EL ÉXITO MILITAR TÁCTICO OPERATIVO.

Introducción.

No se trata de definir cómo actuar, cosa que ya intentamos hacer en otros artículos ya publicados o que lo serán en un futuro. Si no de que, percibiendo en el desarrollo de las operaciones ciertos hechos, pautas o comportamientos de las partes enfrentadas y de las condiciones objetivas (del terreno, etc.), podamos diagnosticar un pronóstico muy probable para la culminación de dichas operaciones.

Así, podremos confiarnos y apoyarnos en esas previsiones favorables. Y reforzar anímica y físicamente nuestras señales del Éxito Táctico Operativo. Para controlar mejor los miedos, las preocupaciones, la asignación de las fuerzas escasas, las incertidumbres, las carencias, los malos entendidos, las frustraciones recuperables y las crisis parciales. Los cuales surgirán inevitablemente en el desarrollo de las operaciones.

Las principales señales del Éxito Táctico Operativo a considerar

Los signos del Éxito Táctico Operativo Referidos a Nosotros:

Nuestros planes operativos serán sencillos, flexibles y con posibilidades de desarrollos alternativos. Deben ser capaces de adaptarse a los imprevistos y contingencias. Y de incorporar continuamente las actualizaciones de la inteligencia sobre las intenciones y posibilidades del enemigo y del reconocimiento del terreno. Esto es especialmente importante en las operaciones de maniobras.

Existirá una iniciativa operativa propia, que permitirá desarrollar nuestros planes. Empleando siempre para ello la actividad, incluso a la defensiva, y el mantenimiento continuo de la libertad de acción. Y dando prioridad a su recuperación, en caso de perderla.

La exploración y la inteligencia propias son fundamentales, cuanto más creativa y arriesgada sea la operación a realizar. Recíprocamente, se rechazará y perturbará sistemáticamente y con éxito a la exploración enemiga y a sus percepciones. Se incluirán en este rechazo y mixtificación, la seguridad de las unidades, las posiciones falsas, los destacamentos avanzados y las patrullas de combate, las nieblas y los humos, el combate por las comunicaciones inalámbricas, etc.

Nuestro conocimiento del enemigo y de sus acciones será incompleto e imperfecto siempre. Y se irá ampliando progresivamente con la evolución de la situación en relación a él. Se desconocerán temporalmente, incluso posiciones, movimientos, disponibilidades para el combate, despliegues o unidades fundamentales. Pero no debe ocurrir así con el que nos afecte tácticamente en nuestra operación en marcha. Sobre él se situará el centro de gravedad de nuestra exploración. Que será incluso en fuerza contra determinados objetivos.

La capacidad de combate propia para la operación propuesta será suficiente y estará equipada y protegida. Considerando la fricción y los errores menores inevitables, derivados de nuestra propia actividad en el medio caótico hiperfuncional, que originan las acciones militares, y las necesarias reservas. La seguridad propia se mantendrá inexorablemente durante la operación y en la consolidación de los terrenos ocupados. Y defendiendo especialmente, como avanzadas de combate, los sectores de avance de nuestros grupos móviles operando en la retaguardia enemiga.

Los campos, fajas o sectores de acción táctica decididos sobre el enemigo serán: accesibles (transitabilidad neutra o favorable); vulnerables, sin la atención debida del enemigo y empleando una capacidad de combate propia suficiente; trascendentes, la acción producirá la decisión o colaborará decisivamente a ella y el resultado táctico tendrá eficacia operativa.

Como ejemplo podemos señalar el contrataque operativo del grupo de ejércitos alemanes Don del mariscal von Manstein, desarrollado entre febrero y marzo de 1.943, principalmente en la cuenca del Donbass y en torno a la ciudad de Kharkov. Recordemos su desarrollo y los combates y sus efectos tácticos sobre el ejército de tanques del teniente general Popov, los ejércitos de infantería y la reserva móvil de los dos cuerpos de tanques del frente del suroeste del general Vatutin y el 3er. ejército de tanques del teniente general Ribalko.

