CHINA Y LOS PAÍSES COSTEROS DEL MAR DE LA CHINA

Introducción.

El extenso Mar de China se extiende desde el sur de Corea y el este de Japón hasta el norte de Borneo (Brunei), el oeste de las Filipinas y el este de Vietnam. Toda la costa china comprendida entre el Mar Amarillo (golfo entre China y Corea), el Mar del Este de China y el Mar del Sur de China, se extiende en la plataforma continental china, que tiene una profundidad máxima de unos 200 ms.

En la zona central del Mar del Sur, éste tiene ya una profundidad de hasta 5 o 6 mil ms, especialmente hacia las islas filipinas de Luzón y Mindoro.

La inmensa capacidad real y potencial de China como “potencia principal” en este mundo multipolar, se vuelca también inexorablemente en las aguas del Gran Mar de la China que bordea sus extensas costas, prolongadas en su plataforma continental. Y, por extensión primaria, alcanza las costas de las otras potencias menores que bordean dicho mar.

El mar del sur de China, nodo de la regional y mundial del siglo XXI

China vuelca su apetito imperialista en los “archipiélagos aislados”, por pequeños que sean, situados en dicho mar y cuya soberanía real no sea clara y explícita. Y, aunque estén más o menos cercanos a aquellos terceros países. Con los argumentos de haber tenido en ellos actividades comerciales o pesqueras en el pasado. Y/o el relativo abandono en que esos países los tenían, en razón a la pequeñez u orografía de dichos enclaves.

China tiene la pretensión de incorporar estratégicamente esos “archipiélagos aislados” a su soberanía nacional, empleando para ello una operativa y táctica de “matonismo asertivo”, que es tolerado hasta ahora por las “potencias principales” mundiales. Aplicadas según una estrategia de pasos cortos y sucesivos, tipo alcachofa, para no contrariar o violentar a nadie importante, nunca en exceso, a nivel mundial o gran regional.

Los chinos.

Los chinos son laboriosos y creativos. Son frugales y respetuosos. Su limpieza sigue sus propios cánones. La brújula, la pólvora, el papel, la seda, los espaguetis fueron inventados por ellos. Aunque alguna de sus creaciones haya sido también descubierta en otra parte.

Porqué Europa y no China conquistó el mundo? | La Ciencia y sus Demonios

Pero, los chinos actuales no tienen un “riesgo moral” ético, escrupuloso. Que les contenga o les desvíe de realizar cualquier acción beneficiosa o útil para ellos. Así, copian descaradamente cualquier invento o habilidad de otros, ahorrándose dinero y tiempo. Actúan solapadamente realizando las actividades que quieren y pueden, sin preocuparse si lo hacen dentro del marco de las leyes locales de los países en los que viven. Así, blanquean capitales (¡es su dinero!), los exportan a sus empresas o familias, incumplen las leyes del Trabajo de los países, evitan los impuestos a la importación de sus productos.

INVERSIONES - Comerciantes chinos se adueñan de negocios en el cibao |  Listín Diario

Para no generar fricción social en los países receptores, suelen pagar sus deudas con gran escrupulosidad y son amables y serviciales en el trato común.

La Ideología y la Integración social.

En 1949 se produjo la victoria de los comunistas de Mao Tse Dong en la guerra civil (1946-1949) contra el decadente Kuomintang de Chiang Kai Shek. La nueva ideología comunista se asentó en una nación de campesinos pobres, que sostenían a sus escasas élites gobernantes y administradoras (nobles y mandarines) en un mandarinato funcional armónico (confuciano).

Archivo:Mao Zedong sitting.jpg - Wikipedia, la enciclopedia libre

Éste se vió sustituído por el andamiaje de control y poder del PCC, entreverado en la estructura socio política anterior. De la que fue aprendiendo los resortes y las funciones de la gestión de la gobernanza. Creando así un nuevo mandarinato, en el que los postulados originales de justicia e igualdad del PCC no siempre se cumplían en los niveles locales y particulares.

A nivel macrosocial se fue creando una nueva “clase intermedia”, procedente en su mayoría del campesinado, del Ejército y del Partido. Que se fue encargando de la gestión social y empresarial de las megaurbes, ciudades y grandes poblaciones. Casi la mitad de la población china fue sacada de la pobreza real en que vivían.

