Austerlitz. La Batalla de los Tres Emperadores.

Austerlitz es la Coronación de la Brillante Campaña Francesa de 1805 contra la Tercera Coalición

Introducción  

La primera serie de las guerras que surgen a raíz de la Revolución Francesa terminó con las paces de Loeben (en 1801) y de Amiens (de 1802). Pero entre Francia e Inglaterra los intervalos de paz eran entonces sólo respiros, para poder proseguir su lucha inevitable por la supremacía y la supervivencia en Europa.

En mayo de 1805 estalló la guerra entre Francia y la llamada Tercera Coalición, creada el mes anterior, formada por Rusia, Austria e Inglaterra, su promotora. Un ilusionado William Pitt envió generosamente el oro inglés a sus aliados continentales.

El grueso del ejército francés se encontraba entonces estacionado a lo largo de la costa del Canal de la Mancha, preparándose para invadir Inglaterra. Pero la amenaza para el ejército en campaña, que era el verdadero objetivo estratégico de las guerras napoleónicas (recordemos que las ocupaciones de Madrid, Viena, Moscú, no fueron decisivas), surgía al este, de los ejércitos de los imperios ruso y austríaco.

En septiembre de 1805 Napoleón trasladó su «Ejército de Inglaterra» al Rin, desplegando sus 208.000 hombres entre Maguncia y Estrasburgo y rebautizándolo el «Gran Ejército». El Grande Armée estaba formado por 145.000 infantes y 38.000 jinetes, integrados en 7 cuerpos de ejército, cada uno a las órdenes de un mariscal francés, una gran reserva de caballería a las órdenes del mariscal Príncipe Murat y la Guardia Imperial, directamente bajo Napoleón; a ellos se les añadían 25.000 bávaros aliados.

Tomando como era habitual en él la iniciativa, Napoleón decide dar un primer golpe estratégico contra el ejército de 72.000 austríacos que, a las órdenes del general Mack y el archiduque Fernando, hijo del emperador Francisco II, avanzaba hacia Ulm, sin esperar la llegada de la prometida ayuda rusa.

Napoleón va a utilizar contra los austríacos lo que podemos llamar un esfuerzo operativo de centro de gravedad.

Las características del proceso de establecimiento y funcionamiento de aquél son la originalidad, la flexibilidad del despliegue, la consistencia, la no predictibilidad por el enemigo y la eficacia. El centro de gravedad supone la acción centrípeta de todos los medios y sus líneas de actuación, de la actividad «ramificada» de todas las unidades y los servicios, no necesariamente coincidentes, pero sí convergentes y resultantes en su sinergia, en su eficacia y en su resultado. Mediante las líneas de avance o de acción diferentes y coordinadas inducimos incertidumbre e inseguridad en el enemigo, dispersamos su capacidad de rechazo y perturbamos su plan de defensa y su conducción sistemática.

En un amplio avance de sus cuerpos de ejército independientes, el Grande Armée cruzó rapidísimamente el centro de Alemania, desde el Rin al Danubio, entre los días 25 de septiembre y 6 de octubre. Con esto se interpuso operativamente entre los austríacos y las fuerzas rusas aliadas, aún lejanas. Los austríacos no entendieron la necesidad de la rapidez de los movimientos, pensando sólo en la batalla, como único instrumento de la decisión.

Los franceses iniciaron el cruce del Danubio el día 7 y, durante toda la semana siguiente, Napoleón hizo converger en una enorme espiral constrictora a la mayoría de sus fuerzas sobre Ulm, mientras un cuerpo de ejército vigilaba la posible llegada del general Kutuzov por el este.

El general Mack realizó en vano varios intentos de ruptura, con los mayores esfuerzos en Haslach y Elchingen. Los dos comandantes austríacos se pelearon y el archiduque Fernando se separó del grueso con sus 6.000 jinetes e intentó escapar en dirección noreste, pero, ya cerca de Trochtelfingen, sus fuerzas fueron rodeadas y vencidas por el cuerpo de caballería de Murat. Otros 12.000 austríacos se rindieron en Neustadt.

El general Mack y el resto de sus hombres (unos 27.000, tras los combates e incidentes citados), con Napoleón en escandalosa mayoría a las puertas de la ciudad de Ulm desde el 14 de octubre, salieron afuera para rendir sus armas a los pies de los montes Michelsberg. El general Mack firmó la capitulación del ejército el día 20.

La campaña, sin batallas propiamente dichas, le costó a Austria más de 50.000 hombres, casi el 70% de sus tropas iniciales.

La campaña de 1.805, tras la victoria estratégica sobre el general Mack en Ulm, se remató en Austerlitz.

Los rusos, al mando del general Kutuzov, que acudían como dijimos en socorro de Mack, no se dejaron atrapar y volvieron sobre sus pasos, primero hacia el este y luego hacia el norte del Danubio, alejando más y más a Napoleón de sus bases. La toma de Viena por Napoleón el 12 de noviembre resultó inútil, pues Kutusov seguía rehusando la lucha, evitando incluso dos trampas francesas tendidas por el cuerpo de caballería de Murat. Lo que buscaba Kutuzov era reunirse con las fuerzas del general Buxhowden y del Zar, cerca de Olmutz, antes de volverse contra los franceses. El 20 de noviembre se efectuó la concentración de unos 85.000 soldados austro-rusos, estando presentes el emperador Francisco y el zar Alejandro I.

Napoleón, que había iniciado la campaña contra Mack desde sus posiciones en el Rin con unos 210.000 hombres, se encontraba ahora a 720 Km. de ellas. Las pérdidas derivadas de las marchas incesantes, de los combates y de la necesidad de custodiar su línea de comunicaciones habían reducido su ejército operativo a 55.000 hombres, bajo su mando directo.

Pero Napoleón, descuidado y confiado muchas veces, demostraba sus mejores momentos en las crisis y ahora, con 36 años, un año después de su coronación, estaba en el cenit de su carrera militar. Y decidió elegir un terreno y, sobre todo, preparar a su enemigo durante los días siguientes.

El plan de Napoleón, analizado.

El desequilibrio del enemigo busca convertir en vulnerable su despliegue, ante la inminencia de un combate, para optimizar nuestros resultados y minimizar las pérdidas en él. El desequilibrio del enemigo, junto con su incapacitación funcional, deben permitirnos la actuación sobre sus vulnerabilidades críticas, buscando su desorganización y desintegración, con la menor atrición (en capacidad de combate) y el menor desgaste (en capacidad de movimiento operativo) posibles para nosotros. También exige la actuación decidida, flexible e imaginativa. Los medios intelectuales del ejército, a través del mando, se ponen aquí en prueba y en tensión.

Los factores eficaces del desequilibrio del contrario son la sorpresa, el engaño y la fantasía o apariencias, siempre percibidas como reales y evidentes por aquél. A través de ellos se crea en el enemigo una falsa impresión, bien de oportunidad, bien de temor, bien de desatención, que pretende inducirle a actuar errónea y perjudicialmente para él, sin proponérselo o saberlo. Al buscar y orientarse hacia un ensueño, sus capacidades de combate adoptan y se distraen en un despliegue erróneo, inconveniente y, sobre todo, vulnerable frente a nosotros.

Cuando para el desequilibrio empleamos la oportunidad, buscamos la exaltación del enemigo.

La oportunidad debe ser algo apreciado por el enemigo, una ventaja táctica, que surge de improviso como consecuencia del devenir de la situación planteada o al inicio de ella. No puede aparecer como ofrecida por nosotros, porque entonces no intervendrían los factores citados de la sorpresa y el engaño, aunque sí puede presentarse como algo desatendido o desaprovechado por nosotros. Estas son las cualidades que debe poseer la oportunidad, para que el enemigo perciba en ella no una trampa, sino el beneficio apetecible e/o importante.

La debilidad es un buen cebo para el arrogante. La ganancia lo es para el avaricioso y/o minucioso. Una combinación de estos aspectos de la oportunidad es lo que utilizó Napoleón para desequilibrar a los aliados austro-rusos, preparándolos para vencerlos más fácilmente.

El Emperador ensambla su despliegue.

Las vanguardias de caballería francesa retrocedieron al contacto con las patrullas cosacas, cerca de Olmutz. Seguidamente Napoleón evacuó la villa de Austerlitz y, aún más demostrativamente, evacuó las alturas de Pratzen. Incluso llegó a ser especialmente cortés con el pedante enviado ruso conde Dolgorouki, escoltándolo personalmente hasta las avanzadillas francesas. Los aliados, tentativamente, le ofrecieron un armisticio, a la espera de dar tiempo a que se les unieran los archiduques Carlos y Juan, que se acercaban desde el sur con otros 122.000 austríacos.

El 1 de diciembre los aliados avanzaron desde Olmutz y ocuparon el Pratzen. Por su parte, Napoleón recibía el refuerzo de los cuerpos de ejército I y III, de los mariscales Bernadotte y Davout, que acudían desde las guarniciones de la línea de comunicaciones de Iglau y Viena, incrementando hasta los 73.000 hombres sus efectivos disponibles.

Napoleón iba ahora a ofrecer el cebo de un debilitado flanco derecho a los aliados, ya ansiosos por llegar a conseguir una victoria sobre el odiado joven emperador, que habían vislumbrado como posible. Además, la victoria y la penetración aliada en esa zona, tras sus líneas, cortarían a Napoleón la retirada hacia Viena. Y le dejarían aislado, en terreno hostil, rodeado de enemigos, sin refuerzos a mano, que ya habían acudido, y en enorme inferioridad numérica (sería un triunfo estratégico). Aquello era demasiado para el zar Alejandro (su presencia se inmiscuía necesariamente en la autoridad de un general en jefe en campaña) y para muchos jóvenes generales, que desoyeron los consejos de prudencia de Kutuzov. Asimismo, las dudas del emperador Francisco también podían ser ignoradas, porque ¾ partes del ejército aliado eran rusos.

A la derecha del despliegue francés, que se extendía unos 6 Km., el general Le Grand recibió sólo el esqueleto de una fuerza con el que mantener la línea del arroyo Goldbach y el pueblo de Zokolnitz, en la dirección de Viena, y se le prometió la ayuda de la división de Friand, del cuerpo de ejército de Davout. En el área de Santon, que fue fortificada, al norte, descansaba el flanco izquierdo francés, que estaba confiado al V cuerpo del mariscal Lannes, a parte de las tropas de Bernadotte y a una parte de la reserva de caballería, a las órdenes directas de Murat. Ambos flancos tenían una función defensiva. En el arroyo de Bosenitz, el pueblo de Puntowitz y la colina Zurland, de sur a norte, se concentraban el grueso de los cuerpos de ejército I y IV, éste a las órdenes del mariscal Soult, el resto de la caballería de Murat, la división de Oudinot, la reserva de artillería del Grande Armée y la Guardia Imperial.

El despliegue aliado se extendía más oblicuamente, a lo largo de unos 10 Km., desde el pueblo de Aujest Markt a las alturas de Goldbach. Era fuerte en su flanco izquierdo, muy reforzado en el centro y débil y alejado en el derecho. Éste último estaba cubierto de norte a sur por las fuerzas de Bragation, la caballería de Lichtenstein, concentrada junto a Austerlitz y el cuerpo de Constantine, como reserva central (la Guardia Imperial rusa, con 8.500 hombres de élite), al noreste de Krenowitz, que engranaba con el cuerpo de reserva de Kollowrath, al oeste de ese pueblo.

El plan de Napoleón preveía que, cuando los aliados se hubiesen lanzado sobre el flanco derecho francés, debilitando al máximo su centro al noreste y sudeste del pueblo de Pratzen, en persecución de la apariencia creada, el cuerpo de Soult avanzaría sobre la meseta donde se asentaba aquél, rompiendo el gozne del dispositivo aliado. El resto de las fuerzas que quedasen aún como reservas, penetrarían por la ruptura y envolverían hacia el norte o hacia el sur los flancos derecho o izquierdo aliados.

Según el plan aliado, más de la mitad de las fuerzas aliadas, al mando del general Buxhowden, romperían el frente del arroyo Goldbach, bloquearían la carretera de Viena y avanzarían hacia el norte, despejando todas las posiciones francesas. Poco después de la ruptura, la reserva del general Kollowrath, unos 15.000 hombres, descendería de las alturas de Pratzen para apoderarse de Puntowitz, rompiendo el gozne de la línea francesa. Una tercera fuerza, de menos de 18.000 hombres, a las órdenes del general Bragation y del príncipe de Lichtenstein, se acercaría a Santon y fijaría allí las fuerzas francesas.

Desarrollo de la batalla.

Hacia las 4 de la mañana del 2 de diciembre, primer aniversario de la coronación de Napoleón, los dos ejércitos comenzaron sus movimientos. Hacia las 9, con las tropas de Buxhowden totalmente empeñadas y habiendo descendido detrás de ellas una parte de la reserva de Kollowrath, situada en su centro, Napoleón ordenó el asalto de las alturas de Pratzen. Las dos divisiones del mariscal Soult ocuparon rápidamente la zona, sorprendiendo y condenando al ejército aliado.

A partir de ahora se trataba de atender, sin llegar a agotar las reservas, a las distintas crisis locales que emergerían sin dudar.

Los granaderos de Oudinot fueron enviados desde la colina Zurland a apoyar el flanco sur, donde se estaba librando la batalla principal. Bernadotte avanzó hasta el pueblo de Blaswitz, para cubrir el flanco norte de Soult. La caballería de Murat en la colina Santon tuvo que empeñarse contra la caballería de Lichtenstein, para apoyar a los novatos del cuerpo de Lannes, que vacilaban. Hacia las 10:30 Kutusov consiguió traer hacia Pratzen a parte de las fuerzas de su ala izquierda y Soult, atacado por tres lados, tuvo que empeñar a parte de la reserva de artillería para contener al enemigo con su fuego de atrición. Napoleón avanzó su cuartel general y la Guardia Imperial, la reserva aún no empeñada, hasta Putowitz, en las faldas de Pratzen.

