. So that, overcoming the natural tactical laziness of fighting, the small units fulfilled their missions. For this reason, the coup d’état of 22 March 2012 was staged by the Malian captains, who, in a gesture of survival Bonapartism, were fed up with the misuse to which they were subjected.

(TO BE CONTINUED).

La defensa de Nueva Francia en Norteamérica. Final.

Siglos XVII y XVIII

La lucha contra el expansionismo británico.

En Norteamérica, en la zona de los Grandes Lagos y la cuenca del San Lorenzo, los bosques vírgenes separaban las colonias francesas e inglesas. En un principio, sólo los aborígenes se atrevían a entrar en ellos y atravesarlos. Pronto, los franceses, especialmente los tramperos, adquirieron las capacidades necesarias para esa actividad. Los ingleses y sus colonos no podían ni apreciar las dificultades de la marcha por ellos: Suelos desiguales y rocosos, ocultos por resbaladizas hojas caídas y superpuestas y malezas extrañamente enmarañadas; que se obstaculizaban cada pocos pasos por árboles caídos pudriéndose. Estos bosques primitivos se convirtieron pronto en un medio militar de gran valor. Para una fuerza armada ligera, capaz de penetrarlos y cruzarlos en su acercamiento oculto al enemigo. Haciendo marchas no muy largas, que no supusiesen un desgaste de sus capacidades de marcha y combate. Debido a que ningún soldado británico, ni colono inglés era capaz de avanzar por ellos, no ya combatir en ese inmenso territorio de nadie.

Iroquois | Native american pictures, Woodland indians, Native american art

La clave para la supervivencia cómoda de Nueva Francia frente a la demografía y las apetencias de los ingleses fue encontrada así, poco a poco. Las tácticas irregulares de lucha en el ataque y la defensa fueron adaptadas e implementadas y se refinaron poco a poco. Esto dotó a los regulares franceses y a sus milicias canadienses de una ventaja en la estrategia operativa.

Y, como corolario, obtuvieron un control claro sobre el comercio de las pieles y una enorme influencia sobre las tribus iroquesas.

Debemos confirmar ahora que los franceses contaron pronto con la colaboración y la lealtad de los indios. A los que los franceses se acercaron y captaron para su defensa, con mucha más diplomacia y habilidad que los británicos. Estos los trataban como “apartados” e inferiores y los franceses actuaban como amigos y colaboradores. Probablemente, influyeron en ello las religiosas y los sacerdotes jesuitas que acudieron a Nueva Francia, principalmente a partir de las medidas de Luis XIV. Que brindaban a todos, como almas redimidas por Jesús, en la base de la caridad y la compasión, un tratamiento siquiera testimonial de ayuda y enseñanza, y también a los iroqueses. Lejano a los sentimientos mercantilistas y de la bendición del propio progreso de los ingleses.

Causas de la guerra - Arre caballo!

Como detalle, algún jesuita iba con frecuencia como capellán en las expediciones de ataque a los asentamientos y grupos ingleses. Y, algunas de las primeras revueltas indias contra los ingleses, tras la guerra de los Siete Años, se debieron a que estos suspendieron bruscamente los habituales y generosos regalos anuales de los franceses a los jefes y las tribus.

Los bosques limítrofes estaban cruzados por una buena red hidrográfica, incluso capilar en algunos sitios, cuyo conocimiento por los franceses y los indios les permitían avanzar más rápida y cómodamente por sus diferentes regiones, empleando las canoas del país. Estas marchas de incursión, a veces de cientos de asaltantes, exigieron establecer en sus recorridos distintos “puestos logísticos” (hubs) de concentración, descarga y almacenamiento de equipos y provisiones y talleres de reparaciones y con bases temporales de los hombres.

La Resistencia de Nueva Francia.

El resto del siglo XVIII fue marcado por una lucha intermitente de los franceses, canadienses y sus aliados indios por la supervivencia, frente a la amenaza de los vecinos ingleses y sus colonos.

French and Indian War - Wikipedia
LA GUERRA DE LOS SIETE AÑOS EN NORTEAMÉRICA

Las tácticas y técnicas ofensivas de los incursionistas franceses eran las emboscadas preparadas contra los enemigos en marcha. Y los asaltos sorpresivos a los asentamientos ingleses y anglo americanos de todo tipo. Tras reconocer previamente los objetivos y comprobar sus medios y rutinas.

