Un Viejo Cuento Taoista.

Érase una vez un campesino que vivía en un pueblo en el interior de la China antigua. Una mañana, a primera hora, su único caballo se le escapó de su granja al monte. Algunos vecinos se acercaron, para lamentarse con él: «¡qué desgracia has tenido!». «Puede ser», les contestó él. Sobre el mediodía, el caballo volvió a su corral. Con él venía un pequeño grupo de caballos salvajes. «¡Qué suerte tienes!», le dijeron sus vecinos. El campesino les contestó: «Podría ser».

A media tarde, su hijo se puso a domesticar los nuevos caballos. Durante la doma, el joven se cayó y se rompió una pierna. Esto les traería muchos problemas para poder llevar su pequeña granja. Sus vecinos volvieron y le dijeron: «¡qué pena más grande!». Él les contestó: «podría ser». Al caer la tarde un grupo de soldados pasó, haciendo un reclutamiento forzoso. Los jóvenes de todas las casas en el pueblo fueron reclutados. Pero ellos dejaron a su hijo en casa, porque estaba inútil para el servicio militar. Los vecinos, llorando, se acercaron al campesino y le dijeron: «¡qué suerte tienes!». Y él les contestó: «puede ser».

Deja un comentario