Hacia la 1 de la tarde Constantine y su Guardia Imperial rusa atacaron a los cansados franceses en Pratzen. La primera línea francesa cedió. La caballería de la Guardia Imperial francesa, al mando del mariscal Béssiers y del general Rapp, atacó a los rusos y los pusieron en fuga. Y Bernadotte, desde Blauswitz, envió una división en apoyo del centro.

Las crisis tácticas habían sido superadas. Napoleón podía ahora rematar su triunfo y miró hacia el sur.

Las fuerzas restantes de Soult, de Le Grand y de Davout y la Guardia Imperial francesa atacaron concéntricamente a los dispersos hombres de Buxhowden. Hacia las 15:30 todo había terminado. Por su parte, el general Bagration se retiraba de Santon y Kutusov y los dos emperadores y sus séquitos huían desde Krenowtz y Austerlitz, protegidos por la Guardia Imperial rusa.

Resultados y Consecuencias. 

Los franceses habían perdido el 11,4% de sus hombres, unos 1.300 muertos y 7.000 heridos y desaparecidos. Las bajas aliadas fueron de 16.000 muertos y heridos y 11.000 prisioneros ilesos, que suponían el 32% de sus fuerzas. Además, se les tomaron 180 cañones y 45 banderas.

La Tercera Coalición había desaparecido en una brillante campaña con dos batallas. En la lejana Inglaterra, las noticias del desastre hicieron que William Pitt, perdidas sus esperanzas, dijese: «Guardad el mapa de Europa». Al cabo de pocos meses, murió.

Napoleón distribuyó amplias recompensas entre su Grande Armée: fueron concedidas pensiones para todas las viudas; los huérfanos fueron adoptados por él, que les permitió añadir Napoleón a sus nombres y, además, serían educados por el Estado; todos los mariscales y generales recibieron dos millones de francos en oro.

 

 

 

 

  

   

 

Suggested reading for professional armed forces.

I offer a books´list on military theory, which reading will be very useful to you. And that I consider to be fundamental to know better the military topics and not simply to read a more or less repeated history.

I am including one of my book, fruit of my years of dedication to this topic, which content you can examine in www.amazon.com.

“Maneuver Warfare Handbook” by William Lind.

The classical on modern maneuver warfare. Used by the Marines Corps. It is based on the German experience in the World War II. That in turn is an extrapolation to the mechanized war, of the experiences developed by the Stormtroops (infantry assault forces) in the I World War.

“The Art of War” by Sun Tzu. Samuel Griffith’s translation is the best of all.

The permanent and global chinese military theory from a classical author. Its style and content characteristics support the idea of one unique author. With each useful reading, more shades and perspectives are caught. That come to fruition in major richness, agility and depth of thought.

Other «Chinese» books give you a number of strategies (the 33, the 36, the 100, etc.). Its utilization is based on its constant memorization or on iits permanent application. I consider them to be slight practical, for the profuse, diffuse and still confused character of many ancient authors of the Han etnia. What does happen if a different case arises? It seems as if they wanted to conceal their supposed wisdom from the not initiated ones.

“The Soviet Conduct of Tactical Maneuver” by David Glantz.

The Soviet military doctrine that won the War, fully explained. With them they won the II World War. And imposed their economic social system in half Europe, supposed «liberated» from the Germans.

“Forward into Battle” by Paddy Griffith.

Excelent book about last two centuries’ military tactics, extensively presented. It has detractors for its sometimes breaking vision.

«On War» by Clausewitz.

It is an extensive work, since it fits with the epoch, in which writing little was a sign of inconsistency, little importance and scanty reflection. The books or parts that compose it were finished in variable degree by the author, whose premature death did not allow its conclusion. We are interested in the first chapters on the theory and the philosophy of the war. Other books treat on the tactics of a period in which the enemy deployment was staying at the sights of the enemy command and his HHQQ and auxiliary, placed in a nearby height. He praises Liddell Hart’s opposite: a decisive battle using the maximum own concentration and power on the enemy army. In an age of masses armies, inaugurated by Napoleon, soon was clear that it was not possible to win a war between full armed nations, in an alone great battle. It was necessary a campaign with successive victorious operations, looking for the achievement of the military goals of the campaign (theatre of operations, Europe, Pacific Ocean, Africa) or the strategy. In addition, already there did not exist a genius advanced to his epoch as Napoleon.

“Maneuver Warfare: An Anthology”, compiled by Richard D. Hooker.

Short articles of some of the best modern military writers on that topic. It has works from Rommel, Leonhard, John Antal, etc.

“The Art of Maneuver” by Robert Leonhard.

One of the first full theory about maneuver warfare. And he stands out strongly, expanding the ideas torrent of this theory in development those moments.

“Race to the Swift” by Richard Simpkin.

On maneuver warfare. The best book of this British military thinker. Its reading is some difficult, for its language erudition.

“Manual de Táctica”, dos tomos, by Eike Middeldorf.

It is the most complete and current manual on modern tactics that I have found. It has chapters about land warfare using atomic tactical bombs and on the particular conditions of fight: by night, in forests, with extreme cold, etc.

“Strategy” by Basil Liddell Hart.

Best military theory by B. L. Hart. Easy to read.

“The Foundations of the Science of War” by John Frederick Charles Fuller.

The best book about military principles. Hard to read sometimes. Almost 65 years after its first edition, it was reprinted by the Marines Corps. I got a first edition copy from an American university library (Lancaster, Pa.). It had many critiques and later the author went back on the underlying ideas in the book. The critiques, in turn, had as bottom that he had an eccentric personality, in a group (the military men) tremendously conservative and established by protocol. He had mystical streakes (Hindu philosophy, yoga) and flirted with the Nazi, being got by Hitler.

“On the Nature of War” by Enrique Alonso.

The “how to do” in war. Recent, full and unusual military theory. It is based in 10 “operational systems”.

“Understanding War” by Trevor N. Dupuy.

It is a combat theory, based on History, military factors and its figures. I find that his «friction» concept development, took from Clausewitz, is deviant. And he exposes another concept different from Clausewitz.

HEZBOLLAH.

, a la VANGUARDIA del nuevo “Totalitarismo Supranacional Antidemocrático Revolucionario” (el TSAR) del siglo XXI: el «Fundamentalismo Islámico Radical Intransigente» (el FIRI).
 
Brillantes, característicos y terribles orígenes.
La organización surge después de la invasión israelí del Líbano en junio de 1982. Aprovechando la gran confusión reinante por ello, entre las distintas facciones libanesas, los estados vecinos y las grandes potencias. Hezbolá va a prosperar en el vacío de poder y acción creado por la frustración de unos y el cansancio y el escepticismo de otros. Su catalizador va a ser la república islámica de Irán, que va a infiltrar, a través de la cordillera del Antilíbano hasta el altiplano de la Bekaa, a sus “voluntarios” capaces y motivados, a lo largo de los primeros meses siguientes a la invasión. No fueron demasiados. Pero sí los suficientes para adoctrinar, entrenar milicias armadas y patrocinar e impulsar la creación de grupos locales activos chiitas. Éste fue el núcleo primigenio de Hezbolá.
Al cabo de un año se desparramaban por Beirut y por el sur del país. Hezbolá se ha ganado una fama respetable, no sólo por emplear formas singulares de violencia, sino también porque rara vez desaprovecha una oportunidad importante o juega mal sus cartas. Ya en octubre de 1983, Hezbolá destrozó los planes y decisiones de los gobiernos estadounidense y francés, en una sola mañana de ataques suicidas contra los contingentes militares de esos países acuartelados en Beirut. Seguidamente se aseguró que el éxito de la retirada de las fuerzas sería irreversible, mediante una calculada campaña de secuestros y de toma de rehenes, con la ayuda de los iraníes, que alcanzó a otros países del Cercano Oriente. Al mismo tiempo, lanzó una campaña de guerra de guerrillas contra los israelíes asentados en el sur del Líbano, obligándoles a replegarse a una estrecha zona de seguridad lindante con su frontera. Los triunfos, a su escala, se acumularon hasta 1987. Esto le ganó nuevos enclaves y más miembros y simpatizantes, consolidando su implantación en los territorios chiíes. También se fue ganando inevitablemente una reputación temible, que hizo que su nombre quedara ya como sinónimo de terrorismo.
En 1987 terminó su período “antiguo heroico”. Las tropas sirias alcanzan Beirut oeste en febrero de ese año, decididas a aumentar y asegurar su influencia y su implantación en el país, al que consideran parte de la “Gran Siria”. Entonces, Hezbolá se ve obligado a emplear gran parte de sus energías en defenderse del doble “envolvimiento físico ideológico” generado por los sirios y por la organización chiita Amal, que es respaldada por Siria. Los primeros limitan la expansión territorial natural de Hezbolá. Los segundos compiten por la lealtad de los chiitas libaneses. Tras varios años de enfrentamientos entre ambas milicias armadas, finalmente Hezbolá llegó a fagocitar a Amal. 
 
El chiismo como cisma del Islam.
El Islam es, en su acepción más simple, una fe sencilla, con ritos externos y sociales bien definidos, fácil de seguir y cumplir. Los ritos son acciones sacralizadas por una religión y necesarios para que ella se imbuya en el alma personal y colectiva de los creyentes. En el Islam existen cinco grandes ritos, que se simbolizan en su iconografía por una mano abierta: La profesión de fe, corta declaración que abre a cualquiera la entrada al Islam; las 5 invocaciones diarias (el Salat) a Alá; el ayuno del mes de Ramadán (el Roza); la caridad (el Zakat) con los desvalidos, impedidos y pobres (por este orden) de la Umma (comunidad musulmana universal) y la peregrinación a La Meca o Hajj al menos una vez en la vida, si se poseen recursos, que se realiza en comunidad entre el séptimo y el décimo día del último mes del calendario lunar, Dhul i Hijja. La administración del Zakat corresponde a los ulemas o a los clérigos, según las sectas. Esto les da un poder y una independencia que ningún poder civil laico de los países musulmanes se ha atrevido nunca a cuestionar, no ya a enfrentar. 
La Yihad, la guerra santa, el esfuerzo de sangre en el sendero de Alá, va dirigida contra aquellos que amenazan la Umma. Estos pueden ser tanto los infieles hostiles externos, como los no musulmanes que conviven en “dar el-Islam”, las tierras donde la Umma domina políticamente, y que han roto su “pacto de protección” con ella. A éste tienen derecho teórico los judíos y los cristianos, como gentes citadas en el Corán y que detentan algunos de los libros considerados también como proféticos por el Islam. Se considera a la Yihad una obligación prácticamente igual a uno de los llamados Cinco Pilares del Islam, ya citados. El Corán tiene numerosas aleyas o versículos que prescriben y alientan la lucha armada en el camino de Alá.
Existe una gran diferencia ideológica y práctica entre el sunismo y el chiismo. Éste se siente perseguido, en razón de la ortodoxia dinástica e ideológica que proclama y defiende. El cisma en el Islam se incoa a partir del cuarto califa, Alí, primo, yerno y compañero del Profeta. La muerte de su nieto Hussein en la  batalla de Kerbala (Irak), en el año 680, marcará el principio real del cisma entre los chiíes y aquellos a quienes se llamará más tarde suníes. Anclado en el pasado original, el chiismo no evoluciona y admite menos fuentes de revelación, como parte de sus señas de identidad. Así, asume históricamente una actitud fatalista, pasiva, incluso de sufrimiento físico por ello, a la espera del retorno del último (califa) imam desaparecido, el séptimo desde Hussein. Imam es el nombre que toman los grandes guías político religiosos en el chiismo. Aquél, que está escondido, no muerto, regre-sará como Mahdi (el guiado por Alá), en un momento dado de la Historia, para hacer triunfar a la Umma ortodoxa (los chiíes). Pero también se han dado en el chiismo casos de acción insurgente, incluso con cierto éxito e implantación popular activa, como en el Irán de Jomeini, o en El Líbano con Hezbolá o partido de Alá. Los chiíes constituyen hoy alrededor de un 12% de todos los musulmanes. Son mayoritarios en Irán, Azerbaiyán, Irak, Bahrein y en el sur del Líbano. Existen minorías chiíes significativas en otros países como Siria, Afganistán y Pakistán.
Como resumen de sus actitudes hacia su exterior, las otras religiones mundiales e ideologías políticas extrañas, podemos decir que con el chiismo es necesario negociar hoy en día desde una posición de determinación y fortaleza. Que les transmita convencimiento y seguridad y les genere respeto en el adversario interlocutor. Por su parte, el sunismo está más preparado para tratar y aceptar la convivencia pacífica y las relaciones de todo tipo con otras religiones e ideologías, al menos en determinados momentos y países.
La concreción de la ideología política. Los mecanismos de captación de activistas y sus bases sociales.
Hezbolá ha renunciado a dar su lealtad al Líbano e incluso, como podría intuirse, a Irán, como estados modernos. En su pensamiento ideológico no hay cabida para los naciona-lismos árabes o persas. Estos sólo dividen a los musulmanes (la Umma), mediante fronteras artificialmente creadas por intereses espurios, lejos de aquella realidad socioreligiosa. Un claro ejemplo del rechazo al panarabismo lo tenemos en el discurso pronunciado por el jefe local árabe chií del sur del Libano, hace bastantes años, durante la visita a la zona del encargado de negocios iraní en Beirut: “Aquí no existe la hermandad árabe o el sentimiento nacionalista. Los árabes jamás nos han ayudado, a pesar de la continuación de la crisis que padecemos. Ahora ellos cooperan con Satán, que también trajeron a nuestro país. ¿No es el Islam el que ha traído aquí al hermano Nurani (el iraní visitante)? ¿Dónde están los árabes? ¿Por qué ha venido un persa, pero no un árabe, de nuestra raza? Esto demuestra que el verda-dero lazo entre los hombres es aquél de las creencias y los pensamientos. No tenemos otra solidaridad o un común denominador con nadie que no crea en Alá y en su Profeta”. En el léxico de Hezbolá, a la república islámica de Irán se le llama “Iran el-Islam”, indicando que Irán es sólo una provincia del gran “dar el-Islam”, el futuro califato mundial, la Umma en acción, en su versión chiita.
Al contrario de lo que algunos deducen, la visión hostil de Hezbolá hacia Occidente se deriva más de los dogmas político religiosos de la organización islamista totalitaria, que de las políticas exteriores de las potencias democráticas. Durante la corta guerra de 2006, Hezbolá condujo su campaña operativa con un elevado conocimiento estratégico y táctico y gran profusión de armamento convencional. Sus ideólogos entienden y valoran su “esfuerzo de sangre” como parte de la guerra del Islam contra los infieles. Una guerra general sin fronteras convencionales. Y cuyo objetivo es, primero, redefinir el mapa de Oriente Próximo según aquellos intereses, y, finalmente, llegar a establecer un orden mundial islámico ortodoxo.
Los pensadores de Hezbolá no consideran al Líbano como una realidad posible ahora. Sólo cuando se elimine la influencia occidental en la zona y se destruya a Israel, podrá tener entidad propia un Líbano musulmán. Para Hezbolá el mundo occidental es uno en su ene-mistad y hostilidad hacia su visión de unidad mundial islámica. En ese rompecabezas deli-rante, los Estados Unidos (el Gran Satán) son el mando de esa conspiración y su campaña agresiva. En ellas Israel es un arma más contra los musulmanes. Sólo que es muy activa, cercana y, hasta ahora, muy eficaz. No estamos olvidados los otros países modernos demo-cráticos en ese papel atribuido y sellado a nuestro pesar. Francia, Alemania, Gran Bretaña, etc., e incluso Rusia y, últimamente, China son socios, correligionarios, colaboradores, ami-guetes de Satán. Esto de “Satán y compañía” le da unidad de propósito y coherencia a Hezbolá. Sólo la “unión del Islam” puede derrotar a esa tremenda confederación de infieles. Y de aquí, por ejemplo, el reconocimiento de Hezbolá al Irán islámico militante y provocador, como parte de aquélla.   
El reclutamiento de activistas y simpatizantes se realiza también a través de las estructuras sociales naturales del Líbano, a saber, el vecindario, el poblado, el clan y la tribu. Así, en sitios donde la lealtad es dada tradicionalmente al clan, como en las partes del sur del país o de la Bekaa, lo común es que un clan en masa se integre a la vez en Hezbolá. Y así sirven también a los intereses materiales colectivos, concretados, por ejemplo, en programas de “desarrollo o reconstrucción” con financiación foránea. Esto lleva a que en las zonas mencionadas existan ciertas colectividades, áreas, poblados que se identifican totalmente como enclaves de Hezbolá, y que constituyen núcleos de reclutamiento naturales de la organi-zación. Los barrios del sur de Beirut, que en su época original eran meros asentamientos de chabolas, están habitados por individuos relativamente pobres, que en su día emigraron desde el valle de la Bekaa o desde el sur del país a la capital. Buscaban esa mejora en sus condi-ciones de vida que el campo atrasado no les daba. Pero que tampoco la concentración de financiación, capital y tecnología de la capital y su funcionamiento, ni los sobresaltos bélicos periódicos les dieron o les facilitaron. Aquéllos conservaban sus lazos de tribu y de clan con su tierra, y también fueron fácil presa de los clérigos de Hezbolá. Éstos predicaban incan-sablemente en las mezquitas, las concentraciones de todo tipo, los funerales y las bodas. Dondequiera que una multitud se formara o reuniera para cualquier actividad social de masas.  