Aprovechaban el ocultamiento de la noche, la niebla o la lluvia para atacarlos desde un par de direcciones concéntricas, eliminando cada grupo de ataque (los indios iban solos) las resistencias enemigas de las distintas construcciones. Y saqueándolas y llevándose prisioneros. Los indios tenían la costumbre de tomar “trofeos” de los enemigos, para intercambiarlos u ostentarlos luego. Cosa que los franceses prohibieron y cortaron pronto.

Los ingleses casi nunca destacaban una seguridad en sus posiciones, aunque esperaran un ataque enemigo. La capacidad física para el combate de los atacados anglo americanos era baja generalmente. Tras los ataques, los supervivientes o escapados alertaban a sus posiciones cercanas, para que enviasen a sus milicias para contraatacar a los franceses. Sin embargo, los perseguidores no eran muy eficaces ni en alcanzar a los atacantes en retirada, ni en el combate con ellos. Y, muchas veces eran emboscados por éstos, que aprovechaban puntos favorables y cubiertos y/o camuflados en su aproximación.

Los irregulares franceses se despliegan en grupos atacantes independientes de entre 30 y 50 hombres. Aunque sus distintas agrupaciones de marcha por los bosques hacia un objetivo importante, llegan a alcanzar varios cientos de sus fuerzas combinadas.

1700 territories and after... Such a cool history Map!! TOUCH this image to  discover its story. Image tagging powered… | Canada history, America,  American colonies

Los ingleses nunca tuvieron la menor intención de emprender una capacitación eficaz, costosa, extensa, profunda y suficiente de sus regulares y colonos en la lucha irregular en terreno boscoso. Que era para ellos un impedimento insalvable para su transitabilidad hacia los asentamientos franceses.

Los ataques ingleses navales, apoyando con su fuego pesado de abordo, y anfibios, para desembarcar tropas terrestres y evitar el cruce de los bosques, eran siempre eficaces. Pero, no eran usados, salvo en la guerra final por el dominio de Norteamérica, por la falta de medios y las complicaciones logísticas de los ingleses y sus colonos. Y eran eficaces porque en ellos los franceses perdían sus capacidades de lucha de infantería irregular y la favorable transitabilidad del terreno de marcha al combate. Y, así, se tenían que defender de un modo simétrico contra un enemigo regular mucho más poderoso y móvil.

Nueva Francia se pierde en la guerra de los 7 años.

En 1754, al inicio de esa guerra global e imperial por el dominio del mundo conocido y relevante, la población de Nueva Francia alcanzaba los 55 mil pobladores y la de las colonias inglesas al sur era de 2,4 millones de personas.

What We Learned From...Braddock's Defeat, 1755

Tanto Francia como Gran Bretaña trasladaron entonces a Norteamérica numerosos contingentes de fuerzas regulares. Lo que permitió a los ingleses forzar una forma de lucha regular. Y, con la invasión de Nueva Francia, en sus puntos más importantes y vulnerables, por tierra y mar, imponerse finalmente a Francia y sus colonos en el teatro norteamericano de la guerra mundial.

Rediscovering Colonial America: The Braddock Expedition – 1755, Part One –  War Returns To South Mountain
GENERAL EDWARD BRADDOCK

Una de las acciones cumbres de la guerra irregular en ese teatro fue la batalla de Monongulela, el 9 de junio de 1755. Cuando la columna regular británica del general Braddock fue aniquilada (incapacitada para la lucha por sus bajas y pérdida de moral) por los irregulares franceses en una emboscada preparada en su marcha por el bosque. Los franceses eran 30 y sus aliados indios, 300. Las cifras son variables, según las fuentes y su credibilidad.