La logística es una pieza esencial del triunfo. Cuando los ejércitos son modernos, mecanizados y tecnificados. Y son, así, altamente dependientes de los combustibles, los recambios, los abastecimientos de todo tipo y de la rotación o reposición de unidades. Se supone táctica y operativamente que los medios de todo tipo están disponibles y más o menos cercanos. Para mantener el impulso, el fuego y la eficacia operativa de todas las unidades de acción, es necesario garantizarles un flujo continuo y suficiente de los medios citados. Por tanto, los mandos deben tomar las acciones para defender el “soporte físico” de la estructura logística. Especialmente ante ataques desde la profundidad enemiga o en puntos sensibles y críticos o en las vías más alejadas de nuestras unidades. Constituido por todas las vías de abastecimientos, desde las unidades hasta nuestra retaguardia operativa. Y que son más importantes aún que las llamadas vías de retirada. Aunque puedan coincidir en algunos tramos. Entre otras cosas, porque las fuerzas modernas deben contar con quedar aisladas por un cierto tiempo. Y manteniendo en ese lapso sus tareas, de acuerdo con las misiones encomendadas.

Los signos del Éxito Táctico Operativo Referidos al Enemigo:

Habrá una pasividad o un retraso operativo en el enemigo. Generalmente éste actuará con una intención no convergente con la nuestra. Y, al menos, no perjudicial para nuestra operación. Sobre todo en los primeros estadíos o etapas del proceso, cuando aquélla desarrolla su “ímpetu” o “empuje” o “cantidad de movimiento” (capacidad de combate X velocidad media sostenible en cada etapa). Este signo del éxito táctico u operativo es una “perita en dulce”, que no siempre se dará tan claramente como en el ejemplo siguiente.

Recordemos el desarrollo de la llamada blitzkrieg en el Oeste o invasión de Francia por los alemanes en la primavera de 1.940. El grueso de las tropas francesas de maniobra, sus tres más modernos ejércitos, y la fuerza expedicionaria británica se precipitaron hacia Holanda y Bélgica, para detener el golpe de guadaña alemán, dirigido hacia el interior de Francia y la retaguardia de su línea Maginot. Los altos mandos aliados, cuya mentalidad personal y militar, doctrina y órdenes de batalla de sus grandes unidades no habían evolucionado, pensaban que en mayo de 1.940 los alemanes realizarían una repetición adaptada del “Plan Schlieffen modificado” de 1.914 en su nueva invasión a Francia.

De acuerdo con el nuevo plan del general Erich von Manstein, realmente el golpe de guadaña lo dió el grupo de ejércitos A del coronel general von Rundstedt, que contaba como punta de lanza con el grupo panzer de von Kleist. Sus cinco divisiones panzer y cinco motorizadas, integradas en tres cuerpos panzer, iban a cruzar las Ardenas y realizar una amplia ruptura en la línea francesa alrededor de Sedán. Girando entonces rápidamente hacia el este y presionando finalmente sobre el flanco y la retaguardia de las fuerzas aliadas en Bélgica. Que se encontrarían así aisladas operativamente, con su línea de comunicaciones, soporte de su logística de abastecimiento, rota.

La actividad táctica enemiga es inevitable. Será permanente, dañosa e incluso será también inesperada y nos afectará parcialmente. Pero no será fundamental para nuestros planes. Recordemos que buscamos señales de nuestro éxito, no las del enemigo. La mejor señal de madurez será que ella no inquiete excesivamente a los mandos operativos o estratégicos propios. Si no existiese esa actividad, sería porque el enemigo no estaba por ahí. El superar y acostumbrarse a estas crisis tácticas accesorias e inevitables y no dejarse arrastrar por ellas, perjudicando nuestra operación principal, es la piedra de toque de la serenidad de los mandos. Siempre debemos de tener presente la posibilidad de que el enemigo se presente tácticamente en “el momento y en el espacio” más inconveniente y difícil para nosotros. Si lo hace operativamente es que hemos incurrido en un error de inteligencia o de la valoración de la correlación de fuerzas y de las capacidades del enemigo o de sus intenciones.

(CONTINUARÁ)

Deja un comentario