Las características socio religiosas totalitarias de Hezbolá.
Hezbolá se ha configurado y establecido como una sociedad musulmana clásica, integrada, completa y autosuficiente. Se ocupa de todo y atiende a todos. En todos sus períodos de paz ha invertido sus esfuerzos y medios, en mejorar y consolidar sus capacidades económicas y su arraigo social en sus bases. Claro que la producción en sus territorios de los bienes y servicios necesarios en una sociedad moderna, no es suficiente. Y sus métodos locales y poco integrados son costosos en recursos y poco eficientes en relación con los resultados. El único recurso productivo sobreabundante es el tiempo de sus habitantes. Pero si no hay creación de bienes y servicios, no hay posibilidades de sustento y de supervivencia, y no digamos de progreso y cultura. Esto se compensa con los fondos que fluyen generosa-mente desde Irán, junto con armas ligeras y pesadas de infantería, minas y cohetes de artillería reactiva. Aquéllos son como un impuesto religioso revolucionario que pagamos los compradores del petróleo crudo iraní. El yugular estas vías de aprovisionamiento de armas, mercaderías y financiación es un objetivo estratégico de primer orden para los israelíes.
Los gobiernos laicos o nacionales libaneses han fallado en atender y proteger a toda su población. Siempre han sido débiles, muchas veces más preocupados de su supervivencia, en los torbellinos periódicos de incremento del desorden civil, la anarquía o el enfrentamiento sectario entre las distintas religiones y sus ramas y etnias que habitan en El Líbano. Hezbolá se ha ocupado de levantar, dotar de medios materiales y humanos, y mantener escuelas, hospitales y centros locales de distribución para los habitantes de las zonas que controla. Hezbolá prima a las familias de los muertos o heridos graves o a los damnificados en sus negocios, propiedades y viviendas por el cese o la detención de sus actividades o por la destrucción o el daño de esos bienes, en sus enfrentamientos con Israel.
En Hezbolá se da un fenómeno fuerte integrador de fanatismo: el Paraíso prometido ya está aquí o, al menos, al alcance de la mano del simple creyente fiel. Consiste en integrarse en la Umma y cumplir unos preceptos claros y sencillos (véase más arriba). Luego les predican que el Corán dice que si pelean en el “esfuerzo” de Dios, Dios “les reforzará en su resolución y les dará la victoria” (ojo, a la Umma). Y a los que mueren en ese camino de rosas, el premio inmediato y seguro es el “jardín de las huríes” por un tiempo indefinido (ojo, no necesariamente eterno). Donde todos sus apetitos sensuales serán satisfechos a ésa, su escala personal mundana. Y los que no caen, especialmente si se trata de las familias o los clanes más antiguos de la “comunidad”, verán incrementada su riqueza material con buena parte del botín de guerra tomado a los infieles. Es todo un programa completo, sencillo, alcanzable, coherente y satisfactorio, sobre todo para los oprimidos, los sin salida, los agobiados, los perseguidos y los resentidos.

El espacio geográfico militar libanés.
El territorio libanés está casi enteramente formado por las cordilleras llamadas del Líbano y del Antilíbano y sus estribaciones. Ambas se extienden de norte a sur, paralelas a la costa y separadas por la depresión relativa de Bekaa, que es realmente un altiplano. La cadena del Antilíbano, que forma la frontera con Siria, es algo más baja; su cima culminante, el Hermón, tiene unos 2800 m. de alto. La cordillera del Líbano, cuya altura culminante es el Gurnat al Sauda, con unos 3100 m. de altura, deja una estrechísima franja llana a todo lo largo del litoral mediterráneo, de unos 10 Km. de ancho como máximo. Ésta se divide en la llanura de Akkar, al norte, en torno a Trípoli y la llanura de Tiro, al sur de Beirut, la más ancha. El clima de las montañas es de extrema rigurosidad invernal, ya que las alturas aíslan el interior del país de las suaves y cercanas influencias marítimas, que sólo benefician a las llanuras costeras.
La depresión de la Bekaa es una dura estepa, casi como los desiertos arábigos que alcanzan a Siria, donde no son suficientes los regadíos del Orontes y del Litani, que la recorren parcialmente. El primero corre de sur a norte, desde Laboue hasta desembocar en el lago Homs, ya en Siria. El segundo, más largo y caudaloso, corre de norte a sur, naciendo cerca de la ciudad de Baalbeck, hasta el castillo de Beaufort. Aquí hace un brusco giro de 90º, libre ya de las montañas que lo encajonaban, y va a dar en línea recta y con un recorrido final de unos 25 Km. al mar Mediterráneo.
Uno de los accesos estratégicos al interior del Líbano, desde su frontera sur con Israel, de apenas unos pocos Km. de ancho, permite alcanzar rápida y fácilmente a unas fuerzas mecanizadas modernas las principales ciudades costeras de ese país, aprovechando la buena transitabilidad que a ellas les ofrecen las estrechas y alargadas llanuras litorales. El terreno llano o suavemente ondulado de ellas es especialmente favorable para el ataque de fuerzas interarmas o de armas combinadas, incluso aunque aquél esté preparado para el rechazo fijo. Éste acceso está abierto y diáfano para el Tsahal.
El otro acceso al interior profundo del Líbano permite llegar a la extensión del altiplano de la Bekaa. Es un área montañosa de unos 650 Km2., hasta Hasbaya aproxima-damente, con curvas de nivel bastantes suaves, que van desde los 400 m. a los 900 m. sobre el Mediterráneo. Por él se alcanzaría la frontera norte del país con Siria, que es la entrada natural de las fuerzas regulares intervencionistas imperialistas sirias en el Líbano. También desde la Bekaa se podrían bloquear todos los pasos de contrabandistas a través de la cordillera Antilíbano. Éstos sirven de entradas clandestinas para el abastecimiento de Hezbolá con armamento iraní, especialmente los cohetes balísticos mejorados. Con los que contó con profusión escandalosa y exhibición inagotable en la corta guerra del verano de 2006. En este acceso están asentadas a horcajadas y apoyadas en él, las mejores fuerzas semiiregulares ligeras de Hezbolá. Sus alturas suaves y medias de color gris pálido les ayudan a formar una gran “región de defensa” semimóvil, extensiva, engañosa y complicada, que busca enmarañar y castigar a las fuerzas del Tsahal. Las cuales están acostumbradas y entrenadas para la maniobra rápida, favorable, potente, decisiva y con pocos costes de todo tipo, en sus operaciones de fuerzas mecanizadas.

Principales características favorables de los combatientes de Hezbolá, para poder sostener en sus términos semiirregulares una guerra con el Tsahal.
Hezbolá cuenta con una importante simpatía entre sus seguidores chiíes para sus obje-tivos socio religiosos. Aquéllos habitan sus “bases” estables, numerosas y extensas. Hezbolá tiene una red popular de apoyos y de inteligencia bien desarrollada. Las “bases” de Hezbolá le permiten tener un acceso fluido y elevado a la comida, los abastecimientos y los reequipamientos necesarios para sus enfrentamientos irregulares. Hezbolá cuenta con mandos carismáticos, alumbrados por su raíz religiosa.
Los guerrilleros poseen una capacidad táctica importante, desarrollada en los entrena-mientos y los combates a lo largo de los años. Sus fuerzas principales no son una milicia religiosa, sino que se equiparan más bien a una infantería ligera semirregular. Las fuerzas semirregulares de Hezbolá tienen una alta motivación ideológico religiosa y una firme voluntad de aceptar, al menos temporalmente, elevadas pérdidas y penurias en la lucha.
El terreno en el que pelean y que defienden es montañoso, pero no inclemente, ni excesivamente abrupto. Esto les brinda ocultamiento de las vistas y fácil protección, con algunas obras de campaña, de los fuegos pesados. Asimismo, dificulta el avance enemigo, lo canaliza a las vías existentes (las cunetas tienen demasiada pendiente o son reforzadas con cortaduras) y permite someterlo en la profundidad del despliegue a numerosas y escalonadas emboscadas de fuego antitanque y de armas pesadas de infantería. Las zonas defensivas diferentes cuentan con sucesivas posiciones de defensa preparadas, donde se repliegan los semiirregulares si es necesario. Los soldados israelíes no son entrenados para combatir rápidamente y con éxito contra estas formas de lucha de rechazo. Una de las armas más nombradas en Occidentes, los Improviced Explosive Devices, que dicen que les facilita Irán, no son más que variantes de las armas de carga hueca antitanque. Las emplearon por primera vez los paracaidistas alemanes contra las casamatas y reductos que no se rendían del fuerte belga de Eben Emael, en mayo de 1940. Con la parte de abajo (el embudo) de una botella de Coca-Cola, fundido el vértice que queda al cortarlo y relleno de explosivo convencional, es posible hacer una sencilla, limitada y barata bomba de este tipo.
Con el fin de hacer frente a la realidad de la presencia de milicias activas de los otros grupos rivales (palestinos, catervas encanalladas de Al Qaida) en El Líbano, Hezbolá está entrenando además nuevas milicias en sus territorios. Sus funciones son controlar a los posibles rivales y defender agresivamente sus enclaves. Los valiosos semiirregulares los destina al hostiga-miento enervante de Israel y como reserva operativa localizada en la Bekaa, al norte del castillo de Beaufort.

HEZBOLLAH.

In the active vanguard of the new «Supranational Undemocratic Revolutionary Totalitarianism» of the 21st century: the Islamic Radical Intransigent Fundamentalism (the IRIF). Brilliant, characteristic and terrible origins, stimulated and trained by the Jomeini’s Revolutionary Guards.