Esto creó una armonía funcional social, que fue capaz de generar paz, seguridad y prosperidad. Y de mantener integrada la sociedad en grandes líneas y metas económicas, políticas y sociales.

La gobernanza china.

Las estructuras políticas chinas del Partido y el Estado, están imbricadas y asociadas entre sí en un cuerpo completo, monolítico e inseparable, tanto esencial como funcional y operativamente. El centro de todo el poder y de su organigrama es el Buró (u oficina) Político del P. C. o Poliltburó (según la nomenclatura de los soviéticos), formado por 24 miembros. Y el sancta santorum de éste es su Comité Permanente de 7 miembros. Que es la cúpula “colegiada” de la ideología, el mando y la administración general de la República Popular. Que irradia su guía y actuación a todo el Partido, todo el Gobierno y todo el pueblo. Ese carácter colegial que aplican también en otros centros de poder (por ejemplo, el Congreso Nacional del Pueblo o Popular consta de 3.000 miembros, con un Comité Permanente de 150 delegados), es otra “apariencia de democracia popular” que exhibe la gobernación china.

Manos Fuera de China: Miembros del Comité Permanente del Buró Político del  Comité Central del PCCh
El Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista Chino

Cuando el poder ejercido es casi omnímodo, no está balanceado o compensado por otros poderes públicos independientes y se detenta por muy extenso tiempo, resulta casi inevitable la aparición de la autocomplacencia, la corrupción, la displicencia y la arrogancia en muchos mandos que fueron originalmente correctos. Esto lo compensan, explican y toleran por la armonía y el orden social que así consiguen.

Una premisa esencial de la gobernación es la necesidad del “partido único rector”, que controle y dirija a los grupos humanos. Ya que la sociedad igualitaria y el control de los graves desequilibrios sociales están lejos del alcance del desarrollo económico y social actual de China.

BBC Mundo | ¿Cómo se gobierna China?
Organigrama del Poder Político Social en China

La igualdad de oportunidades para todos es una necesidad social básica. Que no se alcanza fácilmente por la corrupción de los mandos, que cultivan el nepotismo y fomentan la mejor educación de los suyos.

Así, se han dado numerosos casos de destituciones en los distintos niveles de los funcionarios. En parte, como castigo a los excesos flagrantes y, en parte, como ejemplo y advertencia a los potenciales infractores.

También, las “personas públicas relevantes” deben mantener un “posición” social, al menos, neutra. Y, cualquier desapego, no ya rebelión, con las “normas establecidas del ciudadano”, dadas explícita o implícitamente por el Partido o sus mandos, puede acarrear a los infractores la desaparición social por un tiempo variable. Y, luego, su aparición en público, mostrándose apaciguado y resignado.

Las pulsiones sociopolíticas del régimen chino.

China, conocida otrora a sí misma como el Reino del Medio, sigue una estrategia nacional centrífuga, expansiva hacia el exterior, desde su “espacio vibrante del Medio”. Partiendo de ese gran “centro nacional de la etnia Han” y actuando en grandes ondas de comunicación, influencia y dominio, por ese orden, China está extendiendo su presencia y ascendencia por todo el mundo globalizado, dirigiéndose hacia todos los países posibles.

Empleando para ello las comunicaciones inalámbricas, terrestres, marítimas y aéreas; los intercambios culturales; sus flujos migratorios; su diplomacia eficaz en la ONU y otros foros; la formaciones de corporaciones industriales y mercantiles con asociados locales y regionales; y el comercio internacional de toda clase de bienes de consumo e inversión y de materias primas e intermedias,

Dentro de ese gran núcleo del Reino del Medio, China práctica una estrategia interna centrípeta. Es el complemento de la estrategia expansiva exterior que acabamos de ver. Forman ambas otra pareja de “opuestos complementariosno antagónicos en la filosofía natural china, como el yin y el yang, el Cielo y la Tierra, que generan las miríadas de seres mortales en su interacción, como el eterno curso y retorno de las estaciones…

Esa estrategia interna social busca mantener y extender la hegemonía de la etnia Han y su civilización milenaria. E incorporar a ella todo lo posible a las minorías étnicas y religiosas de su periferia geográfica, tibetanos, uigures (de Sinkiang o XinJiang), o cultural, cristianos, musulmanes y otras “creencias ociosas y perniciosas para el pueblo”.

(CONTINUARÁ)