EL YIHADISMO QUE AMENAZA EL FLANCO SUR DE EUROPA. 2ª PARTE

(CONTINUACIÓN)

Es fácil desdeñar la capacidad eficaz de estas alturas ocres con afloramientos rocosos y tachonados de matas muy bajas, casi desérticas, como bases de bandas guerrilleras activas. Pero hay que recordar que en modelos geográficos similares se libraron las guerras apaches del suroeste de los EEUU y el norte de México. Durante largo tiempo, entre 1860 y 1872, las bandas apaches, a veces de sólo unas pocas decenas de guerreros, llevando con ellos en ocasiones la impedimenta de sus familias y sus escasas pertenencias indispensables, mantuvieron frustradas a brigadas enteras de la caballería e infantería estadounidenses. Que fueron incapaces a viva fuerza, de localizarlos, cercarlos y darles caza. Dirigidos los escasos apaches (la dureza del territorio no sostenía grandes poblaciones) por jefes de guerra u hombres espirituales como Ulzana, Cochise, Mangas Coloradas, Victorio, Nana y Jerónimo (con Nache como jefe de guerra), mantuvieron en jaque a sus enemigos hasta finales de 1872. Entonces, en la segunda parte de esa guerra étnica de colonización, hasta el año 1886, los cambios tácticos introducidos en el US Army, especialmente por el general Crook, que adaptaron sus grandes unidades regulares a una guerra contra guerrillera, casi contra “bandidaje”, permitieron acorralarlos, desgastarlos, desesperarlos y sojuzgarlos definitivamente.

LA APACHERÍA - PressReader
LA APACHERÍA

En el interior de esta inmensa zona supranacional, los clanes nómadas de comerciantes, de conductores de subsaharianos hacia los países mediterráneos y de pastores que avanzan en una lenta transhumancia por el desierto, apoyándose en los oasis para proseguir con seguridad, constituyen también islas “refugios temporales” para las bandas yihadistas. Que pueden incorporarse durante algunas etapas a las marchas por el desierto de los grupos nativos. Los yihadistas se superponen y se camuflan como pueden con el resto de los habitantes de los ínfimos poblados, muchos de ellos de raza negra, y de los transeuntes, que a veces van formando grupos organizados de subsaharianos, que se dirigen a los países islámicos del Mediterráneo, en este inmenso territorio disponible.

Pero, como les ocurre al aceite y al agua, sólo se mezclan en una “emulsión” mientras se les agita. Luego, la mayor parte del tiempo, son inmiscibles por su naturaleza química, íntima. Algunos jefes de bandas, según se ha dicho rápidamente, han llevado a cabo alianzas matrimoniales con los clanes locales. Pero esto puede ser una deducción más o una excepción, no una realidad. Ya que los vínculos sociales de estos yihadistas seminómadas son lábiles, no rentables, inconsistentes y peligrosos. Y los matrimonios sin provecho no forman parte de la idiosincrasia de los clanes bereberes. Estas tribus fronterizas semi independientes fomentan una relativa endogamia. Con ella buscan aislar, proteger, mantener o fomentar su idiosincrasia, su influencia y su patrimonio. Pero, sin que sea biológicamente perjudicial su uso. Como sería entre los miembros de una misma familia o clan pequeño o cercano. Los matrimonios no sólo suponen y conllevan intercambios de individuos entre las familias de los contrayentes. Producen también intercambios y flujos de regalos, visitas, relaciones y parcelas de poder. En unas sociedades poco evolucionadas y residentes en un medio difícil y, a veces, rodeadas temporalmente de hostiles o de “extraños”, las relaciones matrimoniales producen un “ingreso”, unos aumentos de posiciones sociales, influencias y bienes, que son muy apreciados en aquéllas.

El problema para la Europa unida.

Este “santuario yihadista” desparramado sitúa a sus bandas cerca del bajo vientre de Europa mediterránea, a la distancia de sólo uno de los países islámicos mediterráneos. Pero tras la malhadada “primavera árabe” de primeros del 2011, todos los países islámicos quedaron alterados, cuando no han sido conmocionados gravemente. Hay cuatro países musulmanes que circundan por el norte esa zona geográfica de refugio de radicales irredentos e irrecuperables. Túnez está aún por encontrar su camino socio político, que se bifurca peligrosamente entre el radicalismo y una democracia imperfecta. Marruecos tiene un alto peligro potencial de radicalización o subversión islamista, al no satisfacer las concesiones del Rey a las aspiraciones crecientes de sus masas, más o menos impulsadas por islámicos y políticos,. Argelia es por ahora la sociedad más estabilizada y resistente de esa zona geoestratégica frente al peligro radical musulmán; que la amenace, bien por la vía de las urnas o por una subversión injertada y subvencionada. Mauritania, que carece de instituciones fuertes y de un buen ejército y su territorio es extenso y poco poblado; es el primer candidato a sufrir un asalto yihadista deliberado, fuera de su hinterland impreciso actual. Pero una incursión de objetivo limitado nunca busca, ni puede lograr, una permanencia duradera en su objetivo físico, aunque a los occidentales les alarmen estas demostraciones de “comandos de un solo uso”.