Hezbollah arises after the Israeli invasion of the Lebanon in June, 1982. Hezbollah takes advantage of the great reigning confusion for it, between the established Lebanese different factions (among them, Amal, the Shiite political religious organization which was receiving then the loyalties of the great majority of the Lebanese Shiites), the neighboring states and the great powers. Hezbollah is going to prosper in the emptiness of power and action created by the frustration of some ones and the weariness and the skepticism of others. Hezbollah’s catalyst is going to be the Islamic republic of Iran. Which is going to infiltrate through the Antilibano mountain chain up to the Bekaa altiplane, her revolutionary, selected, capable and motivated «volunteers», throughout the first months following the invasion. They were not too many. But the sufficient ones to indoctrinate, train armed militias and support and stimulate the creation of local active Shiite groups. This was Hezbollah’s original core.

The Islam is, in its simpler meaning, a simple faith, with external and social well definite, easy to follow and observe rites. In the Islam there exist five great rites, which are symbolized in its iconography by an opened hand: The profession of faith, short declaration that opens anyone the entry to the Islam; the 5 daily invocations (the Salat) to Allah; the fasting in the Ramadan month (the Roza); the charity (the Zakat) with helpless, disabled and poor persons of the Umma (Muslim universal community) and the peregrination to Mecca or Hajj at least once in the life, if resources are possessed, which is realized in community, between the seventh and the tenth day of last month of the lunar calendar, Dhul i Hijja. The administration of the Zakat corresponds to the ulemas or to the ministers, according to the sects. This gives them a power and an independence that no civil lay power of the Muslim countries has even dared to question.

There exists a great ideological and practical difference between the Sunnism and the Shiism. This one feels pursued, in reason of the dynastic and ideological orthodoxy that proclaims and defends. The schism in the Islam start from the fourth caliph, Alí, cousin, son-in-law and companion of the Prophet. The death of his grandson Hussein in Kerbala’s battle, Iraq, in the year 680, will mark the real beginning of the schism between the Shiites and those whom it will be called later Sunnis. Anchored in the original past, the Shiism does not evolve, as part of its identity signs, and admits fewer revelation sources. This way, it historically assumes a fatalistic, passive attitude, even of physical suffering for it, waiting for the return of the last missing imam (caliph), the seventh one since Hussein. Imam is the name that the great politician religious guides take in the Shiism. That one, which is hidden, not died, will return as Mahdi (the guided by Allah), at any one moment of the History, to make triumph the orthodox Umma (the Shiites). But also in the Shiism cases of insurgent action have existed, even with certain success and popular active implantation, as in Jomeini’s Iran or in the Lebanon with Hezbollah or Allah’s party. The Shiites constitute today about 12 % of all the Muslims.

Unlike what some pseudo trendies deduce, Hezbollah’s hostile vision towards the West derives more from the religious dogmas of the islamist totalitarian organization, that from the foreign policies of the democratic powers. During the short war of 2006, Hezbollah led its operative campaign with a high strategic and tactical knowledge and great profusion of conventional armament. Its ideologists understand and value its «blood struggle» as part of the Islam’s war against the unfaithful persons. A general war without political conventional borders. And which goal is, first, to re-define the map of Middle East according to those interests, and, finally, to manage to establish a world Islamic orthodox order.

The Hezbollah’s thinkers do not consider the Lebanon as a possible reality right now. Only when the western influence is eliminated in the zone and Israel destroyed, the Muslim Lebanon will be able to have a proper entity. For Hezbollah, the Western world is one in its hatred and hostility towards its vision of world Islamic unity. In this delirious puzzle, the United States (the Great Satan) are the command of this conspiracy and its aggressive campaign. In them Israel is only one more weapon against the Muslims. Only that is very active, nearby and, till now, very effective. We are not forgotten other modern democratic countries in this attributed and sealed role, despite of us. France, Germany, Great Britain, etc., and even Russia and, lately, China are associates, co-religionists, collaborators, friends of Satan. This about «Satan and company» gives unit of intention and coherence to Hezbollah. Only the «Union of the Islam» can defeat to this unfaithful persons’ tremendous federation. And from this, for example, Hezbollah’s recognition to the Islamic politically active and provocative Iran, as part of that one. In Hezbollah’s lexicon, the Islamic republic of Iran is «Iran el-Islam», which indicates that Iran is only a province of the great «dar el-Islam», the world future caliphate, the Umma in action, in the Shiite version.

There is in Hezbollah a strong integration phenomenon of fanaticism: the promised Paradise already is here or, at least, within reach of the simple faithful believer. It consists in joining the Umma and fulfilling a few clear and simple rules: the so called «5 rites of the Islam». Then Hezbollah preaches them that the Koran says that if they fight in the «blood struggle» of Allah, God «will reinforce them in their resolution and will give them the victory» (caution, to the Umma). And to those who die in this roses path, the immediate and sure prize is the «Houris garden» during an indefinite time (caution, not necessarily eternal). Where all their sensory and sensual appetites will be satisfied, to their personal mundane and wished range. And those who do not fall, specially belonging of the families or the most ancient clans of the «community», will see their material wealth increased with good part of the booty of war taken to the unfaithful persons. It is all a complete, simple, coherent and satisfactory program, specially for the oppressed, those without option, the overwhelmed, the prosecuted and the resentful from this difficult world in which they live.

La Yihad o Guerra Santa Musulmana.

¿Cómo se interpretó e interpreta hoy en día?  ¿Qué papel tienen en ella los terroristas?  ¿Es posible llegar a una convivencia pacífica con la mayor parte del Islam?  ¿Cómo podemos controlar a los imames, los predicadores y lectores de las mezquitas, casi siempre carentes de una formación única, canónica y fiable en el Noble Corán y la Sunna del Profeta?  ¿Qué pueden hacer realmente los ulemas y los muftíes (los doctores de la Ley Islamica; no hay teologos, porque Allah es inasequible) para controlar el «Terrorismo en el nombre del Islam” y establecer una paz segura del Islam con todos los pueblos del Mundo?

¿Qué es y qué significa la Yihad en el contexto de la revelación musulmana?

El Islam es, en su acepción más simple, una fe sencilla, con ritos externos y sociales bien definidos, fácil de seguir y cumplir. Los ritos son acciones sacralizadas por una religión y necesarios para que ella se imbuya en el alma personal y colectiva de los creyentes.

En el Islam existen 5 grandes ritos, que se simbolizan en su iconografía por una mano abierta:

La profesión de fe, corta declaración que abre a cualquiera la entrada al Islam; las 5 invocaciones diarias (el Salat) a Alá; el ayuno del mes de Ramadán (el Roza); la caridad (el Zakat) con los desvalidos, impedidos y pobres (por este orden) de la Umma (comunidad musulmana universal) y la peregrinación a La Meca o Hajj al menos una vez en la vida, si se poseen recursos, que se realiza en comunidad, congregándose modernamente varios millones de personas simultáneamente, entre el séptimo y el décimo día del último mes del calendario lunar, Dhul i Hijja.

La Yihad, la guerra santa, el esfuerzo de sangre en el sendero de Alá, va dirigida contra aquellos que AMENAZAN la Umma. Estos pueden ser tanto los infieles hostiles externos, como los no musulmanes que conviven en dar el-Islam, las tierras donde la Umma domina políticamente, y que han roto su «pacto de protección» con ella. A éste tienen derecho teórico los judíos y los cristianos, como gentes citadas en el Corán y que detentan algunos de los libros considerados también como proféticos por el Islam.  Se considera a la Yihad una obligación prácticamente igual a uno de los llamados Cinco Pilares del Islam, ya citados. 

El Corán tiene numerosas aleyas o versículos que prescriben y alientan la lucha armada en el camino de Alá. En boca de un imam o predicador, el que dirige los rezos y lecturas en la mezquita y cuyas credenciales no son tanto una exquisita formación islámica de varios años en una madrasa (escuela coránica) acreditada, sino poseer más bien una empatía con su comunidad y un cierto don de palabra, estas indicaciones absolutas, directas y reiteradas pueden resultar incendiarias.

El terrorista marroquí El Chino, que se suicidó luego en Leganés, presidió varias veces, según se dijo, la oración en la mezquita de la M-30. ¿Era un cumplidor del Noble Corán el imam El Chino?

Sura, 4 aleya 33 (29) «…Oh, creyentes… no os matéis a vosotros mismos…».

2, 10 (11) «Cuando se les dice: No cometáis desórdenes (voz con la que se definen los crímenes) en la tierra, ellos responden: Lejos de eso, introducimos en ella el buen orden (el bien)». 2, 11 (12) «¡Ay!, cometen desórdenes, pero no lo comprenden».

 

28, 77 «Al igual que Alá hace el bien, haced también vosotros el bien y no fomentéis la corrupción (el mal)» (asesinato de inocentes y de gentes que os acoge –las tierras de dar el-ahd-, borracheras, drogas, daños innecesarios de las cosas).

 

Hemos tomado respetuosamente dos traducciones del Noble Corán para realizar una SELECCIÓN de las aleyas que tratan sobre la Yihad: una, más antigua y la otra, editada en Estambul en 2002 (sus versículos están entre paréntesis; si no aparecen, coinciden las numeraciones). Prescindimos de la sunna (tradición) del Profeta, que puede ser objeto de controversia acerca de su legitimidad legal con los chiíes y otros grupos menores.

Sura 2, aleya 186 (190) «Haced la guerra santa por la causa de Alá contra los que os hagan la guerra».

2, 187 (191) «Matadles dondequiera que los halléis y expulsadles de donde ellos os hayan expulsado (¿Andalucía, Sicilia, los Balcanes? Pero, ¿llegaron acaso ellos primero allí?)».

2, 189 (190) «Combatidles (a los infieles) hasta que no haya ya idolatría y toda adoración sea dada a Alá». Se repite casi exactamente en 8, 40 (39).

2, 212 (216) «Se os ha prescrito la guerra y vosotros le habéis tomado aversión».

2, 214 (217) «La tentación de la idolatría es peor que la carnicería. Los infieles no cesarán de haceros la guerra mientras no os hayan hecho renunciar a vuestra religión, si pueden».

2, 215 (218) «Los que abandonan su país y combaten en el sendero de Alá (la Yihad) pueden esperar su misericordia».

4, 7 (69) «Los que obedezcan a Alá y a su Mensajero entrarán en la sociedad de los justos, de los mártires, de los virtuosos, a quienes Alá ha colmado con sus beneficios».

4, 74 «Que combatan en el camino de Alá aquéllos que vendan la vida de este mundo por la Última. Y a quien combata en el camino de Alá, ya muera o resulte victorioso, le daremos una enorme recompensa».

4, 79 (77) «…han exclamado: Señor, ¿por qué nos ordenas la guerra? …Respóndeles: El goce de la vida de aquí abajo es poca cosa; la vida futura es el verdadero bien para los que temen a Alá. Aquí no os engañarán ni en una sola brizna».

4, 105 (104) «Y no flaqueéis en perseguir a esa gente. Si os doléis, también se duelen ellos, pero vosotros esperáis de Alá lo que ellos no pueden esperar».

9, 39 «Si no marcháis al combate, Alá os castigará con un castigo doloroso: os reemplazará por otro pueblo».

9, 92 (91) «Los débiles, los enfermos, los que no tienen medios no estarán obligados a ir a la guerra, con tal que sean sinceros respecto de Alá y de su Mensajero».

(La obligación de la Yihad se hace recaer prácticamente en la Umma, que debe aportar así un número adecuado de muhaydines).

9, 124 (123) «¡Oh, creyentes!, combatid a los infieles que os rodean: que hallen siempre en vosotros una acogida ruda».

47, 4 «Cuando encontréis infieles, matadles hasta el punto de hacer con ellos una carnicería y encadenad fuertemente a los cautivos para impedirles huir».

47, 37 (35) «No mostréis cobardía y no llaméis a los infieles a la paz cuando sois los más fuertes».

 

Las principales ramas del Islam y su ideología.

El sunnismo, que siguen el 90% de los musulmanes actualmente, acepta también como revelación la tradición (la sunna) del Profeta, que son sus hechos y sus comentarios o hadices. El mayor o menor rigor en la selección y aceptación de esta tradición caracterizan a tres de sus escuelas teológicas, fundadas a caballo entre los siglos VIII y IX.

La escuela más abierta y flexible, la chafií, fundada por el palestino al-Chafii, muerto en El Cairo en el 820 a la edad de 53 años, nos abre una puerta esperanzadora a la evolución pacífica del Islam. Ella acepta también el consenso de los sabios de la comunidad y el razonamiento analógico o qiijas, como vías correctas para la adaptación del Islam a todos los tiempos y lugares, desde su «origen rural, analfabeto, pobre, medieval y rodeado de hostiles». Para ello parte del hadiz «Alá reconoce el bien en lo que los musulmanes han juzgado como tal».

Existe una gran diferencia ideológica y práctica entre el sunnismo y el chiismo. Ëste se siente perseguido, en razón de la ortodoxia dinástica (el cisma surge a partir del cuarto califa, Alí, primo, yerno y compañero del Profeta) e ideológica (admite menos fuentes de revelación) que proclama y defiende. Así, asume históricamente una actitud fatalista, pasiva, incluso de sufrimiento físico por ello, a la espera del retorno del (califa) imam desaparecido (ojo, nombre que toman los guías político-religiosos en el chiismo). Éste vendrá como Mahdi (el guiado por Alá), en un momento dado de la Historia, para hacer triunfar a la Umma ortodoxa (ellos).

Pero también se han dado en el chiismo casos de acción insurgente, incluso con cierto éxito e implantación popular, como en el Irán de Jomeini, en El Líbano con Hezbolah o partido de Alá.

Parece claro que el sunnismo está más preparado para tratar y aceptar la convivencia pacífica y las relaciones de todo tipo con otras religiones e ideologías políticas, al menos en determinados momentos y países. Y que con el chiismo es necesario negociar hoy en día desde una posición de más determinación y fortaleza.

 

El radicalismo violento musulmán moderno y sus posibles encauces y soluciones hacia una convivencia pacífica y respetuosa.

