EL INICIO DE LA GUERRA CIVIL EN SIRIA

Las tropas sirias causan cientos de muertos y heridos civiles en su ataque a la ciudad de Homs desde el viernes 3 de febrero. Justificándose en una persecución en caliente de un grupo de supuestos rebeldes regulares en retirada. Estas acciones en fuerza se extienden ya a otras poblaciones y pequeñas poblaciones del oeste del país. Éste sería el resumen de las noticias que se reciben desde Siria durante el mes de febrero. Y con ellas se ha producido un importante cambio cualitativo en esta guerra larvada. Que está cada vez más cerca de eclosionar y de desarrollarse y extenderse, con las características propias de un conflicto armado sostenido interno.

Condicionamientos geográficos del Teatro militar de Siria. Sus Características operativas en la Guerra moderna. Perspectivas en la Guerra Civil en Siria.

Siria es un país fundamentalmente llano. La vida y la actividad de sus habitantes está ensamblada y sostenida por 2 grandes ríos, el Orontes, que fluye de norte a sur, y el tramo superior del Eufrates, que recorre sus extensas y desérticas llanuras del Este, en dirección sureste. Una delgada cadena de alturas, la Ansariyya, que se prolonga al sur en las sierras del Antilíbano y del Hermón, ya junto a Damasco, limita su estrechísima llanura costera, con cultivos mediterráneos. Al este de esta sucesión de alturas, el Orontes, que alimenta la irrigación de diferentes cultivos desde la depresión natural del Gab, permite distintos emplazamientos urbanos, principalmente Hama y Homs, de norte a sur En torno al Eufrates, la vida se sostiene, gracias a las irrigaciones desde el propio río y la presa de Tabqa, en las ciudades de Raqqa y Day al-Zawr y otras poblaciones menores.

Como hemos visto, el territorio sirio ofrece un terreno favorable para el movimiento operativo y las marchas de las unidades y pequeñas unidades mecanizadas y motorizadas. Que son capaces de recorrer rápidamente amplias y sorpresivas distancias para su enemigo. Empleando para ello bases de partida en su retaguardia operativa. Esto permite también que, cualquier concentración semipermanente del Ejército Sirio Libre (ESL) pueda ser alcanzada, aislada y aniquilada fácilmente por el Ejército Nacional Sirio (ENS) de Bashar al-Assad.

Los Prolegómenos de la Guerra civil en Siria.

Hasta ahora los combates entre los rebeldes y el ENS eran hostigamientos, escaramuzas, emboscadas y pequeños ataques a poblaciones, que no tenían el carácter de un “cerco y asedio”, siquiera parcial y temporal. Todos aquéllos tenían dos características clave: eran muy limitados en el tiempo y no tenían proyección operativa alguna. Las bajas de ambos “rivales”, comparadas con las de cualquier conflicto armado que se precie, eran ridículas. Por otra parte, muchos “minichoques” ni siquiera eran detectados por los observadores normales o la prensa internacional.

El ENS ha dado un paso más hacia el aplastamiento de la rebelión, aún en sus brotes tiernos. Pero ya armada y extendiéndose en “manchas” por todo el oeste del país. Empleando también en su “tarea”, la artillería, las armas pesadas de infantería y el fuego pesado directo de los tanques. Fuego pesado que, de momento, busca sembrar el pánico entre los combatientes enemigos y sus partidarios civiles y los vecinos de los reductos y puntos fuertes temporales rebeldes. Sin que se produzcan con el apoyo de sus fuegos directo e indirecto, acciones militares terrestres de trascendencia operativa. Sólo ocurre el empleo de “grupos” de “tiradores libres” por ambas partes. Los militares selectos se infiltran y se instalan, formando una línea de frente corta, discontinua y quebrada, que cubre un sector o faja de gran frecuencia de movimientos en la población o ciudad. Y los rebeldes realizan la acción neutralizadora de “contratiradores libres”. Y, mientras los desalojos los produce el pánico, pocas veces el desbordamiento de flancos, los militares avanzan, revolviéndose en el “vacío” creado. Pero sin penetrar en fuerza decisivamente, para desarticular la defensa. O para fraccionar por sectores los enclaves atacados, como maniobra previa a su liquidación por partes.

El autonombrado Ejército Sirio Libre.

Es un conglomerado de fuerzas dispersas y dispares. Que provienen de la deserción intermitente de pequeños grupos de miembros de las distintas armas del ENS. No existen elementos de la Fuerza Aérea, que sepamos, entre los sublevados. El conjunto del ESL está lejos de constituir una estructura orgánica estable y consolidada. Su orden de batalla lo constituyen, en su pináculo, las “brigadas” regionales. Éstas operan tácticamente en el ecumene del Orontes. Buscando sólo objetivos limitados de hostigamiento o golpes de mano contra las fuerzas de seguridad y autoridades locales importantes. No se mantienen, ni tienen intención de defender los objetivos que son ocupados. Y se refugian de inmediato, desdobladas más o menos, en las cercanas cadenas montañosas. O, formando pequeñas unidades aún integradas, en algunos barrios de las ciudades levantiscas de Homs, Hama y otras poblaciones.