Estado Islámico clama haber matado a más de 200 miembros de Al Qaeda del  Magreb Islámico y del JNIM en diferentes enfrentamientos en el Sahel
ESTADO ISLÁMICO DEL SAHEL

Al carecer de una consistente capacidad operativa, que les permita lograr y defender un objetivo estratégico, la trascendencia verdadera de sus acciones tácticas aisladas es limitada. Pueden desestabilizar a regímenes centroafricanos débiles, como lograron en enero de 2013 con el de Malí. Mediante numerosas acciones puntuales móviles en un territorio fuera del alcance de fuerzas regulares motivadas, entrenadas, decididas y comprometidas con la misión de erradicarlos. O, en el de países donde su ejército sea sólo un proyecto o un resto del mismo.

Pero la rápida, valiente, en solitario y decisiva actuación estratégica de las FFAA de Francia, les llevó a enfrentarse en combates regulares con un ejército moderno y padeciendo una muy mala correlación de fuerzas. Para defender sus posiciones fijas y alternativas en poblados del territorio donde supuestamente se habían asentado: el Azawad. Y desde donde se atrevieron a avanzar en varias puntas de ataque hacia Bamako: una actuación operativa fallida.

Mali i els grups armats de l'Azawad s'asseuen a la taula de converses  d'Alger - Nationalia

A partir de los 90, el objetivo yihadista estratégico general se vuelve contra Occidente. Su objetivo actual es golpear a cualquier gobierno, de cualquier origen y sociedad, con tal de que los “objetivos posibles” les sean asequibles. Puesto que el califato radical y agresivo de Dar al–Islam no existe hoy en día y no se pueden integrar en él para su “defensa”. Los grupos yihadistas del África noroccidental (sus nombres están repetidamente en los medios) tienen una gran descentralización operativa, por la universalidad de la Umma, que trasciende la idea de nación o raza, a través de una religión totalizadora. Y les facilita hombres de lugares lejanos para luchar en sus “causas”. Pero que también les impide conseguir objetivos estratégicos consistentes. Aunque sus acciones puntuales sean importantes, dolorosas, temibles.

Así, estos revolucionarios radicales intransigentes en el África noroccidental han fracasado en incorporarse activa y firmemente a un grupo social amplio, que dé cobertura e impulso permanente a su “movimiento socio religioso imperialista”. Los activistas más alienados, y los del África noroccidental lo son, se van aislando poco a poco de la sociedad en la que “viven” (al menos, emocional e ideológicamente). Y lo hacen en aras de sus métodos violentos, siempre repudiados por la mayoría de las poblaciones humanas, a los que sacrifican todo, por conseguir la eficacia en la acción. Siguen para prepararse un proceso de segregación, purificación, consagración y radicalización. Esta “catequesis de la violencia” les permite llegar anímicamente a la muerte gloriosa y en paz, e, incluso a la actuación sin retorno, en la realización de sus acciones puntuales.

La actuación de contención de Europa en la zona geoestratégica.

Según los datos facilitados por el proyecto ACLED para la localización y el fechado de incidentes armados en la zona, entre noviembre de 2018 y finales de marzo del siguiente año, fueron muertas más de 2150 personas en el Sahel, como resultado de más de 700 ataques yihadistas. Cerca de la mitad de las víctimas se produjeron en Burkina Faso y Malí. Los principales grupos yihadistas presentes en la zona son el Estado Islámico del Sahel, una franquicia del hoy decrépito y desarbolado Estado Islámico de Irak y Levante y el denominado Jama’at Nusrat al-Islam wal Muslim, una especie de conglomerado de bandas y pandillas de salafistas yihadistas, que alcanza hasta Argelia y el sur de Túnez.