Los insurgentes radicales islámicos se dedicaron entre los años 60 y 80 a atacar a los que calificaban de gobiernos musulmanes corruptos y falsos, socialistas u occidentalizados y liberaloides. Su fortuna fue poca para todo el esfuerzo: la retirada de los soviéticos de Afganistán, con el soporte logístico occidental, y la toma del poder en Sudán, guiados por al-Turabi, al consiguir hacerse fuertes en su Ejército, lo cual es aún un caso único. A partir de los 90 el objetivo es Occidente.

 

Sus características operativas actuales son:

Su brutalidad innecesaria e indiscriminada, que los descalifica ante su religión. Ya vimos un mínimo ejemplo de 4 aleyas morales importantes que desprecian y desacatan, sin que Alá las hubiese cambiado para ellos. Sura 2, aleya 100 (106) «Nosotros no abrogamos ningún versículo de este libro, ni haremos borrar uno solo de tu memoria, sin reemplazarlo por otro igual o mejor».

La ausencia absoluta de ulemas y muftíes venerables y piadosos a su lado.

Su gran descentralización operativa por la universalidad de la Umma, que trasciende la idea de nación o raza, pero que les impide conseguir objetivos estratégicos, aunque sus acciones puntuales sean importantes, dolorosas, temibles.

Su fracaso en incorporarse activa y firmemente a un grupo social amplio, que dé cobertura e impulso permanente a su movimiento. Los activistas más alienados se suelen ir aislando progresivamente de la sociedad (al menos, emocional e ideológicamente), aunque «vivan» dentro de ella, en aras de sus métodos violentos, a los que sacrifican todo por la eficacia. Siguen un proceso de segregación, purificación (en sus improvisados ritos no ortodoxos ayunan, emplean agua de lugares sagrados y banderolas verdes con inscripciones de las aleyas que les favorecen), consagración y radicalización, hasta llegar a la muerte e incluso al suicidio en sus acciones puntuales. Y entonces se extinguen, como débiles, estériles y desviados que son, lejos de la Umma y de sus intereses reales.

Su afán de publicidad, al que Occidente colabora insensible, necio (es desconocer lo que debería saber) y gustoso.

Su objetivo de golpear al gobierno que sea, puesto que el califato radical y agresivo en dar el -Islam no existe hoy en día.

 

Ante ese terrorismo (acciones de guerra contra objetivos generales, inocentes e indiscriminados) propio, el mundo islámico se paraliza y no sabe qué decir o hacer. Afirman los portavoces e intelectuales que el Islam es paz y tolerancia. Pero esto no es totalmente cierto, como vimos antes. La mayoría de los musulmanes se distancian de los atentados por oportunismo, para proteger al Islam, preocupados por el creciente rechazo que sufre en Occidente. Pero, ¿cuándo intervienen en la polémica los ulemas o los muftíes? Casi nunca.

No se ha dado en el Islam una reflexión profunda sobre la oportunidad política y religiosa de la violencia. ¿Alguien conoce a pacifistas islámicos activos? No se trata de que reaccionen los intelectuales laicos musulmanes. Éstos no son operativos de la manera que conocemos en Occidente, ya que para un buen musulmán la política, la sociedad y la religión forman una trinidad única, excluyente e inseparable, establecida por Alá. Además, el fracaso social y político de los intelectuales laicos árabes quedó refrendado con el de las élites nacionalistas, izquierdistas y europeizadas, que impulsaron la independencia de las distintas naciones árabes tras la II guerra mundial.

 

El Islam tiene que asumir que la Yihad fue necesaria para la instauración y la defensa de la primitiva comunidad de creyentes, estableciendo el Profeta el estado islámico a partir de la destrucción violenta de la jahiliyya (la barbarie existente anterior al Islam) árabe. Y aún pudo ser útil la Yihad para su RÁPIDA extensión por el mundo, por el estado existente de cultura y desarrollo de las civilizaciones medievales. Pero que su oportunidad histórica no existe actualmente y entonces debe ser reemplazado por «otro tipo de ESFUERZO en el camino de Alá», cuyo concepto ya existe en la sunna y que podría ser retomado y proclamado por los ulemas y los muftíes piadosos, que son los ideólogos del Islam verdadero y perenne. Y, por cierto, los mismos gozan de una independencia política, social y económica amplísima: son respetados y/o temidos por los gobiernos en sus respectivos países, y suelen ser los que administran el zakat o las limosnas canónicas.

Ya desde el surgimiento de las 4 principales escuelas teológicas sunnies citadas, cobró fuerza el principio del esfuerzo de reflexión personal, el ichtihad, en el Islam. El ichtihad va a permitir el desarrollo de la cultura árabe, tanto en lo tocante a los aspectos civiles (ciencias, comercio, literatura, arte) como al enriquecimiento de su teología; es la base de jurisconsultos como al-Chafii. El ichtihad es fuente de lucidez, creatividad, enriquecimiento, progreso y paz en el camino del esfuerzo personal y colectivo hacia Dios (esto es el núcleo y la razón del Islam), cuando ya la Umma se ha extendido y multiplicado enormemente por el mundo.

Hacia el siglo XI (siglo V de la hégira o marcha a Medina), los teólogos cierran la puerta al ichtihad. El enfoque metodológico islámico se altera: a partir de entonces, se imita, se repite, se abusa de los compendios.

 

¿Sería posible que los más preclaros y lúcidos teólogos y jurisconsultos del Islam valoraran y enfrentaran los tremendos problemas internos y externos, de convivencia, a los que se enfrenta la Umma?

¿Sería posible que aceptaran utilizar (ya sabemos que no es nada nuevo) la reflexión a partir de las fuentes canónicas, como instrumento de avance, adaptación, relaciones externas y perfección en el tiempo de la comunidad islámica?

¿Sería posible que predicaran contra la violencia gratuita y estéril que se ejerce en nombre del Islam por unas muy minorías alucinadas?

¿Sería posible que controlasen la calidad de la formación de los imames en los distintos países y la exclusión de sus nobles funciones, de los advenedizos que, sirviéndose de la dirección de la oración, predican ideologías fanáticas, desviadas, sin futuro real y criminales?

¿Sería posible que declararán que los intereses del Islam y de la Umma tienen a España y al resto de Europa como buenos amigos, parte de dar el-ahd, los países donde la Umma no domina políticamente, pero está en paz con sus habitantes y puede realizar sus actuaciones y ritos?

Algunos de los más alocados guerrilleros islámicos fueron los argelinos de los años 90. Sin ser ni siquiera estudiosos del Islam y con intereses muy terrenales, se excomulgaban (de la Umma) unos grupos a otros en su delirio. El takfir o anatema se deriva de kfur o impiedad. Ésta se relaciona directamente con el caos religioso o jahiliyya anterior al Islam. Por él se declara impío a alguien que es o pretende ser musulmán y se le destierra, al menos moralmente, de la Umma.

¿Sería mucho pedirle a los ulemas que utilizaran la institución del takfir contra los más recalcitrantes, peligrosos y criminales terroristas, que actúen desviados perversamente (con malicia o tras ser reconvenidos sin resultado) en nombre del Islam?

 

 

 

  

   

    

  

 

 

 

 

The Jihad or Muslim Holy War

How it was interpreted and it is interpreted today? What role could have terrorists in it? Is it possible to come to a pacific living together with most of the Islamic people?  How can we control the imames, the preachers and readers in mosques, almost always without a reliable, sole and canonic formation in the Koran and the Sura?  What can really do the ulemas and muftis (the Islamic Law doctors, not theologians) in order to control the «Terrorism in the name of the Islam» and establish a reliable peace of the Islam with all peoples in the World?

What is and what does mean the Jihad in the context of the Muslim revelation?
The Islam is, in its simpler meaning, a simple faith, with external and social well definite, easy to follow and fulfill rites. The rites are canonize actions by a religion and necessary in order that it imbues in the personal and collective soul of its believers. In the Islam there exist 5 big rites, which are symbolized in its iconography by an opened hand:
The faith profession, short declaration that opens anyone the entry to the Islam. The 5 daily invocations (the Salat) to Allah. The fasting during the Ramadan´s month (the Roza). The charity (the Zakat) with the helpless, disabled and poor (in this order) of the Umma (Moslem universal community). And the peregrination to Mecca or the Hajj at least once in the life, if there are possessed enough resources, which is realized in community, congregating nowadays simultaneously several million persons, between the seventh and the tenth day of last month of the lunar calendar, Dhul i Hijja.
The Jihad, the holy war, the blooding effort in Allah’s path, is directed against those that THREATEN the Umma. These can be whether the hostile external unfaithful persons, as the not Muslims which coexist in dar-el-Islam, the lands where the Umma rules politically, and that have broken their «protection agreement» with it. The Jews and the Christians have theoretical right to it, as peoples mentioned in the Koran and that hold some of the books considered also as prophetic by the Islam. The Jihad is considered to be a practically equal obligation to one of the so called Five Pillars of the Islam, already mentioned.
The Koran has numerous “aleyas” or verses that prescribe and encourage the struggle armed in Allah’s way. Used by an “imam” or preacher, which directs the prayers and Koran readings in the mosque, and which credentials are not so much an exquisite Islamic formation of several years in a credited madrassa (Koran school), but rather to possess an empathy with his community and a certain gift of oratory, these absolute, direct and repeated “indications” can turn out to be incendiary.
The Moroccan terrorist “El Chino”, who next committed suicide in Leganés, presided several times, as was said, the Islam prayer in the M-30 road mosque. Was the imam “El Chino” a reliable follower of the Noble Koran?
Sura (chapter), 4, aleya (verse) 33 (29) «…Oh, believers…do not kill yourselves…».
2, 10 (11) «When it is said to them: Do not commit disorders (voice with which the crimes are defined) in the Earth, they answer: Far from it, we introduce in it the good order (the Good)».
2, 11 (12) «Alas!, they commit disorders, but they do not understand it».
28, 77 «As Allah does the Good, also make you the good and do not foment the corruption (the Evil)» (murder of innocent and of peoples that receive you -the lands of dar-el-Ahd-, drunkenness, drugs, unnecessary damages of the things).

We have respectfully taken TWO translations of the Noble Koran to realize a SELECTION of the aleyas that treat on the Jihad. We don not use the sunna (tradition) of the Prophet, which can be an object of controversy, about its legal legitimacy, with the Chiís and other minor Islamic groups.
Sura 2, aleya 186 (190) «Do the Holy war for Allah’s reason against those who make the war to you».
2, 187 (191) «Kill them anywhere that you find them and expel them wherefrom they have expelled you (Andalusia, Sicily, the Balkans? But, perhaps did they come first there?)».
2, 189 (190) «Attack them (the unfaithful persons) until there is not presently idolatry and all adoration is given to Allah». It repeats almost exactly in 8, 40 (39).
2, 212 (216) «The war has been prescribed to you and you have taken distaste of it».
2, 214 (217) «The temptation of the idolatry is worse than the slaughter. The unfaithful persons will not stop doing the war to you, while they have not made you resign your religion, if they can».
2, 215 (218) «Those who leave their country and fight in Allah’s path (the Jihad) can wait for His mercy».
4, 7 (69) «Those who obey Allah and to His Messenger will enter in the society of the righteous, of the martyrs, of the virtuosos, whom Allah has filled with His benefits».
4, 74 «That fight in Allah’s way those that change the life in this world, for that in the Last one. And that who fights in Allah’s way, as dies or turns out to be victorious, We will give him an enormous remuneration».
4, 79 (77) «…have exclaimed: Lord, why do you order us the war? …Answer them: The possession of the life here below is small thing; the future life is the real good for those who fear Allah. Here they will not cheat you even in a filament».
4, 105 (104) «And do not weaken in chasing these people. If you feel sorry, also they feel sorry, but you expect from Allah what they cannot hope».
9, 39 «If you do not go to the battle, Allah will punish you with a painful punishment: He will replace you by another people».
9, 92 (91) «The weak persons, the patients, those who do not have means, will not be forced to go to the war, provided that are sincere respect of Allah and His Messenger». (This makes fall practically the obligation of the Jihad in the Umma, which must contribute this way a suitable number of muhaydins).
9, 124 (123) «Oh, believers!, attack the unfaithful persons who surround you: that they always find in you a rough reception».
47, 4 «When you find unfaithful persons, kill them up to the point of doing with them a  slaughter and put chains strongly on the captive ones to prevent them from fleeing».
47, 37 (35) «Do not show cowardice and do not call the unfaithful persons to make the peace, when you are the strongest».

The principal branches of the Islam and their ideology.
The Sunnism, which follow 90 % of the Muslims nowadays, also accepts as Allah´s revelation the tradition (the Sunna) of the Prophet. These are his facts and his commentaries or hadices. The major or minor rigor in the selection and acceptance of this tradition characterize three of its theological schools, founded astride between the VIIIth and IXth centuries.
The most opened and flexible school, the Chafií, founded by the Palestinian al-Chafii, died in Cairo on 820 at the age of 53 years, opens an encouraging door for the pacific evolution of the Islam. It accepts also the consensus of the wise persons of the community and the analogical reasoning or qiijas, as correct ways for the adjustment of the Islam to all the times and places, from his “rural, illiterate, poor, medieval and surrounded of hostile peoples, origin”. For it starts from the hadiz: «Allah recognizes the Good in what the Muslims have judged as such «.
There exists a great ideological and practical difference between the Sunnism and the Chiism. The last feels pursued, in reason of the dynastic (the Chiism arises from the fourth caliph, Alí, cousin, son-in-law and companion of the Prophet) and ideological orthodoxy (it admits fewer revelation sources), that it proclaims and defends. This way, it assumes historically a fatalistic, passive attitude, even of physical suffering for it, waiting for the return of the (caliph) Imam missing. Imam is the name that the political – religious guides take in the Chiism, not only the common mosques´ prayer. That one will return as Mahdi (the guided by Allah), in a given moment of the History, to make triumph the orthodox Umma (themselves).
But also cases of insurgent action have happened in the Chiism, even with certain success and popular implantation, as in Jomeini’s Iran, in the Lebanon with Hezbollah or Allah’s Party and his subsidiary Hamas, in Palestine.
It seems to be clear that the Sunnism is more prepared to treat and accept the pacific living together and the relations of all kinds with other religions and political ideologies, at least in certain moments and countries. And that with the Chiism is necessary to negotiate nowadays from a position with more determination and strength.

