May30

Las Guerras Civiles del Oriente Medio IV.

(CONTINUACIÓN)

La Política en Siria.

Difícil lo tiene al-Assad para conseguir la pervivencia indefinida de su régimen presidencialista autoritario. Los países musulmanes no son proclives a la rebelión contra sus autoridades. Y les corresponde al dirigente y a su oligarquía, dar medios de vida a su pueblo. Bien, proporcionando ellos mismos empleo (administraciones, trabajos públicos y fuerzas de seguridad). Bien, protegiendo a los pequeños y medianos comerciantes, la casta del bazar, que forman el núcleo urbano de las clases “medias” del Islam. Bien, fomentando otros empleos, como los relacionados con el turismo y las peregrinaciones. Esto es más necesario cuanto menor sea el tejido industrial y financiero moderno de esa sociedad. Concretando, las autoridades deben brindar sosiego a la sociedad y controlar su coste de la vida. Mientras esto se cumpla razonablemente, se crea un flujo de lealtades y de sincero entusiasmo de las clases populares hacia sus gobernantes naturales. Que encarnan, de modo ideal y simbólico, el “nosotros”. Mientras esta simbiosis de dirigentes y pueblo se mantenga, éste esta dispuesto a defenderlos y a nutrir las fuerzas armadas. Pero nadie daría un paso por al frente por un “gobernante injusto”, porque es la negación y la corrupción de su esencia vital.

TAMBIÉN TENÍA AMIGOS…

No crea el lector que esto, por lejano y ajeno, es falso. Incluso hasta el llamado “ciudadano libre” moderno se configura, acepta y sigue sus “ídolos”, para tener, en definitiva, un “amo”: hipotecas por encima de su capacidad de pago, sin que valga alegar la ignorancia, porque lo que subyace es la codicia siempre ilusoria; complicaciones sentimentales o familiares, que elevan exponencialmente sus “gastos necesarios”, etc. Y la enorme fractura social y política generada irreversiblemente en tres años de implacable guerra civil en Siria ha deslegitimado al régimen y a sus dirigentes para cualquier representación del pueblo y ejercer la función de gobierno. La estructura administradora que soporta al régimen sirio no aportará un sustituto del presidente, ni una ideología, ni una solución viable por sí misma. Pero podría pasar a la oposición armada contra un nuevo gobierno, apoyada por los alauitas, si es maltratada colectivamente, como hicieron los estadounidenses con sus los funcionarios iraquíes, recién derrocado Saddam Hussein.

CONCENTRACIÓN POPULAR EN SU APOYO…

Si compleja es la estructura de la rebelión armada, casi es más procelosa y cuestionable su representación y estructura política. Cuya “punta de iceberg” es la Coalición Nacional Opositora. Que se supone que legitima y sustenta interna y externamente a la oposición en armas. Aunque sólo represente a la oposición laica moderna. Para justificar y requerir fuera del país y en nombre de ella, las necesarias ayudas diplomáticas, económicas y de suministros militares para mantener y extender el esfuerzo rebelde de guerra en Siria. Tres son los fallos primigenios de esa política opositora: su falta de representatividad y de legitimidad y de respetabilidad entre los sirios, que se transmite más o menos claramente al exterior. Fuera, aunque no lo admitan, tienen que aceptar esa estructura política totalmente deficiente, porque no existe otro interlocutor válido y aceptable, con el que puedan dialogar y tratar. Para dar cierta seriedad a sus conversaciones y acuerdos, aunque sean de mínimos.

La llegada a Siria de los milicianos de Hezbolá (semi regulares) experimentados, entrenados e ideológicamente motivados, reforzando a la Guardia Republicana y a las unidades de élite del ENS, y el apoyo de pequeñas unidades de la Guardia de la Revolución iraní, que les entrenan y aportan fuerzas especiales para ataques muy determinados, han dado un vuelco cualitativo a la tendencia que llevaba la guerra civil. Ante la renovada actuación del ENS, los rebeldes oficiales laicos están perdiendo sus posiciones temporales en la cuenca del Orontes y en barrios de Damasco. Al norte de la capital, en la región de al-Qalamún, fronteriza con El Líbano, el ENS libra desde noviembre de 2013 otra campaña con proyección operativa, para expulsar a todos los rebeldes de ella, incluidos los milicianos del Frente al-Nusrah. Y que espera culminar con éxito para finales de abril de 2014. Los yihadistas están contraatacando desde fines de marzo en la Latakia, donde se desarrolla la llamada “batalla del botín”. En estos momentos, el conflicto interno armado sirio está en una espera muy tensa. El mando militar único y la homogénea unidad política del régimen le han ido ganando fuerza operativa y confianza en su acción.