Ansaroul Islam: The Rise and Decline of a Militant Islamist Group in the  Sahel – Africa Center for Strategic Studies
BANDAS de Jama’at Nusrat al-Islam wal Muslim

Son cuatro las iniciativas de “acción y seguridad” desplegados en la zona bajo los auspicios y la legalidad de la ONU y la UE. Está la operación francesa Barkhane, lanzada en 2014, que cuenta con 4500 soldados desplegados. Hay varias tareas de entrenamiento y adecuación enviadas por la Unión Europea, para la capacitación de las fuerzas armadas nacionales.

Francia revisa con el G5 del Sahel su estrategia antiterrorista en el norte  de África | Euronews

Y, luego está la fuerza conjunta y regional del G-5, creada por la Unión Africana en 2017 con los países de la zona, apoyada por la UE, sobre todo, por Francia, contando con 5000 hombres desplegados. Están también implicados en las tareas de combate y patrullaje otros países más lejanos, como Marruecos, Argelia, los EEUU y Arabia Saudita. Aunque las esperanzas de éxito son grandes, las distintas visiones operativas en este abanico de participantes e interesados en la FC-G5, le traen problemas a su despliegues y activación.

(FINAL)

EL YIHADISMO QUE AMENAZA EL FLANCO SUR DE EUROPA

En una zona del Sahara y del Sahel continua, difusa, extensa y de contornos geopolíticos plásticos, que comprende el este de Mauritania, el norte de Malí y de Burkina Faso, el oeste de Níger y las zonas montañosas del sur de Argelia, se extiende el habitat natural de los yihadistas occidentales africanos. La inmensa zona de transición del Sahel ocupa los territorios africanos entre el Sahara y las regiones tropicales húmedas, situadas al sur de ella. El Sahel se ve azotado por sequías pertinaces, que son su principal condicionante geográfico y que extienden progresivamente el desierto hacia el sur y alejan a sus pobladores sedentarios a hacia los países centroafricanos colindantes. El Sahel no es más ya que los terrenos húmedos y verdes de África Central, que están en vías de agostamiento y desertización por el avance incontenible del Sahara y que continúa hacia el este cruzando el Chad y Sudán del Sur, hasta las costas del Mar Rojo de Eritrea y Etiopía.

Bereberia y el País de los Tuaregs.

El país de los bereberes lo forman las tierras interiores de los países del centro y oeste del Mediterráneo africano, Marruecos, Argelia, Túnez y la Tripolitania (el oeste de Libia). Esos individuos de piel blanca, para diferenciarlos claramente de los árabes o morenos (moros) constituyen una mayoría característica en regiones como la Kabila, el Rif y el Aures. Aunque desde finales del siglo VII abrazaron el Islam, los bereberes han sostenido siempre una resistencia correosa y discontinua contra la invasión de los árabes desde el Este, por el mantenimiento de su idiosincrasia y su poder regional en sus tierras. Los bereberes eran cristianos viejos antes de la dominación islámica. Por ejemplo, en el Magreb había 47 obispados funcionando en el siglo V de nuestra era.

Archivo:Map of Berber languages.svg - Wikipedia, la enciclopedia libre

Al sur de Bereberia, formando parte de sus etnias y extendiéndose con el desierto hacia el interior del África, viven los tuareg o al-Tawarik. Éste es el plural de “tarqui”, “tarka”, que son un grupo racial definido y encuadrado dentro de los Sanhadja del Sahara occidental. El nombre podría venir del verbo árabe “taraka”, que significa abandonar, por ejemplo, la religión, convertirse en “renegados”. Y se referiría a la difícil islamización de este grupo bereber. Otros investigadores derivan el nombre del árabe tharik, camino. Para designarlos como “ladrones de caminos”, por el control total que ejercieron durante siglos y hasta hace bien poco sobre las grandes rutas transaharianas, y sus saqueos habituales de las poblaciones negras del Sahel. Su origen organizado e independiente surge con la reina Tin Hinan, que se trasladaría desde el desierto occidental a las montañas del Hoggar. Y desde allí se extendieron posteriormente por las regiones meridionales del Sahara y del norte del Sahel. Existen enterramientos muy ricos de mujeres, que proceden de esta época más o menos idealizada. Este origen matriarcal se ve apoyado por su tradición cristiana y establece una filiación y una herencia materna en los clanes tuareg. Y hace que la mujer tarqui goce de unas libertad, estima y prerrogativas, que son desconocidas en el mundo musulmán. En cuanto forman una nación sin estado propio, los tuareg están repartidos en ocho federaciones tribales. Las cuales se agrupan geográficamente en los tuareg del norte, los Tassili N-Ajjer, Hoggar y Adrar y los del sur, los Awelimid y Kel Wi del Air.