The modern violent Muslim radicalism and his possible ways and solutions towards a pacific and respectful living together.
The radical Islamic insurgents devoted themselves between the 60s and 80s in last century, to attack to those that they were qualifying of Moslem corrupt and false, socialistic or liberal pro occidental governments. Their fortune was small for all the effort made: the retreat of the Soviets from Afghanistan, with the logistic western support, and the capture of the power in Sudan, guided by al-Turabi, after they infiltrated and got strong in his Army, which is still a unique case. From 90, their aims is Western developed countries.
Their operative present characteristics are:
Their unnecessary and indiscriminate brutality, which discredits them before their religion. Already we saw a minimal example of 4 moral important aleyas, which they despise and not comply with, without Allah had changed them for they. Sura 2, aleya 100 (106) «We do not abrogate any verse of this Book, nor we will make erase any one of your memory, without replacing it by other one equal or better».
The absolute absence of venerable and pious ulemas and muftíes in their side.
Their great operative decentralization owing to the universality of the Umma, which goes beyond the idea of nation or race. But that prevents them from obtaining strategic aims, though their punctual actions are important, painful and fearsome.
Their failure in joining actively and firmly to a social wide group, which gives coverage and permanent impulse to their movement. The most mentally ill activists are in the habit of being isolating progressively of the society (at least, emotional and ideologically) though they «live» inside it, for the sake of their violent methods, to which they sacrifice everything for the efficiency. They follow a process of segregation, purification (in their improvised and not orthodox rites, they fast, use water from Islam´s sacred places and green banderoles with inscriptions of the aleyas that favor their cause), consecration and radicalization. Up to coming to the death and even to the suicide in their limited actions. And then they become extinct, as weak, sterile and deviant that are, far from the Umma and her real interests.
Their zeal of publicity, to which the West contributes insensitively, stupid (it is not to know what it should know) and glad.
Their present aim is to strike any government, since the radical and aggressive caliphate in dar-el-Islam does not exist nowadays.

In the face of this own terrorism (war actions against general, innocent and indiscriminate personal targets), the Islamic world is paralyzed and do not knows what to say or do. The spokesmen and intellectual affirm that the Islam is peace and tolerance. But this is not totally true, as we saw before. The majority of the Muslims take away from the attacks for opportunism, to protect the Islam, worried by the increasing rejection that it suffers in Western countries. But, when do the ulemas or the muftís intervene in the polemic? Almost never.
Never was carried out inside the Islam a deep reflection on the political and religious opportunity of the violence. Does someone know Islamic active pacifists? It is not the case  that the intellectual laymen Moslem react. These are not operative in the way that we know in the West, since for a good Muslim the politics, the society and the religion form the only, exclusive and inseparable trinity established by Allah. Besides, the social and political failure of the intellectual laymen Arabs remains tied with that of the nationalistic, leftist and Europeanized elite, that stimulated the independence of the different Arabic nations after the World War II.
The Islam has to assume that the Jihad was necessary for the establishment and the defense of the believers’ primitive community, the Prophet establishing the Islamic state from the violent destruction of the jahiliyya (the existing barbarism previous to the Islam Arabic). And even the Jihad could be useful for its RAPID extension through the world, according with the existing condition of culture and development of the medieval civilizations. But  its historical opportunity does not exist nowadays and then it must be replaced for «another type of EFFORT in Allah’s way», which concept already exists in the Sunna and that might be recaptured and proclaimed by the ulemas and the pious muftis, which are the ideologists of the real and everlasting Islam. And, certainly, those enjoy the most ample political, social and economic independence: they are respected and / or fearsome by the governments in their respective countries, and are usually those who administer the Zakat or the canonical alms.
Since the emergence of 4 principal theological Sunnis schools before mentioned, the principle of the personal reflection effort, the ichtihad, got power in the Islam. The ichtihad is going to allow the development of the Arabic culture, so much for the civil aspects (sciences, trade, literature, art), as for the enrichment of its theology. It is the base of Islamic lawyers as al-Chafii. The ichtihad is a source of brilliancy, creativity, enrichment, progress and peace in the way of the personal and collective effort towards God (this is the nucleus and the reason of the Islam), when already the Umma has spread and multiplied enormously through the world.
But, circa the XIth century (V century from the hégira or march to Medina), the theologians close the door to the ichtihad. The methodological Islamic approach alters: from then, it is imitating, repeating and following itself and abusing of the doctrine compendiums.

What can really do the ulemas and muftis (the Islamic Law doctors) in order to control the “Terrorism in the Name of the Islam” and establish a reliable peace of the Islam with all peoples in the World?
Would it be possible that the most illustrious and lucid theologians and lawyers of the Islam were assessing and facing the tremendous internal and external problems of living together, which the Umma faces?
Would it be possible that they were agreeing  to use (already we know that it is not new at all) the reflection from the canonical sources, as instrument of advance, adjustment, external relations and perfection through the time of the Islamic community?
Would it be possible that they were preaching against the free and sterile violence that is exercised in the name of the Islam by some very hallucinated minorities?
Would it be possible that they were controlling the quality of training of the imames in the different countries and the exclusion of their noble functions of the upstarts that, being served of the direction of the prayers, preach fanatical, deviant ideologies, criminals and without real future?
Would it be possible that they will declare that the interests of the Islam and of the Umma have Spain and the rest of Europe as good friends, a part of dar-el-Ahd, the countries where the Umma does not dominate politically, but it is in peace with their inhabitants and can realize its performances and rites?
Some of the craziest Islamic guerrillas were the Algerians in the 90s. Without being not at least studious of the Islam and with very earthly interests, they were excommunicated (of the Umma) in their delirium, some groups to others. The takfir or anathema stems from kfur or ungodliness. This one relates directly to the religious chaos or jahiliyya, previous to the Islam in Arabia. For it is declared impious someone who is or tries to be a Muslim and is exiled, at least morally, of the Umma.
Would it be to ask too much the ulemas to use the institution of the takfir against the most recalcitrant, dangerous and criminal Islamic terrorists, which act turned aside perversely (maliciously or after being reprimand by them without result) in name of the Islam?

Chemical Warfare

The chemical warfare is the employment as military weapon of the chemical products capable of damaging, hurting or killing the living beings. The chemical products for the war are named chemical military agents and are classifyied under types or categories, according to the effect they produce in the victims. Often the agents are called generically » poisonous gases «, though really they can be and act in the three material states: solid, liquid and gaseous.

Type or category and Examples: military usual name and its(military code).
 

Nerve  tabun (GA), sarin (GB), soman (GD), VX, VR-55

Blood  arsine (SA), hydrogen cyanide (AC), cyanogen chloride (CK)

Choking  phosgen (CG), diphosgen (DP), chlorine

Blister mustard gas or yperite (HD), lewisite (L), physical mixture of both (HL), phosgene oxime (CX), nitrogen mustard (HN)                   

Vomiting adamsite (DM)                                                    

Tear  CN, CS                                                              

Herbicide blue agent, orange agent                               

Incapacitating BZ

La Guerra Biológica

SUS INSTRUMENTOS, SU CONTEXTO HISTÓRICO Y SUS POSIBILIDADES REALES EN LA GUERRA MODERNA Y COMO ARMA DE TERRORISTAS.

 

La guerra biológica es el uso militar, como armas de guerra, de los organismos vivientes patógenos, animales o vegetales, y de los productos naturales venenosos, llamados toxinas. Como en ella se emplean los gérmenes y las bacterias, también se le llama guerra bacteriológica, aunque este término sólo incorpora a una parte de los agentes biológicos capaces de ser empleados contra el hombre.

El uso militar de los microbios patógenos.

Los organismos patógenos, que producen enfermedades en el hombre, se pueden clasificar en 4 grandes categorías o tipos: los hongos, las bacterias, los virus y las rickettsias, un ente intermedio entre estos 2 últimos, en su naturaleza, tamaño y características.

Las bacterias son organismos unicelulares de forma esférica (llevan el sufijo coco en el nombre), cilíndrica (los bacilos) o de tornillo o espiral (los espirilos). Se reproducen por división transversal repetida y, con frecuencia, los microbios parciales permanecen unidos formando una cadena. Muchos de ellas se pueden mover mediante sus flagelos o pestañas (más cortas). Según Lauria, el virus es un elemento genético constituido de ácido ribonucleico y de ácido desoxirribonucleico, apto para trasladarse de célula a célula y capaz de sintetizar con los aminoácidos disponibles sus proteínas particulares, que formarán entonces las partículas víricas infectivas. No se conoce su origen ni la fecha de su aparición, ya que se ignora la existencia de virus fósiles. Elford, en 1931, consiguió medir su tamaño, que varía entre 10 y 300 micras. También los virus se clasifican en vegetales, animales y bacteriófagos, cada tipo con sus características específicas. Su ciclo vital tiene, entre otras, 5 fases importantes para nosotros: fijación a la superficie celular, penetración en el interior de la célula, multiplicación del virus a costa de los componentes de aquélla, liberación de los nuevos individuos víricos y su dispersión por el medio.

El empleo militar de los microbios patógenos, por tratarse de organismos vivos, es difícil. Los vectores militares usuales, la artillería convencional (granadas explosivas) y la reactiva (cohetes de trayectoria balística, sin dirección autónoma) y las bombas aéreas, resultan demasiado agresivos para ellos y los destruyen antes de su dispersión en el blanco. Para eliminar estas graves limitaciones se han desarrollado bombas con envoltura de cerámica, que se han probado satisfactoriamente con moscas infectadas con la bacteria yessinia pestis, la causante de la peste bubónica. También se ha probado su dispersión por el aire, mediante dispensadores de varios tipos, pero su control y la estimación de su efecto sobre el blanco son muy difíciles. En los años 40 del pasado siglo, se perfeccionaron técnicas biológicas de desecado y congelación de los microbios. Con ellas se buscaba prolongar su vida y aumentar su resistencia, para permitirles un mayor tiempo de almacenamiento, su dispersión mediante explosivos y lograr una exposición más larga en condiciones ambientales.

Su empleo real mediante transmisores no militares ha sido más común. En 1763, durante la guerra en Norteamérica entre Gran Bretaña y Francia por el control de todas las colonias europeas, el jefe militar británico decidió intentar contagiar con viruela a los indígenas hostiles a ellos. Con este motivo se le entregaron a 2 jefes indios, 2 sábanas y un pañuelo procedentes de la sala de contagiados por viruela de un hospital británico. La enfermedad se extendió pronto entre las tribus. Durante la II guerra mundial, los británicos fabricaron y almacenaron pasteles de carne que contenían dosis elevadas de esporas del antrax. Su idea era lanzarlos por bombarderos sobre praderas alemanas, donde podrían ser hallados y comidos por su ganado. Estos pasteles nunca fueron empleados.

Poco después de los ataques aéreos suicidas sobre las Torres Gemelas y el Pentágono, en septiembre de 2001, comenzaron a aparecer en los EEUU, en las estafetas de correos y en los destinatarios, algunos paquetes y cartas conteniendo supuestamente esporas de antrax, activas o in vitro, adquiridas o robadas en laboratorios de investigación farmacológica. La paranoia colectiva propia de esos trágicos momentos contribuyó a magnificar la extensión y la importancia de estos hechos. Y constituyó un multiplicador del efecto propagandístico perverso de cualquier tipo de agresión individual o colectiva de terrorismo. Cuyo fin es extender el terror, generalmente a través de acciones violentas indiscriminadas y las amenazas de repetirlas, que hacen que todos los miembros de la colectividad atacada se consideren posibles o probables, según los casos, objetivos de esas futuras acciones.

Las toxinas como arma de guerra.

Las toxinas son venenos producidos naturalmente por las plantas o los animales, tanto los grandes o visibles como los microscópicos o microbios.

Las toxinas tienen ciertas ventajas para su empleo como armas de guerra. Son naturales, no productos de síntesis más o menos complicados, costosos e inestables. Esto facilita su producción a escala de planta piloto o industrial. Algunas de las toxinas biológicas se encuentran entre los productos más venenosos que se conocen. Su efecto se realiza sin la presencia del agente productor. Éste, por ser un organismo vivo, plantea problemas en su manipulación, al ser más inestables o perecederos que aquéllas. Es decir, pueden ser conservadas y diseminadas más fácilmente, mediante granadas explosivas especiales o con dispensadores, tipo aerosoles o pulverizadores propulsados por gases inertes o neutros.

La enterotoxina B del estafilococo aureo es la responsable de la mayoría de las intoxicaciones alimentarias humanas. Esta bacteria puede crecer en multitud de alimentos y al hacerlo produce esa toxina, que se ingiere con las consumisiones. En general, la enterotoxina B no es letal, pero una dosis de sólo 50 microgramos ya causa vómitos y diarreas en los adultos. El uso deliberado de esta toxina es posible. Por ejemplo, durante un cerco de los insurrectos irregulares, siempre laxo, a posiciones defensivas fijas militares, y con el fin de hostigarlas y debilitar la resistencia vital enemiga. El efecto sonoro agudo producido por la toxina es llamado casi onomatopéyicamente «el chiflido» (silbido de la chifla).