Este ejército rebelde sirio, está mejor capacitado y entrenado que las “brigadas” locales (las cientos de “qatibas” libias improvisadas, al estilo de los “sans cullottes” o de los “basij” iraníes) del cuestionable Consejo Nacional de Transición libio. Al menos, sus hombres poseen una unidad de doctrina, de reglamentos y de armamentos. Tienen en abundancia las variadas armas de personal, incluyendo las de la familia RPG y mejorados de cohetes HEAT de carga hueca y vuelo libre y algún armamento pesado de infantería (morteros y ametralladoras). Su gran debilidad es su penuria de vehículos blindados, de artillería y de los antitanques orgánicos de las compañías y los batallones específicos de la lucha antitanque. Y la carencia de una red logística estable, suficiente y provista regularmente.

Se da también aquí el fenómeno sociosicológico de elevar en 2 o 3 grados la categoría, el tamaño real y la capacidad de las verdaderas unidades desplegadas y operativas. Y que, por manido, no engaña a nadie.

Otros Protagonistas activos de la Guerra civil en Siria.

El Ejército sirio es el ejército de la nación. Y está formado proporcionalmente como ella, por una mayoría de reclutas sunníes. Que es la que alimenta, junto con suboficiales y oficiales junior de igual procedencia, como un exuberante vivero, las filas del ESL. El Ejército está formado por unas 200 mil personas, la mayor parte de recluta. El potencial de la nación para un reclutamiento sostenido anual es de unos 220 mil hombres. Y puede alcanzar hasta más de 320 mil personas, con la primera movilización. Está integrado en 3 cuerpos de ejército y variadas y numerosas unidades independientes, con todas las armas y servicios disponibles. Dentro de su formación va incluido un “adoctrinamiento político”, no tan severo, extenso y continuo como el de los ejércitos comunistas, que busca imbuirlos del odio al enemigo sionista y de lealtad al gobierno y al partido.

El Ejército está “observado y controlado” por un hermano menor de Bashar, Mahir, desde su jefatura de la Guardia Republicana (la Haras al-Jumhuriyya). Y por su cuñado Asef Shawkat, que dirige toda la Seguridad del Estado, a través de sus distintas ramas institucionales. En todas las “unidades” militares hay “observadores” de la Inteligencia Militar. También hay varias unidades de “Fuerzas Especiales”, formadas exclusivamente por voluntarios alauitas, que modernamente recibieron el nombre conjunto de “Fuerza de Despliegue Rápido”, a la usanza de otros ejércitos nacionales. Se trata de unidades de infantería ligera reforzada, con altísimos niveles de motivación, entrenamiento y disponibilidad combativa.

Si queremos hablar de la eficacia combativa del Ejército sirio, tenemos que partir de sus “capacidades de combate” específicas, definidas y calculadas por el coronel Trevor Dupuy. Y que se refieren a valores reales exhibidos en conflictos. Las últimas, calculadas con la Guerra del Yom Kippur, daban un valor de 2,54 soldados sirios por uno del Tsahal. Esto los situaba por encima de jordanos y egipcios, con valores por debajo de 2. Desde hace más de 20 años, se percibe una mejora en la calidad del personal militar. Y los oficiales junior reciben ahora más tareas y son ascendidos también por su valía, dentro de los parámetros habituales de los ejércitos árabes.

En este abigarrado escenario socio militar, están presentes también unas milicias puramente locales autónomas, sin conexión operativa entre ellas. No existen en todos los sitios y barrios. Están al margen del Baaz y de sus milicias político paramilitares que, de momento, están inactivas. Aquéllas intentan mantener un mínimo de orden social interno y la seguridad y el movimiento de los ciudadanos y mercancías en los distintos enclaves, pequeñas poblaciones y barriadas donde actúan. Su armamento es meramente el personal ligero de los infantes del ejército y armas de caza rayadas y lisas, y en muy variado número y composición en función de su localización y sus contactos. Tanto los “grupos de tarea” de los militares como las bandas rebeldes mantienen, en este período de desarrollo de la lucha, un status quo tolerante con estas milicias ciudadanas. Las cuales realizan una labor de policía civil conveniente para todos.

En muchos barrios alauitas actúa una milicia paramilitar gubernamental llamada “habiha”, formada por militantes selectos del Baaz. En distintos barrios sunníes actúan irregulares rebeldes armados de los Hermanos Musulmanes. También hay que contar con la presencia muy escasa de radicales religiosos salafistas y sus aún más exiguas apéndices locales. A ellos se les atribuyeron los pasados ataques suicidas en Damasco. Esto introduce un factor de inestabilidad social en los verdaderos parámetros de esta guerra. Que es de mayor efecto e importancia de lo que le correspondería por el número y eficacia bélica de estos radicales sociorreligiosos islamistas. Por fin, se habla también de “voluntarios irregulares sunníes” de Irak, sin soldadas desde la retirada de los EEUU. Que estarían cruzando la frontera siria y su desierto del este, para unirse a la lucha armada contra el régimen del Baaz.

(continuará)

Deja un comentario