Tin Hinan - Wikipedia, la enciclopedia libre
REINA TIN HINAN

Su estructura social los divide en clases poco permeables, en virtud de sus orígenes citados y de los oficios que realizan. Los tuareg de las clases superiores tienen el privilegio de usar un velo coloreado con índigo, que da a toda la etnia su nombre popularizado, los “hombres azules”. Los jefes o amenokales son aquí “primus inter pares”, elegidos por las clases nobles y los guerreros en sus asambleas soberanas, que toman o ratifican todos las decisiones importantes para el clan. Esos jefes locales son como negociadores privilegiados con los distintos gobiernos o autoridades, que gozan de una autoridad personal más que institucional, y cuyos acuerdos pueden ser ignorados por los varones adultos, si no están revalidados por aquellas asambleas. Hoy en día los tuareg se despliegan por un vasto territorio, sin fronteras ni tierras bien definidas, procurando una sedentarización, que sea la base de un mínimo desarrollo social y económico desde el puro nomadismo. Dicho espacio geográfico actual coincide con el “habitat subversivo”, que se superpone a él, donde se asientan los distintos grupos yihadistas activos en el África noroccidental desértico.

Tuaregs aprende todo sobre la historia, ubicación significado y mas
TUAREG O BEREBERES DEL DESIERTO

Los tuareg se dedicaron desde tiempo inmemorial al pastoreo nómada de camellos, ovejas y cabras. Aunque sus principales, riqueza, poder y status provenían del “control” de las rutas de caravanas que cruzaban su vasto territorio. Este control lo ejercían con una combinación ecléctica de fielatos, rapiñas y como conductores y auxiliares de las caravanas. Este dominio de las vías comerciales y de avituallamiento, no perturbado por los colonizadores europeos, les proporcionaba una importante influencia sobre los mercados de origen y destino de aquéllas. También asolaban las poblaciones negras asequibles a sus territorios, robándoles los bienes y capturando esclavos para su servicio y para la venta. La aparición bastante abrupta de los nuevos estados independientes africanos tras la II guerra mundial, quebró definitivamente este poderío económico y la influencia sobre las poblaciones aisladas en dichas rutas. Al ir coartando sus libres desplazamientos, al mismo que perdían la exclusividad de los transportes y portes por su transpaís con la progresiva motorización en aquéllas. Su transhumancia y su capacidad de adaptación a los períodos de sequías fueron también estrangulándose. Así, las sequías de los años 70 y 80 forzaron a familias y pequeños clanes a instalarse junto a los núcleos urbanos cercanos en Argelia, Libia y Nigeria. En estos momentos, la población total de etnia tuareg que vive en su habitat natural e histórico y sus aledaños geográficos oscila entre 1,2 y 1,5 millones de personas. Y en esos territorios de tantos países la densidad de la población es repetitivamente de 1,5 personas por Km2.

Tombuctú - Wikipedia, la enciclopedia libre
TUMBUCTÚ

Los tuareg siempre se opusieron a la formación de estados centrales, que proyectaran su acción dentro de su territorio. Así lo hicieron por la fuerza contra los imperios negros de Malí y Songhay, los cuales también elevaron a Tombuctú a la categoría de capital cultural del Magreb en el Alto Medioevo. Tombuctú fue fundada por los tuareg al inicio del siglo XII, que siempre la consideraron de su propiedad y, a lo largo de los siglos, la reconquistaron varias veces, la última en el período 1863-1893. Los tuareg son musulmanes de la periferia del Islam, donde no llegan con plena potencia e interés las doctrinas ortodoxas o radicales. Los condicionantes naturales y políticos de su transpaís han sido siempre duros. Ellos han desarrollado una resilencia, una resistencia humana para sobrevivir y perdurar en sus tierras perennes. Entonces, no sólo su religión sui generis es una virtud de su etnia. También son virtudes para ellos el mutuo juego de derechos y deberes, que se derivan de las relaciones entre las personas y los grupos familiares, clanes y tribus. De donde derivan la identidad personal, referida y comparada a sus iguales, y la mutua protección de individuos y sus sociedades primitivas.