Una toxina más terrible, que también se puede encontrar en los alimentos, es la toxina butolínica A, producida por la bacteria clostridio butolínica. Es el veneno más poderoso conocido, con un microgramo se mata a un adulto. La aparición normal de la bacteria se asocia a los alimentos mal preservados, como las conservas vegetales caducadas o mal esterilizadas durante su fabricación. Se trata de un neuroagente que causa que el sistema nervioso acumule en exceso durante su funcionamiento la acetilcolina, de una manera similar a como lo hacen los agentes de tipo nervioso de la guerra química.

La toxina ricino, que se halla en las semillas y en las hojas de la planta ricino común fue patentada en 1962 en los EEUU para su empleo como arma biológica. Su uso por los agentes secretos búlgaros, conocidos como los asesinos de los paraguas, fue confirmado en los años 70. En los extremos libres de aquéllos llevaban oculto un lanzador mecánico, que proyectaba un balín impregnado de la toxina ricino y capaz de clavarse a corta distancia en la carne descubierta. Dos disidentes búlgaros, huidos del régimen comunista de su país, fueron positivamente identificados de haber sido asesinados así en Londres.

El piloto norteamericano Francis Gary Powers, que fue derribado en su U-2 sobre la URSS en 1960, llevaba una píldora letal de la saxitoxina BW, que no utilizó. Este agente se obtiene de cierto marisco, que lo produce cuando es alimentado con un tipo particular de plancton marino.

Su aparición en la Historia. Situación actual.

Desde muy antiguo se han empleado los agentes patógenos y las toxinas con propósitos militares. El envenenamiento de las fuentes de agua del enemigo o el arrojar los cadáveres de los enfermos infecciosos por encima de sus muros o murallas defensivas, son técnicas militares documentadas y empleadas por Alejandro Magno, Solón o los mongoles. Es sólo en los tiempos modernos cuando el uso de agentes biológicos en la guerra ha adquirido un carácter de estigma. Así, ninguna nación moderna ha admitido su empleo en combate contra sus enemigos, a pesar de existir numerosas alegaciones de las víctimas de lo contrario.

Un ejemplo extremo de cómo se puede ir de las manos el uso de agentes biológicos por personas profanas, lo tenemos en el sitio de la entonces ciudad genovesa de Kaffa. En él los efectos biológicos nocivos estaban razonablemente circunscritos tras las murallas de esa urbe. A mediados del siglo XIV los mongoles sitiaban la ciudad, hoy llamada Feodosiya, situada en la costa ucraniana del Mar Negro. Los mongoles arrojaban por encima de sus murallas, mediante catapultas, los cuerpos de muertos por la peste bubónica. Se piensa que algunos barcos genoveses que partieron de la ciudad hacia su metrópoli, pudieron portar el bacilo de la plaga, que se hospedaba habitualmente en las siempre presentes ratas. De esta manera pudo alcanzar Italia la peste bubónica, y comenzar la masiva y fulminante epidemia conocida en la Historia como la Muerte Negra, que casi despobló el continente europeo en ese siglo.

A partir de los años 80 del pasado siglo, la ingeniería genética y la biotecnología se han convertido en instrumentos técnico industriales destinados a mejorar las condiciones de vida de la humanidad. Una de sus posibles aplicaciones es el desarrollo de vacunas contra los agentes patógenos, tanto los naturales como los reforzados por acciones genéticas sobre los primeros. Esto puede permitir a los países más adelantados adquirir una cierta inmunidad más o menos extendida, que nunca es absoluta, contra estos ataques. Mientras que sus enemigos potenciales, menos desarrollados tecnológicamente y con menos recursos económicos, salvo los productores de petróleo durante la fase de expansión del ciclo de ventas, estarían inermes contra los agentes biológicos militares.

Su uso militar es puntual y restringido.

El uso efectivo, puntual en el tiempo y controlado de agentes biológicos en el combate moderno es difícil y sus resultados son también demasiado indeterminados. Su propia naturaleza hace que, para la mayoría de los agentes, su lanzamiento controlado sobre un blanco sea difícil. Entre la exposición efectiva del enemigo y el inicio y el desarrollo de la enfermedad, existe una insoslayable demora, que va desde las horas a los días, debido a los inevitables períodos de incubación; lo cual no es asumible casi nunca en una operación móvil. Existen siempre las inmunidades naturales y las adquiridas (por vacunación o por exposición más o menos controlada), que impiden precisar, a efectos de resultados reales probables, el número de bajas enemigas derivadas de un ataque biológico. Los efectos teóricos estimados son disminuidos por ciertas condiciones climáticas, la lluvia, la niebla, la luminosidad solar y las temperaturas extremas, o alterados por los vientos, que los arrastran del blanco de superficie.

Por todo ello, hoy en día el uso militar de agentes biológicos tiene un empleo restringido a las operaciones especiales y al hostigamiento más o menos encubierto del enemigo, técnica donde el tiempo no es un parámetro rígido y crítico. Así, el objetivo de debilitar al enemigo, más que eliminarlo totalmente, hace que los cálculos de la correlación de fuerzas enfrentadas no tengan que ser tan exactos ni tan puntuales en el tiempo. La diseminación de los agentes biológicos es hecha directamente, sin el empleo de las municiones pesadas como vectores. Y el tiempo entre la exposición y el desarrollo de la enfermedad, delatado por los síntomas de ella, constituye entonces un factor de planificación dentro del plan de ataque posterior.

Su difícil e improbable uso por terroristas y locos.

Intentos los ha habido, como el ya indicado sobre las esporas de antrax y los que relatamos a continuación. En 1980 la policía francesa asaltó un domicilio en París de la Fracción del Ejército Rojo alemán, situado en el nº 41 A de la calle Chaillot. Eran ésos cuyos jefes se suicidaron luego simultáneamente en sus celdas de aislamiento en Alemania. Allí encontraron una simple pero efectiva instalación tipo «barreño», para producir la toxina butolínica A. En septiembre de 1984 fue detectada una intoxicación alimenticia deliberada en el pueblo de Antelope, del estado norteamericano de Oregon. Los orígenes fueron trazados desde varios restaurantes de la localidad y la causa fue la contaminación por la bacteria salmonella typhimurio. En las cercanías del pueblo existía una comunidad religiosa hindú, la Bhagivan Sree Rajneesh. El testimonio jurado de su jefe llevó a la conclusión de que el episodio había sido provocado por uno de sus ayudantes. Éste «sembró» los comestibles en venganza, porque algunos de los vecinos de Antelope miraban con desconfianza a su comunidad y los consideraban «diferentes».

Existe en los hombres una natural repugnancia a experimentar las enfermedades, especialmente las infecciosas, las deformantes y las debilitantes en extremo. Sólo hay que ver los anuncios de los centros de todo tipo, que ofrecen algo así como un elixir de la juventud, parecido al que buscó nuestro Ponce de León en La Florida en el siglo XVI. La edad es inevitable e implacable, pero se busca mantener, casi por todos los medios, el uso y disfrute de la madurez, cuyo deterioro es uno de los más temidos efectos de las enfermedades. Las enfermedades infecciosas graves suelen discurrir con unos síntomas externos catastróficos. El hombre se ve atacado desde dentro en su aspecto, en su integridad y en sus capacidades, de manera dolorosa e incluso asquerosa, hasta su muerte infame. No es ésta la muerte más o menos adornada por nosotros, para hacerla gloriosa y menos repugnante, que se espera para los combatientes en el campo de batalla.

La manipulación de los microbios patógenos y sus derivados venenosos implican unas operaciones de alta tecnología farmacológica y química. Aquí cualquier escape o impureza lleva al fracaso del experimento o a una afección de los manipuladores (los posibles portadores más cercanos y expuestos). Y ya sabemos algo de cómo se las gastan estos enanos patógenos y sus productos orgánicos con nosotros.

Los fanáticos fundamentalistas islámicos no encuentran en el Noble Corán ni en la sunna del Profeta ningun aliciente, estímulo o excusa para su empleo en la guerra. Los microbios y sus humores son de la categoría del cerdo, del perro, de los animales acuáticos sin aletas, de los proscritos por Alá, todos ellos impuros y detestables para el muslim fiel. Cuando el Libro descendió de junto a Alá, se moría aceptablemente para los ansares o devotos del Islam por la espada, la maza, el hacha la lanza y las flechas, en defensa de la Umma o comunidad de fieles y para extender sus dominios, mediante la Yihad o guerra santificada en muchos aleyas o versículos de aquél.

Se habla también de la posible utilización por los locos de los medios más asequibles y conocidos para la guerra biológica. Pero un loco no es un demente. El demente tiene degradadas sus facultades cognitivas y volitivas, por el deterioro físico de sus tejidos cerebrales, debido a la edad o a ciertas enfermedades (ictus, arterioesclerosis cerebral). El loco, por su parte, tiene una parte de sus sentimientos, ideas y conceptos afectados, alterados y extraviados. Pero el loco es capaz de razonar, sobre todo en los temas que llamaré «objetivos», los que estén al margen de sus delirios y afecciones anímicas. El loco puede creerse que sus acciones terroristas, más o menos individuales, llegarán a ser importantes para subvertir el régimen político de un país. Pero el loco puede saber cómo mezclar el azúcar y el clorato de potasio (de las pastillitas para desinfectar la garganta) para hacer un explosivo casero. Aunque la ETA le añada azufre, aquí no hace falta y sólo resta efectividad por peso, ya que el cloro se encarga de enlazar al potasio y formar cloruro potásico. En todo caso, el azufre puede obtenerse, como componente de la pólvora, si hay restricciones de productos sensibles, tratando con salfumán el bisulfuro de sodio, un revelador fotográfico. O cómo concentrar el líquido de las baterías, para obtener ácido sulfúrico, base para obtener ácido nítrico (para el algodón pólvora o nitrocelulosa o pólvora sin humo) y nitratos (el comburente de las pólvoras con humo, base de la prirotecnia). Y el loco también tiene mucho, mucho miedo, probablemente más por un componente hipocondríaco específico, a las enfermedades consuntivas, estigmatizadas por el colectivo social.

 

 

 

 

Modern Asymmetrical Warfare.

Let’s see some examples of these irregular social-military conflicts :
Country and conflict nature.   Period.    Military and political result.

Greece, communist. 1946 to 1949. Suffocated.

Malaya, communist, tied to the Chinese etnia. 1947 to 1960. Suffocated.

French Indochina. 1946 to 1954. Creation of both republics of Vietnam.

The Philippines, communist. 1947 to 1952. Suffocated.

Kenya, nationalist. 1952 to 1959. Independence.

Algeria, nationalist. 1954 to 1962. Independence.

Cyprus, nationalist. 1955 to 1959. Independence.

South Vietnam. 1959 to 1975. Unification of the country under the aegis of North Vietnam. Dissolution of  the Vietcong, independence movement of the South.

Angola, nationalist. 1960 to 1975. Independence.

Afghanistan, nationalist. 1978 to 1989. Independence from the Soviet goverment sponsor.

The military counterinsurgents must avoid, therefore, the prolongation of the conflict, which is mining the conviction of their own forces and allowing that the enemy should spread, strengthen and prevail.

Sigue leyendo Modern Asymmetrical Warfare.

Guerras Asimetricas Modernas.

País y naturaleza     Período     Resultado

 

Grecia, comunista. 1946 a 1949.  Sofocada

Malaya,comunista y ligado a la etnia china. 1947 a 1960.  Sofocada

Indochina francesa. 1946 a 1954.  Creación de las dos repúblicas de Vietnam

Filipinas, comunista. 1947 a 1952. Sofocada

Kenya, nacionalista. 1952 a 1959. Independencia

Argelia, nacionalista. 1954 a 1962. Independencia

Chipre, nacionalista. 1955 a 1959.  Independencia

Vietnam de Sur. 1959 a 1975.  Unificación del país, bajo la égida de Vietnam del Norte. Disolución del Vietcong, movimiento independentista del Sur.

Angola, nacionalista. 1960 a 1975.  Independencia

Afganistán, nacionalista. 1978 a 1989.  Derrocamiento del gobierno prosoviético.

Para los contrainsurgentes es necesario, por tanto, evitar la prolongación del conflicto, que va minando la convicción de sus propias fuerzas y permitiendo que el enemigo se extienda, fortalezca y predomine.

Asymmetrical Warfare

The pompously so called «fourth generation wars» are the counterinsurgency wars  or guerrilla warfares or irregular wars or armed civil revolts or wars of liberation or organized banditry, which have always existed, coexisting with the conventional variants of warfare.

They are those that the USA has lost or not winned lately: Vietnam, The Lebanon (Marines pacifying disembarkation, then demolished in their barrack by Hezbollah members) and Somalia (the uncontrollable and unforseeable wasp’s nest of «all against all» of the war lords and the Islamic fundamental militias). They are unequal wars (they call them now «asymmetrical warfare») against an enemy of lower technological military level relative to the regular enemy forces, taken root always in the civil own or occupied population, slightly intense militarily and extensive in the space and the time.
With embarrassing frequency, when the North American human or technological «sensors» detect some probable Iraqi rebel activity or from the foreign muhaydines, first they devastate with ordnance the building, the block, the zone. Then they go to wipe out and to do the body count , because they are very scrupulous with their statistics. Sometimes among the rubbles they can find the corpses of an Arabic innocent and numerous family. There is an excessive use of the attrition, which is indiscriminate and perverse when the enemy fuses with the civil ones. There is a disregard of the active, unexpected patrolling, which needs proportionally less material and human means, but more trade knowledge, moral courage, performance freedom and creativity in the low and intermediate cadres and command and in the men.