En Siria, la estratégica válida para la heterogénea y dividida oposición a al-Assad es mantener, al menos, la unidad en la estrategia militar. Para, así, hacer converger todos los esfuerzos bélicos en los distintos objetivos, simultáneos o sucesivos, que decida una jefatura superior militar, acatada por todos los grupos presentes y activos en Siria. Éste es el concepto intentado por la oposición libre siria, plasmado en el Consejo Superior Militar, pero que no consiguió aglutinar ni siquiera a todos los grupos de esta orientación. Así, sus magras fuerzas entrenadas operativas están dispersas, actuando en diferentes frentes, con resultados no necesariamente planeados, ni convergentes en el esfuerzo de guerra rebelde. Pero, la no observancia de esta estrategia puede llevar a la oposición en armas a su destrucción progresiva por el ENS y sus aliados exteriores.

La salida razonada y aceptable para la guerra civil pasa en grandes líneas generales por: un exilio de al-Assad y sus principales colaboradores y paniaguados; la congelación de sus bienes y derechos, al menos dentro del país; una amnistía general para opositores y gubernamentales, todo lo generosa que permitan las conductas de ambos grupos y excluyendo por consenso las conductas depravadas intolerables a perseguir; el establecimiento de un gobierno de concentración, que encamine al país a unas elecciones razonablemente libres en un plazo de menos de 8 a 10 meses: la redacción paralela de una constitución temporal, que permita al parlamento y al gobierno que resulten elegidos ir encaminando al país por la vía de la reconstrucción económica, con la generosa ayuda exterior, y la reconciliación nacional; la incorporación al nuevo régimen del “entramado administrativo y militar sirio”, excluyendo sólo aquellos miembros cuyas conductas individuales sean rechazables y punibles, mediando preferiblemente un juicio personal; exclusión en el nuevo sistema político de los grupos opositores radicales, basados en la etnia y la religión.


No hay respuestas a “Las Guerras Civiles del Oriente Medio IV.”

Puede saltar al final y dejar una respuesta. No está permitido hacer ping actualmente.

 

Dejar una respuesta

Debe identificarse para escribir un comentario.

 

Artículos recientes

Categorías populares

No hay categorías

Acerca de

Enrique Alonso nació en La Habana. Tras el establecimiento del régimen comunista se trasladó a España, licenciándose en Ciencias Químicas en la Universidad de Oviedo.

Es titulado por la Universidad Complutense en Química y Tecnología del Petroleo (dos cursos) y en Logística por la Cámara de Comercio de Madrid (un curso). Ha realizado su labor profesional durante más de 30 años en REPSOL y empresas anteriores, absorbidas posteriormente. Su trabajo se centró en la investigación de lubricantes (Centro de Investigación de la calle Embajadores), el área comercial y la logística de lubricantes (unas 100 mil Tm. al año de productos a granel y envasados, con un presupuesto total de unos 1000 millones de ptas).

Ha sido colaborador en la década de los 80, del diario Pueblo y, a través de la agencia EFE, de diversos diarios españoles e hispanoamericanos en temas de política internacional y militares.

Es autor de la novela “Operación Elefante”, publicada en 1982, que trata minuciosa y extensamente de las operaciones y tácticas de las guerrillas y contraguerrillas en la Angola socialista prosoviética de Agostinho Neto, apoyada desde 1975 por tropas cubanas. 

En 2005 publicó en inglés el ensayo “On the Nature of War”, que es una teoría de la guerra basada en el desarrollo y la aplicación práctica de 10 “sistemas operativos”.

Actualmente es colaborador permanente de la revista española War Heat International.

En la sección de Enlaces pueden ver datos sobre la oferta actual de estos libros.