Qué ha pasado en Mali tras el golpe? El peligro para Europa está en los  militares
MILITARES MALIENSES: MUY BUENOS EN FORMACIÓN O PARADA.
PEORES EN PATRULLAJE O COMBATE

Así, no es de extrañar que en los momentos de máxima debilidad del estado maliense, los tuareg se apoderaran del norte de Malí y hayan hecho a Tombuctú su capital política. Conviviendo por mutuo aprovechamiento y a regañadientes con el asiento de los grupos yihadistas internacionalistas en ciudades como Gao, Kital y la propia capital, en el interior de su República del Azawad. La república de Malí llegó a ser un estado en vías de claudicación. El ejército intentaba imponerse en el norte a los tuaregs y a los brotes verdes islamistas. Pero, carecía de motivación, de espíritu de cuerpo, de entrenamiento y equipos y de voluntad profesional. Los generales dirigían desde Bamako las acometidas espasmódicas contra los asentamientos rebeldes más evidentes y permanentes. Y los oficiales y suboficiales, entre ellos las capacidades eran similares, intentaban animar e impulsar a sus hombres. Para que, venciendo la natural pereza táctica de combatir, las pequeñas unidades cumplieran sus misiones. Por ello, el golpe de estado del 22 de marzo de 2012 lo protagonizaron, haciendo un gesto de bonapartismo de supervivencia, los capitanes malienses, hartos del mal uso al que eran sometidos.

Un santuario para las bandas yihadistas al oeste de África. Su peligro para el sur de Europa.

Una de las razones de la atracción de esa “zona santuario” para los grupos yihadistas semi nómadas y desarraigados de los pueblos de esos países, es la debilidad endémica de los ejércitos maliense, mauritano, de Burkina Faso y de Níger. Sólo los ejércitos argelinos, en parte el del Chad y de Nigeria están capacitados en estos momentos para llevar a cabo una “guerra irregular” eficaz contra grupos de individuos motivados, entrenados y dispuestos a llevar a cabo su Yihad.

Demostración de fuerza del ejército argelino en la frontera marroquí
BLINDADOS LIGEROS ARGELINOS.

Pero también es necesario que el santuario les ofrezca una seguridad geográfica suficiente, que les proteja de un avance mecanizado desde la profundidad de las zonas en manos de los militares enemigos, nativos o foráneos. En la zona que tratamos no hay grandes bosques, ni poblados importantes, que puedan dar a los terroristas nómadas el refugio necesario para no convertirse en “insurrectos errantes”. Y agotarse así en movimientos superfluos y continuos, a través de las enormes extensiones disponibles de terrenos inhóspitos y libres, sintiendo el aliento del enemigo en sus nucas. Y que les lleven a desear las bondades de la dispersión de sus bandas y el abandono de las armas. Esa protección geográfica se la brindan los macizos montañosos de la zona, que se extienden sin solución de continuidad, abarcando casi todos los países amenazados por el yihadismo afrooccidental. Macizos que están adaptados al escondrijo y el refugio de pequeñas bandas aisladas. Y así, tenemos la Meseta del Djado en el norte de Níger, llegando hasta la frontera con Libia; las alturas de Air (Azbine) situadas en el centro interior de Níger; el Adrar de los Iforas o montes de Kidal que se extienden en el noroeste de Malí, como último refugio de los yihadistas en el Azawad; y, acercándose desde el norte a los otros tres, el macizo elongado de Tass Oua-n-Ahaggar (o Hoggar) del centro-sur de Argelia. Es de señalar aquí que en toda el área internacional que tratamos, existen también multitud de individuos de las etnias negroides subsaharianas, que, en su adaptación a las sucesivas facilidades y dificultades de vida en sus territorios anteriores, también protagonizaron un flujo de población hacia el desierto.

(CONTINUARÁ)