Guerras Asimétricas

Las guerras pomposamente llamadas de cuarta generación son las guerras contrainsurgencia o guerras de guerrillas o guerras irregulares o rebeliones armadas o guerras de liberación o bandidaje organizado, que siempre han existido, coexistiendo con las variantes convencionales. Son las que los EE.UU. han perdido o no ganado últimamente: Vietnam, El Líbano (desembarco pacificador de marines, luego volados en su cuartel) y Somalia (el avispero incontrolable e imprevisible de «todos contra todos» de los señores de la guerra y las milicias islámicas). Son guerras desiguales (les llaman ahora «asymmetrical warfare») contra un enemigo de más bajo nivel tecnológico militar relativo a las fuerzas regulares enemigas, enraizadas siempre en la población civil propia u ocupada, poco intensas militarmente y extensas en el espacio y el tiempo.

Con embarazosa frecuencia, cuando los «sensores» humanos o tecnológicos norteamericanos detectan alguna probable actividad insurrecta iraquí o de los muhaydines extranjeros, primero arrasan el edificio, la «manzana», la zona. Luego van a limpiar y a hacer el recuento de cadáveres, el «body count», porque son muy escrupulosos con sus estadísticas. A veces entre los escombros se pueden encontrar con los cadáveres de una familia árabe inocente y numerosa. Se abusa de la atrición, que es indiscriminada y perversa cuando el enemigo se funde con los civiles. Se descuida el patrullaje activo, inesperado, que necesita proporcionalmente menos medios materiales y humanos, pero más oficio, coraje moral, libertad de actuación y creatividad en los mandos inferiores e intermedios y en los hombres.

Abu Ayyub al-Masri

Abu Ayyub al-Masri is the «name» of the current coordinator of the semi autonomous groups of Al-Qaida’s foreigner muhaydins in Iraq. Those scarcely are 2 % of the irregular insurgents in Iraq, but they carry out the immense majority of the suicidal assaults.

That one is not a name, but a nickname, which means, «father of Ayyub, the Egyptian». It is very slightly identifying, except in villages and places in the field. And it corresponds with our » Xuan from the Priest» (a possible sacrilegious son), «Carmelina’s son Ricardo» or the most ambiguous yet, «the son of the given birth one».

Abu Ayyub al-Masri

Abu Ayyub al-Masri, de unos 40 años, es el «nombre» del actual coordinador de los grupos semi autónomos de muhaydines extranjeros de Al-Qaida en Irak. Éstos apenas forman menos un 5% de los insurgentes irregulares en Irak, pero realizan la inmensa mayoría de los ataques suicidas allí.

Aquello no es un nombre como tal lo conocemos, sino un apodo, que quiere decir, «padre de Ayyub, alias El Egipcio». Lo cual es muy poco identificador, salvo en aldeas y lugares del campo. Y se corresponde con nuestros «Xuan el del Cura» (un posible hijo sacrílego), «Ricardo el de Carmelina» o el más ambiguo aún, «el hijo de la parida». El por qué de estos nombrecitos tan vagos, reside en la costumbre que tenían los devotos («ansares») musulmanes de los primeros tiempos de la Yijad o conquista de los territorios infieles a partir del siglo VII, de llamarse así. Indicando con ello su origen familiar, de clan y tribal.

Ahora, el 8 de mayo de 2008 Abu Ayyub al-Masri ha sido detenido cerca de Mosul por unidades iraquíes. Los estadounidenses ofrecían por él una recompensa de 5 millones de dólares, que aunque muy devaluados en su capacidad de compra (véase el precio del barril de crudo en compras puntuales, no en los acuerdos a largo plazo de las grandes compañías petrolíferas), siguen siendo un fortunón por esas tierras. Parece ser que la información precisa de uno de sus hombres más cercanos llevó a su captura. Como otros valentones sorprendidos, la operación fue fácil, rápida y sin ninguna violencia. Estaba durmiendo y no opuso la menor resistencia. El individuo ha sido puesto en manos de los Aliados y su identificación es segura, según los últimos despachos.

Este personaje era el jefe de las redes de Al-Qaida en Irak desde junio de 2006, cuando sustituyó a Abu Musad al Zarqaui, recién muerto en un ataque aéreo norteamericano. En 1982 comenzó a actuar en Egipto, integrando la Yihad Islámica, liderada por el médico egipcio Ayman al Zawahiri. Este personaje es actualmente el brazo derecho y primer vocero de Osama Bin Laden, gravemente afectado por una diabetes, a quien va sustituyendo progresivamente en las cuestiones operativas de Al-Qaida. Algo así como un consejero delegado de la red terrorista islamista radical.  

Abu Ayyub al-Masri es llamado también Abu Hamza al Muhair, otro nombrecito de andar por casa. Desde Egipto Abu Hamza pasó a Afganistán, donde entró en contacto con «la red» (Al-Qaida) y Osama bin Laden.

Se cree que será sustituído rápidamente por Abu Omar al-Bagdadí, cuyo nombre ya sonaba últimamente como un importante coordinador de estos grupos suicidas de Al-Qaida. Para quienes Irak es sólo un terreno propicio para sus matanzas indiscriminadas de iraquíes, buscando encender una guerra civil que lleve a la desmembración del país. En efecto, el Estado Islámico de Irak, declarado por al-Qaida, tiene como fines la destrucción del Irak político. Y si los muertos occidentales por al-Qaida se cuentan por miles, los musulmanes asesinados por ella se cuentan por muchas decenas de miles.    

Teoría Militar: libros favoritos.

Os presento una lista de libros de teoría militar cuya lectura os resultara muy provechosa y que considero fundamental para conocer mejor los temas militares y no simplemente leer una historia más o menos repetida.

Incluyo un libro mío, fruto de mis años de dedicación a este tema, cuyo contenido podéis examinar en www.amazon.com.

«Maneuver Warfare Handbook» por William Lind.

Es un clásico sobre la guerra de maniobras. Utilizado por el Cuerpo de Marines. Se basa en la experiencia alemana de la II guerra mundial. Que a su vez es una extrapolación a la guerra mecanizada, de las experiencias desarrolladas por los Stormtroops (fuerzas de asalto de infantería) de la I guerra mundial.

«El Arte de la Guerra» por Sun Tzu. La más rica y provechosa es la vieja traducción de Samuel Griffth.

La holística teoría militar china, siempre vigente, sintetizada por un autor clásico.Sus características de estilo y de contenido parece que avalan a un único autor. Con cada lectura aprovechada, se captan más matices y perspectivas. Que fructifican en mayores riqueza, agilidad y profundidad de pensamiento.

Otros libros “chinos” te dan un número de estrategias (las 36, las 100, etc.). Su aprovechamiento se basa en una memorización continua o en su aplicación permanente. Los considero poco prácticos, por el carácter profuso, difuso y aún confuso de muchos autores antiguos de esta etnia Han. Parece como si quisiesen ocultar su sabiduría a los no iniciados.

«The Soviet Conduct of Tactical Maneuver» por David Glantz.

Una brillante exposición de las teorías militares operativas soviéticas. Con ellas ganaron la II guerra mundial. Y trasladaron su sistema económico social a media Europa «liberada».

«De la Guerra» de Clausewitz.

Es una obra extensa, como corresponde a su época, en la que escribir poco era señal de inconsistencia, poca importancia del tema y escasa reflexión. Los libros o partes que la componen fueron terminados en grado variable por el autor, cuya muerte prematura no permitió su conclusión. Nos interesan los primeros capítulos sobre la teoría y la filosofía de la guerra.

Los otros libros tratan sobre la táctica de un período en el que el despliegue enemigo quedaba a las vistas del mando y su estado mayor y auxiliares, situados en un altozano cercano. Preconiza lo contrario de Liddell Hart: la batalla decisiva a cargo de la máxima concentración propia sobre el ejército enemigo. En una época de ejércitos de masas, inaugurada por Napoleón, pronto se vió que no se podía ganar en una sola gran batalla una guerra entre naciones en armas. Era necesario una campaña de operaciones sucesivas victoriosas, diigidas al logro de los objetivos militares de campaña (teatro de operaciones, Europa, Pacífico, África) o estatégicos. Además, ya no existía un genio militar adelantado a su época como Napoleón.

«Forward into Battle» por Paddy Griffith.

Las tácticas militares desde Napoleón discutidas y extensamente presentadas. Tiene detractores por su visión a veces rupturista.

«Maneuver Warfare: An Anthology», compilado por Richard D. Hooker.

Recopila artículos de algunos de los mejores escritores sobre la teoría militar de maniobras. Hay trabajos de Rommel, Leonhard, John Antal, etc.

«The Art of Maneuver» por Robert Leonhard.

Es uno de los primeros y más lúcidos autores sobre la guerra de maniobras. Y destaca con fuerza propia, expandiendo el torrente de ideas de esa teoría en desarrollo.

«Race to the Swift» por Richard Simpkin.

Es el mejor libro de este autor militar inglés. Desarrolla teóricamente la guerra moderna. Es de lectura algo difícil.

«Manual de Táctica», dos tomos, por Eike Middeldorf.

Es el más completo y actual manual de táctica moderna que he encontrado. Tiene capítulos dedicados a la guerra terrestre empleando ingenios atómicos tácticos y a las condiciones particulares de lucha: de noche, en bosques, con frío extremo, etc.

«Estrategia» por Basil Liddell Hart.

Es la mejor teoría militar de este prolífico autor.

«The Foundations of the Science of War» por John Frederick Charles Fuller.

Es un libro no superado sobre los principios de la guerra y su aplicación práctica. Casi 65 años después de su edición en 1926 fue reeditado por el Cuerpo de Marines. Es de lectura difícil. Yo conseguí una fotocopia de la edición original a través de la biblioteca de una universidad americana (Lancaster, Pa.).

«On the Nature of War» por Enrique Alonso.

Igual que los principios señalan el «qué hacer» en la guerra, este libro, basado en 10 «sistemas operativos» indica el «cómo actuar» operativa y tácticamente.

«La Comprensión de la Guerra» por Trevor N. Dupuy.

Es una teoría del combate, basada en la Historia militar y determinados factores militares y sus valores cuantitativos. Encuentro que su desarrollo del concepto de «fricción», derivado de Clausewitz, está desviado. Y expone otra cosa distinta a Clausewitz.

Best books on Military Theory.

I offer a books´list on military theory, which reading will be very useful to you. And that I consider to be fundamental to know better the military topics and not simply to read a more or less repeated history.

I am including one of my books, fruit of my years of dedication to this topic, which content you can examine in www.amazon.com.

«Maneuver Warfare Handbook» by William Lind.

The classical on modern maneuver warfare. Setting out from German experience.

«The Art of War» by Sun Tzu. Samuel Griffith’s translation is the best.

The permanent and global chinese military theory from a classical author. Its style and content characteristics support the idea of one unique author. With each useful reading, more shades and perspectives are caught. That come to fruition in major richness, agility and depth of thought.

Other “Chinese” books give you a number of strategies (the 33, the 36, the 100, etc.). Its utilization is based on its constant memorization or on iits permanent application. I consider them to be slight practical, for the profuse, diffuse and still confused character of many ancient authors of the Han etnia. What does happen if a different case arises? It seems as if they wanted to conceal their supposed wisdom from the not initiated ones.

«The Soviet Conduct of Tactical Maneuver» by David Glantz.

The Soviet military doctrine that won the War, fully explained. With them they won the II World War. And imposed their economic social system in half Europe, supposed “liberated” from the Germans.

“On War” by Clausewitz.

It is an extensive work, since it fits with the epoch, in which writing little was a sign of inconsistency, little importance and scanty reflection. The books or parts that compose it were finished in variable degree by the author, whose premature death did not allow its conclusion. We are interested in the first chapters on the theory and the philosophy of the war. Other books treat on the tactics of a period in which the enemy deployment was staying at the sights of the enemy command and his HHQQ and auxiliary, placed in a nearby height. He praises Liddell Hart’s opposite: a decisive battle using the maximum own concentration and power on the enemy army. In an age of masses armies, inaugurated by Napoleon, soon was clear that it was not possible to win a war between full armed nations, in an alone great battle. It was necessary a campaign with successive victorious operations, looking for the achievement of the military goals of the campaign (theatre of operations, Europe, Pacific Ocean, Africa) or the strategy. In addition, already there did not exist a genius advanced to his epoch as Napoleon.

«Forward into Battle» by Paddy Griffith.

Excelent book about last two centuries’ military tactics. It has detractors for its sometimes breaking vision.

«Maneuver Warfare: An Anthology», compiled by Richard D. Hooker.

Short articles from some of the best modern military writers. It has works from Rommel, Leonhard, John Antal, etc.

«The Art of Maneuver» by Robert Leonhard.

One of the first full theory about maneuver warfare. And he stands out strongly, expanding the ideas torrent of this theory in development those moments.

«Race to the Swift» by Richard Simpkin.

On maneuver warfare. The best book of the British military thinker. Its reading is some difficult, for its language erudition.

«Manual de Táctica», dos tomos, by Eike Middeldorf.

It is the most complete and current manual on modern tactics that I have found. It has chapters about land warfare using atomic tactical bombs and on the particular conditions of fight: by night, in forests, with extreme cold, etc.

«Estrategia» by Basil Liddell Hart.

Best military theory by B. L. Hart. Easy to read.

«The Foundations of the Science of War» by John Frederick Charles Fuller.

The best book about military principles. Hard to read sometimes. Almost 65 years after its first edition, it was reprinted by the Marines Corps. I got a first edition copy from an American university library. It had many critiques and later the author went back on the underlying ideas in the book. The critiques, in turn, had as bottom that he had an eccentric personality, in a group (the military men) tremendously conservative and established by protocol. He had mystical streakes (Hindu philosophy, yoga) and flirted with the Nazi, being got by Hitler.

«On the Nature of War» by Enrique Alonso.

The «how to do» in war. Recent, full and unusual military theory. It is based in ten «operational systems».

«Understanding War» by Trevor N. Dupuy.

It is a combat theory, based on History, military factors and its figures. I find that his “friction” concept development, took from Clausewitz, is deviant. And he exposes another concept different from Clausewitz.